Preocupado por la falta de dólares, el Gobierno busca una mano del FMI

ECONOMÍA Por Julián Guarino*
dolar-inversiones-finanzasjpg

Según pudo saber Ámbito a través de distintas fuentes de la comitiva que acompaña a Alberto Fernández, de sus conversaciones con funcionarios y de éstos con este medio, varias son las aristas en las que cavila el jefe del Ejecutivo por estas horas. Mientras lleva adelante una agenda de temas internacionales vinculados al impacto de la guerra en Ucrania con los principales líderes europeos, Alberto Fernández acumula un conjunto de decisiones que parecen esbozar una especie de flamante itinerario.

Dólar

Uno de los puntos más importantes guarda relación con lo financiero. El Presidente considera por estas horas que es condición fundamental cumplir a rajatabla con acordado con el FMI. Para ello buscará, de común acuerdo con el organismo, una nueva ronda de conversaciones sobre las principales cláusulas cuantitativas del acuerdo. Existe una razón para estas ideas: la falta de dólares. Ha trascendido entre aquellos que trabajan con el Presidente, que el mandatario y el ministro Martín Guzmán, se encuentran embarcados en una misión particular: piensan que, de no adoptar alguna decisión, la Argentina podría quedarse sin los dólares necesarios para llegar a fin de año. Reconocen que el mandatario está preocupado, particularmente con lo que podría ocurrir hacia el tercer trimestre de este año, cuando la liquidación del agro se reduce y a eso se sumará el exorbitante pago de las importaciones de energía.

Una mano del FMI

El dato es que el Gobierno busca enmarcar estas conversaciones en algo que ya ha planteado el FMI: la necesidad de que el organismo revise todos los programas que tiene vigentes con distintos países a partir del impacto económico que ha tenido la guerra en Ucrania.

Según comentan las fuentes, el Presidente ha conversado con la titular del FMI Kristalina Georgieva sobre esta cuestión. En la comitiva señalan que el mandatario confía en que, en las próximas semanas, el FMI le acerque a la Argentina su intención de renegociar las principales cláusulas cuantitativas, sobre todo aquellas que el país tendrá problemas para cumplir. El argumento es que la guerra en Ucrania lo ha cambiado todo. De esa forma, no sería la Argentina sino el FMI el que solicitaría una renegociación de las principales condiciones del acuerdo. A la vez, Argentina se evitaría así de solicitar un “perdón” al FMI.

En rigor, las fuentes señalan que el mandatario lo toma como una posibilidad que podría tener altas chances de ocurrencia porque, sostienen, en su mirada el problema ya está lanzado y espera una solución de corto plazo. Hay que recordar que en las próximas semanas se conocerán los resultados de la primera evaluación del FMI sobre el cumplimiento de las metas fijadas en el acuerdo para el primer trimestre. Pero que uno de los principales desafíos para el Gobierno es cumplir la meta de acumulación de reservas internacionales netas de la próxima revisión en septiembre próximo. Para alcanzar la próxima meta, unos. u$s 4.100 millones contra lo registrado en diciembre del 2021, el BCRA deberá comprar divisas en el mercado cambiario.

Además de las conversaciones con el FMI, los elementos a los que se echará mano para que la falta de dólares no tenga lugar estarían en vías de materializarse. No sólo se buscará apelar a las líneas de resiliencia del FMI, a otras líneas de crédito de otros organismos multilaterales y eventualmente a sostener la celosa administración de las reservas del BCRA.

Al margen de la mesa de diálogo abierta con el FMI, Alberto Fernández respaldará de lleno la modificación tarifaria de luz y de gas, como también la política de reducción del déficit fiscal y de la emisión monetaria. En rigor, la noticia es que no sólo no hay dudas al respecto, sino que el Presidente lo considera clave para comenzar a bajar la inflación. Es decir que, en la ecuación inflacionaria, Fernández entiende que el Gobierno debe hacer su parte (bajar el déficit fiscal y la emisión monetaria) y los empresarios deben hacer la suya (acuerdos de precios, precios máximos, etc.), lo que, en su opinión, redundaría en una reducción de las expectativas de inflación.

Al margen de las audiencias públicas para la modificación tarifaria que se llevan a cabo esta semana (y que el Gobierno reconoce como no vinculantes), la idea es que se avanzará con esa decisión porque, en términos políticos, no existe, para el Presidente, la posibilidad de ir hacia atrás con esa medida. Según sostienen las fuentes, Fernández considera que ninguno de los funcionarios que forman parte del área de Energía deberían oponerse a esos ajustes. De todas maneras, trascendió que el mandatario estaría dispuesto a lanzar un pedido de “hacerse a un lado” a aquellos que no comulguen con la idea y cuya rúbrica sea necesaria, en términos operativos, para homologar los nuevos cuadros tarifarios. Las fuentes señalan que en el entorno presidencial existe la certeza de que no puede sostenerse más la estructura tarifaria como está. Que no se pueden subsidiar tarifas mientras otras variables y consumos de la economía se encuentran liberados completamente.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner

En el plano político hay novedades. Para el Presidente, cuentan las fuentes, existe una especie de convivencia armoniosa con la idea de sostener el debate de políticas económicas hacia adentro del Frente de Todos, de aquí en adelante y por lo que resta de su mandato. De esa forma, no habría fecha de vencimiento ni necesidad de una mesa de diálogo o alguna instancia inmediata de sentarse a discutir políticas con la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Admiten en el entorno del Presidente que siempre está dispuesto a consultarla y a recibir sus opiniones, pero ratifica su posición como líder del poder ejecutivo, es decir, la persona que ejecuta las decisiones. Sostienen que Fernández buscará apuntalar los proyectos legislativos que se han presentado vinculados a lo económico, y que también recibe con buenos ojos los que ha presentado el kirchnerismo en las últimas semanas.

* Para www.ambito.com

Te puede interesar