Volvió la “maquinita” del BCRA: ya le giró unos USD 2000 millones por Adelantos Transitorios al Tesoro desde enero

ECONOMÍA 06 de mayo de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
DUYNMSFDXFFFVLO6IP4NIEZJKI

A medida que avanza el año comienzan a aparecer las dificultades para que el Tesoro financie el déficit operativo del Gobierno nacional con recursos obtenidos a través de la colocación de títulos soberanos. Y tal como viene ocurriendo en los últimos años, es la asistencia del Banco Central, a través de la emisión de pesos sin respaldo, la “rueda de auxilio” para cubrir el creciente gasto público.

La diferencia entre estas dos estrategias es clave: la colocación de bonos gubernamentales, que se renuevan a su vencimiento o se cancelan con recursos propios del Tesoro -por ejemplo, con más recaudación-, no tiene la consecuencia altamente inflacionaria que conlleva la emisión lisa y llana de pesos, como aquella a la que se ve obligada la autoridad monetaria para afrontar el déficit fiscal.

Tal como se observa en el Informe Monetario del BCRA, el último día hábil de abril el Central le giró $80.000 millones al Tesoro vía Adelantos Transitorios. De esta forma, estos giros alcanzaron los $202.000 millones en el primer cuatrimestre de 2022, unos USD 2.000 millones al tipo de cambio oficial.

Hay que recordar que abril fue el primer mes desde la reestructuración de la deuda en pesos de la primera mitad de 2020 donde el Gobierno no consiguió renovar vencimientos por un monto significativo. “En ese resultado se ponen de manifiesto dos temas importantes: la capacidad para seguir renovando deuda sin ofrecer ajuste por CER y la dificultad de colocar deuda mas allá de 2023 sin un acuerdo político amplio que disminuya el riesgo de reperfilamiento”, indicaron los expertos de Consultatio Plus.

En síntesis, en abril el Tesoro no consiguió renovar vencimientos por $80.000 millones y por eso tuvo que cubrir el faltante con emisión del Banco Central.

La economista Marina Dal Poggetto explicó que “hay un riesgo de transición que tiene que ver con el financiamiento de la deuda de pesos del Tesoro. El acuerdo con el Fondo te dice hacer el ajuste fiscal más gradual que el ajuste monetario y esa diferencia financiarla con deuda del mercado. La deuda hoy la está consiguiendo y por ahora las refinanciación está ocurriendo, pero ocurre a plazos muy cortos y es indexada” por inflación.

En este sentido, un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso de la Nación consignó que se está cerca del límite legal para los Adelantos Transitorios, pues estos totalizaban al cierre de marzo último unos $2,3 billones contra un máximo autorizado de 2,5 billones de pesos. Con el giro de abril, el total de Adelantos Transitorios se ubica en los $2,375 billones, lo que deja en claro el “corset” que tiene el Gobierno para apelar a este instrumento de financiamiento heterodoxo.

El cálculo del límite total de Adelantos Transitorios se compone de 20% de los ingresos corrientes del Sector Público Nacional no Financiero acumulados en los últimos doce meses, incluyendo las rentas de la propiedad por utilidades del BCRA y las percibidas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS y otros entes públicos, más 12% del saldo del último día del mes de la Base Monetaria.

En este aspecto, un dato inquietante pasa por la creciente cantidad de bonos en pesos en poder de la ANSeS, que contaba en cartera al cierre de 2021 títulos indexados por CER por unos 2,58 billones de pesos. La absorción de deuda pública por parte del ente que administra los recursos de la seguridad social es un factor central para el éxito de las colocaciones de bonos del Gobierno.

Traducido a dólares, esta deuda atada a la inflación representa para el ente que conduce Fernanda Raverta unos USD 25.000 millones (equivalentes a un 5,5% del PBI) y ya componía el año pasado la mitad del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (unos USD 51.000 millones). Es decir, que si en el futuro cercano se diera un incumplimiento o reprefilamiento de esta deuda, en un un marco de creciente inflación que ya se estima en 60% para el año en curso, esos recursos del ente previsional podrían sufrir un duro golpe.

“Si hay cambio político en 2024 y se empieza a discutir cambios de régimen económico, lo que está detrás de eso es qué haces con el excedente de pesos y con esos contratos. Nadie está comprando bonos para después de mediados del año que viene. Todo el mundo está jugando al juego de los pesos ahora y el riesgo que tenés es provocar un efecto ‘Puerta 12′. Si no tenés coordinación ni hacia afuera ni hacia adentro, el programa es endeble y la inflación está cambiando de régimen. El riesgo de hiperinflación no lo debería haber con la soja a estos niveles, pero a veces nos esmeramos”, advirtió Dal Poggetto en declaraciones a FM Milenium.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar