La inflación récord suma presión al dólar: ¿el BCRA tendrá que acelerar la devaluación?

ECONOMÍA Por Pilar Wolffelt*
532832

El Banco Central (BCRA) continúa con su política de llevar el ritmo de micro devaluaciones diarias del peso (crawling-peg) a un ritmo más acelerado mes a mes, en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a fin de "garantizar la competitividad a mediano plazo". Para lograrlo, se estableció que la apreciación del dólar oficial, que ya cotiza por encima de los $117, seguirá el ritmo de la inflación.

Ese índice fue del 6,7% en marzo y del 6% en abril, según se conoció este jueves. Con una inflación interanual de 58%, la más alta en 30 años, la gran incógnita ahora es cómo evolucionará el tipo de cambio oficial.

Según se estableció desde el Gobierno, todo indicaría que el precio del dólar oficial debería estar acompañando los índices mensuales de suba de precios, tanto para mantener un nivel de tipo de cambio adecuado como para evitar un salto devaluatorio. Y, si bien desde diciembre del año pasado la aceleración del crawling-peg se viene dando, hasta ahora marca un ritmo mensual inferior a la inflación.

Dólar oficial: así avanzó el precio en las últimas semanas

Tal como describe el director de la consultora Analytica, Claudio Caprarulo, "si analizamos lo que viene haciendo el BCRA desde diciembre, que es cuando decidió aumentar la tasa de depreciación del peso, vemos que, en promedio, se incrementó 50 puntos básicos por mes". Y, a modo ilustrativo, comenta que, en diciembre, fue del 1,6% y en abril llegó al 3,5%.

El director de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, apunta que, "en abril, el crawling-peg se aceleró bastante y durante los últimos días del mes llegó a niveles del 4% mensual". Y considera que este comportamiento lo que busca es mantener la tasa de apreciación del dólar cercana al ritmo de inflación.

Dólar: así viene el oficial en mayo

Sin embargo, en mayo, se notó una leve caída en el ritmo devaluatorio, ya que, tal como señala desde Ecolatina el analista Juan Pablo Albornoz, en la primera semana de abril, el oficial corría a un ritmo mensualizado de aproximadamente 3,7%, mientras que, en la primera semana de mayo, mostró un promedio de devaluación diaria que equivaldría a casi un 3,5% (calculada mensualmente).

"Se tomó un ligero respiro respecto de abril, que terminó con una variación punta a punta de 3,9%, y no sería descabellado pensar que el dólar se moverá a una velocidad similar, o ligeramente superior, a la de abril durante mayo", dice Albornoz.

Igualmente, el economista Jorge Neyro aclara que "son diferencias muy chicas", pero advierte que habrá que ver qué hace la autoridad monetaria ahora que se conoció la alta cifra de la inflación de abril. No descarta que le dé cierta volatilidad a la tasa de apreciación del dólar, pero advierte que es difícil tener claridad, más allá de lo que se conoce por el acuerdo con el FMI.

Dólar: qué puede pasar en lo que resta de mayo

Caprarulo anticipa que, "si consideramos que en mayo el Gobierno está pudiendo acumular reservas, principalmente porque es una etapa de fuerte liquidación de la cosecha por parte del agro", es esperable que la tasa de depreciación del peso se vaya a mantener similar a la de abril o algo por encima.

En igual sentido, el economista Federico Glustein anticipa que, "seguramente, el BCRA no querrá apreciar tanto el dólar en mayo y los próximos dos meses, teniendo en cuenta que quiere comprar esa moneda sin que eso le genere un gasto en pesos tan alto". De hecho, en mayo, está acumulando reservas, ya que compró cerca de u$s550 millones hasta ahora en el mes. Y a eso se sumará el hecho de que el incremento de los precios de la energía en los meses más fríos, le va a requerir más dólares también.

"No va a haber una marcada aceleración porque el Gobierno va a usar ese margen para compensar la fuerte aceleración de la tasa de inflación. Vamos a ver en los próximos meses que se va a dar un ajuste de tarifas; entonces, el BCRA va a aprovechar la estacionalidad de mayo para el ingreso de dólares, lo que le evitará tener que dar un salto mayor en el precio del dólar oficial", explica al respecto Caprarulo.

Por su parte, Albornoz apunta que no cree que se vea al dólar oficial correr sostenidamente a un ritmo similar al de la inflación de los últimos dos meses (por encima del 6%), y advierte que esto se debe a que eso "presentaría un serio riesgo nominal y sería más razonable un salto discreto importante para reganar competitividad en dicho escenario". Igualmente, anticipa que esto no pareciera ser lo que el mercado espera para lo que resta del 2022.

Así, tal como prevé Glustein, con una inflación prevista para el año cercana al 65%, el mercado no espera "que el BCRA deprecie el tipo de cambio en esos niveles, sino que lo haría más cerca del 45%/50%". En ese contexto, estima que el ritmo de micro devaluaciones diarias esté alrededor de un 3,5% mensual, sobre todo teniendo en cuenta la expectativa de que la inflación se desinfle un poco en los próximos meses. Así, el oficial terminaría el año cercano a los $170.

En tanto, Tiscornia ratifica esa previsión, ya que espera que, aunque el BCRA busca acercarse a los niveles de inflación lo más posible con el crawling-peg, tal como lo hizo con la tasa de política monetaria, considera igualmente "que van a tratar de dejarlo en un ritmo cercano al 4% mensual porque también saben que, si lo llevan a un nivel mayor, se les puede trasladar esa variable a la inflación".

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar