Sorpresa en una comisaría de Santa Fe: encontraron a un preso teniendo sexo en plena inspección

POLICIALES 21 de mayo de 2022 Por Ramiro FORTIS
QCU7M4L4PRE73KVNLNC7IYDCDA

La Comisaría 11ª de la ciudad de Santa Fe fue escenario de un sorprendente hallazgo este viernes por la mañana. Mientras personal de la Unidad Especial de Asuntos Internos llevaba adelante una inspección por orden de los fiscales Ezequiel Hernández y Mariela Jiménez, que investigan supuestas irregularidades por parte de algunos de los efectivos que se desempeñan en dicha seccional, un preso mantenía relaciones sexuales con una mujer dentro de una de las oficinas del edificio, y ambos fueron descubiertos por miembros de la Agencia de Investigación Criminal (AIP).

Fuentes vinculadas a la investigación le confirmaron a Infobae que el hombre que estaba teniendo sexo durante el registro de rigor es un policía que se encuentra detenido por una causa de la Justicia Federal. En tanto, la mujer había trabajado anteriormente en la dependencia policial, ubicada en la avenida Aristóbulo del Valle al 4800, de la mencionada ciudad capital.

 
El operativo había sido ordenado por los fiscales Hernández y Jiménez, quienes llevan adelante una investigación contra un grupo de uniformados por presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público y cohecho, aunque no se descarta que hayan cometido otros delitos. En simultáneo, se registraron los domicilios de algunos de los policías investigados.

Durante el procedimiento se secuestraron 18 teléfonos celulares y un módem wifi, mediante el cual los reclusos alojados en la seccional tenían acceso a Internet, según dijeron las fuentes consultadas por este medio.

Puntualmente, se intenta determinar si los agentes recibieron dinero para permitir que los presos tuvieran acceso a teléfonos celulares a pesar de estar bajo arresto, y que puedan mantener relaciones sexuales en días y horarios no permitidos, entre otros beneficios.

De acuerdo a la información obtenida por el medio Aire Digital, en la misma seccional hay policías detenidos y ellos también recibían un trato diferencial: circulaban con libertad por el interior del edificio, recibían visitas en cualquier día y horario y hasta comían asados en el patio interno.

Tras el operativo, el jefe de la comisaría quedó aprehendido aunque restaba definir si permanecerá detenido hasta la audiencia imputativa, confirmaron fuentes judiciales al citado medio. Por su parte, las personas que son investigadas van a transitar el proceso en libertad y recién van a ser imputadas en Fiscalía.

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires también sumó un escándalo en las últimas horas, debido a que tres agentes fueron detenidos por robarle un bolso con 500 mil pesos en efectivo a un hombre de nacionalidad boliviana que habían demorado en un control policial.

Fuentes policiales consultadas por Infobae contaron que la víctima se presentó este viernes a primera hora en la Comisaría Vecinal 8 B de la Policía de la Ciudad, ubicada en el barrio porteño de Villa Lugano, y denunció que tres efectivos lo demoraron a la madrugada para un control de rutina. Sin embargo, cuando los agentes se retiraron del lugar, verificó que le faltaba un bolso que contenía el medio millón de pesos en efectivo.

Al llegar a la dependencia policial, el individuo reconoció a los policías que lo habían robado, por lo cual efectuó la denuncia.

Frente a esta situación, el subcomisario a cargo de la seccional realizó la consulta judicial pertinente y el fiscal de turno dispuso la intervención de Gendarmería para que se encargara de la requisa de los autos particulares de los uniformados.

Por su parte, la Policía Bonaerense tampoco está exenta de actos de corrupción. A comienzo de este mes, un jefe de una seccional de La Matanza fue arrestado por la división Antisecuestros de la PFA, en una causa a cargo del fiscal federal Sebastián Basso, con la colaboración del área de Asuntos Internos de la Bonaerense misma.

Nazareno Damián Barragán, subcomisario, cabeza de la Comisaría 9° de La Matanza Oeste, fue detenido por retener a dos jóvenes que habían sido arrestados por tenencia de marihuana y exigirles una coima. Primero, empezó ambicioso. Pidió 20 mil dólares. Luego, bajó las pretensiones. Se conformó con 100 mil pesos. Al final, Barragán -de 39 años, miembro de la fuerza provincial al menos desde 2012- no cobró nada. Los propios amigos de la víctima lo delataron.

Fuente: Infobae

Te puede interesar