La figura de Javier Milei avivó la interna en Juntos por el Cambio y amenaza la unidad

POLÍTICA Por Robertino SÁNCHEZ FLECHA
YFXVXDJ7UBCOVA6EKZ2MO3QCKI

“El problema con Milei no es lo que piensa, es lo que mide”, reflexiona con pragmatismo un dirigente de Juntos por el Cambio. La reunión de la Mesa Nacional del miércoles pasado tenía como objetivo atenuar la tensión interna. Sin embargo, el efecto que generó fue lo contrario: subió la temperatura y reabrió heridas. Aunque se diga que aún falta mucho para definir candidaturas, es en este momento en el que todos los dirigentes con aspiraciones juegan sus cartas para llegar con poder de negociación a la hora de tomar decisiones finales. En ese sentido, la figura de Javier Milei se convirtió en un fenómeno “parteaguas” en la interna de Cambiemos.

Las “palomas” de la coalición saben que a Patricia Bullrich y a Mauricio Macri les seducen las ideas del libertario. Si bien el fundador del PRO se despegó públicamente del economista, es conocido que se han reunido y hablado. “Milei hoy no quiere estar en JxC, la discusión no existe”, enfatizó el expresidente cuando se discutía el tema en el encuentro.

 
Bullrich sintió que la decisión de obturar al diputado libertario fue un puñal contra ella y se lo dijo, sobre todo, al gobernador jujeño Gerardo Morales. En esta ocasión, Carrió, el larretismo y el resto del radicalismo se alineó con el titular de la UCR. El planteo dejó, entonces, un escenario inquietante en la coalición opositora: decidir con un horizonte ideológico o hacerlo con pragmatismo electoral.

“Milei es a JxC lo que Massa fue al FPV en el 2015″, le dice a Infobae un colaborador de la ex ministra de Seguridad de Cambiemos. Es decir, lo que piensan dentro de los “halcones” es que por el crecimiento que tiene en los sondeos de opinión, si Milei compite por fuera de JxC, los votos que obtenga La Libertad Avanza “serán funcionales al FdT”. Por eso, un sector de la coalición está convencido de que quien quiere dividir a Juntos por el Cambio no es Milei, sino el Gobierno: “El propio Máximo Kirchner está alimentando a Milei”, cavilan cerca de Bullrich.

En el radicalismo insisten en la idea de llegar a 2023 con “candidatos propios en todos los niveles de gobierno”. La UCR no quiere, siquiera, acompañar una fórmula con otro partido de JxC, “mucho menos vamos a participar de una interna con Milei, es delirante”, dispara un dirigente radical bonaerense.

Los boina blanca tienen una distancia “abismal” con el economista libertario. Si renegaron cuando Macri dijo que la socialdemocracia de Alfonsín “pasó de moda”, es inefable lo que les produce, por ende, escuchar a Milei decir que golpea a un muñeco con la cara del “padre de la democracia”.

Para la UCR es imposible un acuerdo con Milei. “La Convención no lo va a aprobar”, anticipó Morales y remató en declaraciones radiales: “Que Milei vaya a recorrer una villa. Nunca le vio la cara a un pobre”. El economista se desmarcó de las críticas y lanzó una señal fuerte ayer al retuitear el mensaje de un usuario que escribió: “Para mi Milei es el que más clara la tiene. Más que Macri. El tema es que JxC debería echar a los ‘palomos’ y reconvertirse”.

Algo que también deambuló tras el encuentro del miércoles es el por qué de la actitud de Macri. “Mauricio quiere marcar la cancha”, explica alguien que conoce mucho al ex jefe de Estado y subraya: “Gobernó dos veces la Ciudad, fue presidente de la Nación y no está para ir a rogarle nada a nadie”.

 

Los tres escenarios sobre Milei

En el sector de los halcones alineados con Bullrich analizan que si la presidenta del PRO es la candidata a la Casa Rosada, “Milei no llega a 5% de los votos”. Entienden que ambos dirigentes atraen a los mismos votantes y que ella con el apoyo de Juntos tracciona más voluntades que el economista. El segundo esquema es si Larreta fuera el candidato. En ese escenario, en el ala dura del PRO creen que Milei podría superar los 20%. En tanto, si el expresidente es quien finalmente se presenta por un “segundo tiempo”, el economista puede alcanzar una cantidad de votos intermedia a los dos guarismos anteriores. A partir de estas elucubraciones, los “halcones” insisten en que excluir a Milei ahora es una decisión “muy precipitada e incorrecta”.

Dentro de los tópicos discutidos el miércoles, la Mesa Nacional aprobó lo que llamaron “Acuerdo de Buenas Prácticas”. El punto que produjo más rispideces es el 6, que alude a la inclusión de nuevos partidos como miembros de JxC. Al respecto, establece que “debe ser aprobada por la unanimidad de los partidos que conforman la Mesa Nacional”. El documento no dice explícitamente “Milei”, pero durante las discusiones posteriores a la reunión del miércoles quedó claro que se trataba de él.

 

Un toma y daca por Milei

“Si la imagen negativa de Mauricio baja 10 puntos, el candidato es él sin objeciones”, se sinceró ante Infobae un armador del PRO. Si bien desde el macrismo aseguran que el expresidente no decidirá qué hacer hasta antes de marzo del 2023, deslizan que está jugando un rol táctico estratégico con el fin de “ordenar la situación adentro”.

A su vez, dan cuenta de que respecto a Milei, “Mauricio valora sus ideas, pero si Javier quiere sumarse, tendrá que venir él a hablarlo con Macri y no al revés”.

En el equipo de la ex ministra de Seguridad están convencidos de que Juntos por el Cambio se tiene que ampliar. En marzo del año pasado, Bullrich y Milei tuvieron un acercamiento en la cena que compartieron en la casa de un amigo en común. Luego de eso, se siguieron juntando sin intermediarios. Sobre todo, en un café que queda en la esquina de la cuadra en donde vive la presidenta del PRO.

Bullrich no se piensa quedar de brazos cruzados e insistirá para que las “palomas” cedan. En ese eje, la ex diputada nacional recibirá hoy a las 11, en las oficinas del PRO Capital, a un dirigente que la convocará a un evento “halcón” que se hará el 20 de mayo en Córdoba.

En el marco de la interna, otra jornada clave es la que encabezará Miguel Ángel Pichetto, de Peronismo Republicano, el 13 del mismo mes en Parque Norte. Se espera que el Auditor General de la Nación lance su candidatura presidencial y enfatice sus deseos de “jugar el año que viene”, describe alguien que lo conoce. Pichetto es otro actor que está de acuerdo en ampliar los horizontes de la oposición con nuevas figuras.

 

La objeción de Carrió

La Coalición Cívica realizó el sábado la Convención Provincial en Mar del Plata, en La Normandina de Playa Grande. Allí, tanto en la previa como en los discursos, el tema Milei estuvo presente. “Si el PRO suma al economista, Lilita no podrá tolerarlo; ella no lo puede ni ver”, desliza un “lilito” a este medio.

Lo sobresaliente de la jornada de la CC fue que la propia Carrió decidió participar presencialmente: “Yo si estoy muy activa es porque algo hay”, aclaró la líder del partido al comenzar su discurso. “Soy una vieja y casta política, casta por necesidad”, continuó Carrió en clara referencia a Milei.

“Estamos llamados a ser libres, no libertinos. Hacer desaparecer el Estado es un proyecto narcisista y anárquico”, pinchó Lilita en otro tramo. Carrió estuvo acompañada en el escenario por Diego Santilli, diputado nacional y aspirante a la gobernación bonaerense por el larretismo, Joaquín de la Torre, ex ministro de Gobierno de la provincia, Andrés De Leo, titular de la CC bonaerense, y Maximiliano Abad, presidente de la UCR de esa provincia.

Carrió mantiene una buena relación con Larreta y, junto a los representantes de la UCR Nacional, están dispuestos a dar la pelea hasta el final para bloquear el ingreso de Milei a JxC. En sintonía con lo que dijo la semana pasada el referente de Evolución Radical, Martín Lousteau, las “palomas” de la coalición sostienen que “las ideas de Milei al frente de un gobierno serían muy peligrosas”.

Se vienen semanas cargadas de reuniones y discusiones en el principal espacio de la oposición. En noviembre del 2021 Macri dijo que “es bueno que muchos curas quieran ser Papa, pero van a tener que competir”. En Juntos por el Cambio se lo tomaron muy en serio.

Fuente: Infobae

Te puede interesar