El tamaño del Estado: el ranking de los organismos con más empleados públicos

NACIONALES 29 de mayo de 2022 Por Mariel FITZ PATRICK Sandra CRUCIANELLI Iván RUIZ
2MTGXTYJ3JGYNMJD5EXDPC6XKU

Contra lo que pudiera creerse, el Estado se consolidó en tiempos de crisis como el principal empleador en Argentina, una especie de seguro contra la desocupación, engordado además por la necesidad de satisfacer a los distintos sectores de las alianzas políticas en el poder. Son 142 organismos en la órbita del Estado Nacional que emplean a casi medio millón de personas, según los datos de la Base Integrada de Empleo Público publicados por Jefatura de Gabinete que procesó la Unidad de Datos de Infobae.

Pese al reclamo de sectores de la sociedad sobre la necesidad de reducir la estructura y burocracia pública, el tamaño del Estado viene registrando un crecimiento sostenido desde 2003, con la llegada de Néstor Kirchner al poder. Ese aumento pegó un salto en el gobierno de Mauricio Macri con la duplicación de ministerios y siguió en aumento cuando Alberto Fernández desembarcó en la Casa Rosada.

 
Al final del gobierno de Mauricio Macri, los empleados de la Administración Pública Nacional eran 470.831. En enero de este año, la cifra ascendió a 481.412, es decir, se sumaron 10.581 nuevos puestos de trabajo en la gestión de Alberto Fernández. Este número no incluye los empleados de empresas estatales o con participación del Estado como AYSA, Aerolíneas Argentinas o YPF. Tampoco entes del Sector Público Nacional Financiero como el Banco Central o el Banco Nación o el BICE, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, la Oficina Anticorrupción y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

El costo laboral total de estos 481.412 empleados, considerando el promedio del salario bruto más los aportes, es de aproximadamente $121.000 millones por mes, según el cálculo realizado por Infobae.

Expansión sin distinción política

El crecimiento de la estructura estatal en los últimos 20 años es común a todos los signos políticos, según analizó Gonzalo Diéguez, director del programa de Gestión Pública de CIPPEC. “Desde 2003 en adelante, el Estado fue ampliando sus fronteras, creando nuevos organismos y empresas públicas. Hubo una primera expansión durante el gobierno de Néstor Kirchner, pero la principal ocurrió durante el segundo mandato de Cristina Kirchner con el crecimiento de organismos descentralizados, la estatización de Aerolíneas Argentinas, YPF y los trenes”, explicó el especialista de esa ONG especializada en políticas públicas.

A pesar de su discurso en favor de achicar el Estado, Mauricio Macri lo expandió con la creación de 22 ministerios cuando llegó a la Casa Rosada. “Duplicó así la media histórica de los últimos 70 años, de entre ocho y diez ministerios”, precisó Diéguez. Esta ampliación se explica, en parte, por la necesidad de distribuir áreas entre los distintos partidos que integraban la coalición que lideró. Y si bien el líder del PRO redujo a la mitad los ministerios en los dos años finales de su mandato, les bajó el rango a secretaría pero no alteró esencialmente su estructura.

“Contra lo que pudiera creerse, Cambiemos mantuvo la matriz estadocéntrica y terminó con un Estado más grande del que heredó de Cristina Kirchner. Y Alberto Fernández continúa con esa tendencia. Le restituyó la jerarquía de ministerios a muchas de las secretarías que había dejado Macri. y creó un nuevo ministerio como el de la Mujer. Pero un Estado más grande no significa un Estado más efectivo”, advirtió este licenciado en Ciencias Políticas de la UBA con un posgrado en Políticas Públicas de la Universidad de Massachusetts (EE.UU).

¿Cuáles son los organismos con más empleados? Las fuerzas de seguridad suman más de 200.000 empleados, un 42% sobre el total. El Ejército, Gendarmería y la Policía Federal son las tres primeras dependencias en el Estado nacional con más cantidad de personas bajo su órbita. Detrás también aparecen la Armada, Prefectura y la Fuerza Aérea entre los 10 organismos con más personal.

El Ejército, una fuerza con presencia en todo el territorio nacional por su despliegue en las fronteras terrestres, es la dependencia con más empleados del Estado, 61.372 integrantes, incluidas las tropas. Le sigue Gendarmería con un poco más de la mitad: 38.815 integrantes en actividad, tanto en tareas operativas como administrativas.

Sólo Trenes Argentinos (ex SOFSE) se cuela entre los principales empleadores públicos que representan hoy las fuerzas de seguridad. La operadora ferroviaria, que pasó nuevamente a manos del Estado en el segundo gobierno de Cristina Kirchner, registra 23.939 empleados, un 12% más que en 2019. Pese al incremento de personal (2.565 nuevos empleados) que tuvo esta sociedad de Estado dedicada a gestionar y operar la red ferroviaria del país, el servicio aún está lejos de ser reconocido por su calidad.

“La expansión del empleo público y de la estructura estatal no se traduce necesariamente en mejores políticas públicas”, advirtió en ese sentido el director de Gestión Pública de CIPPEC. ¿Por qué sucede esto? “Por la ausencia de un espacio directivo institucionalizado, reclutado en base a concursos de mérito y competencias profesionales con estabilidad en el cargo, programas de formación profesional de excelencia y salarios competitivos que tienten y retengan a los mejores perfiles con vocación pública”, respondió Diéguez.

Una de las dependencias más grandes de la Administración Pública Nacional es la estratégica Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Entre su casa central y las oficinas regionales en el Interior cuenta con 20.938 empleados. Es, además, uno de los organismos estatales con sueldos más altos y, por eso, un lugar de trabajo muy requerido entre los empleados públicos.

A continuación se ubica el personal de la Justicia Federal y Nacional, cuya administración depende del Consejo de la Magistratura de la Nación. Son 19.924 entre jueces, funcionarios y empleados en Juzgados y Tribunales de todo el país, una cifra que no alcanza a cubrir casi el tercio de vacantes que aún existen en el Poder Judicial.

Correo, ANSES y PAMI

El Correo Argentino fue el que incorporó más personal desde que asumió Alberto Fernández. La empresa estatizada, que está cruzada hace años por una disputa política del kirchnerismo con la familia Macri, empleó a 2.519 nuevas personas en apenas dos años y medio. Ahora tiene 18.458 empleados, un 16% más que en 2019. El Correo Argentino fue una prioridad para el kirchnerismo desde el comienzo de esta gestión, que designó a Carlos Zannini como procurador del Tesoro para acelerar el desenlace de un expediente que lleva más de 20 años en Tribunales.

La empresa postal estatal tiene más personal que la ANSES, el organismo que concentra el 41% del Presupuesto nacional, y paga todas las jubilaciones y prestaciones sociales. Cuenta con 13.471 empleados, una cifra similar a la que tenía en 2019.

¿Cuáles son los riesgos de un Estado de grandes dimensiones?, le preguntó Infobae a Diéguez. “Cuando la estructura organizacional del Estado es heterogénea y diversificada, fallan mecanismos de coordinación y articulación. Estamos ante un ‘Estado anabólico’ que gestiona cada vez mayores volúmenes de pesos, pero tiene poca fuerza muscular, poca potencia y escasa efectividad de implementar políticas públicas de manera eficaz. Y a la vez, es un ‘Estado esclerótico’, con problemas de conexión entre cerebro y músculos”.

A esto se suma - advirtió este especialista - que los organismos descentralizados y empresas públicas dependen siempre de alguna instancia ministerial en el organigrama estatal, y que no siempre comulgan en el mismo espacio dentro de la coalición oficialista. Y mencionó el ejemplo de la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, que pertenece a La Cámpora, y depende del Ministerio de Trabajo, a cargo de Claudio Moroni, uno de los exponentes más puros del albertismo. “¿Hay articulación o cada uno trabaja por su lado? No sé hasta donde la política del Ministerio de Trabajo es coherente con la ANSES”, se preguntó Diéguez.

La falta de coordinación obedece, además, al hecho de que “los funcionarios públicos, en lugar de ser de carrera y haber accedido por concurso, llegan y se van con los funcionarios políticos. Si a eso se le suma un Gobierno de coalición en conflicto, la desarticulación se potencia”.

El otro gran organismo descentralizado de la Administración Pública, el PAMI, cuenta con 13.033 empleados, una cifra similar a la de la ANSES. La obra social de los jubilados pasó a planta, en diciembre pasado, a 756 personas que estaban con contratos de locación de servicios y fueron “regularizados”, según informó el organismo conducido por la camporista Luana Volnovich, en respuesta a un pedido de Acceso a la información de Infobae.

Los ministerios más populosos

El ranking de los ministerios lo encabeza el Ministerio de Salud, con 6.096 empleados. Si bien fue el que más trabajo tuvo desde que asumió Alberto Fernández, la pandemia de Covid no alteró a grandes rasgos su estructura de personal: tuvo un crecimiento de apenas el 1% en comparación con 2019.

No obstante, Diéguez puso el foco en la falta de continuidad del personal técnico de carrera en la cartera hoy conducida por Carla Vizzoti, que se repite en la mayoría de los ministerios. “Cuando se decreta el ASPO (Aislamiento Social Preventivo Obligatorio), menos del 50% de los cargos de los funcionarios públicos de mandos medios de salud estaban nombrados formalmente en el Boletín Oficial, y consecuentemente no tenían firma para llevar adelante los actos administrativos. Esto da cuenta de la cooptación político-partidaria del Estado. Con cada presidente, cambia el organigrama estatal y los funcionarios de mandos medios que acompañan el ciclo político del ministro o secretario de turno, que duran 2 años en promedio. Solo de 2 de cada 10 ministros duraron el mandato completo”, agregó Diéguez.

El especialista agregó otro dato que explica la “volatilidad” de la planta estatal, teñida por la política. “Al 2022, el 97% de los mandos medios tienen una designación transitoria, están nombrados cada 180 días, porque no reúnen los requisitos profesionales para desarrollar sus cargos. Esos mandos medios son clave en cualquier estado, y hoy los que están, no accedieron por concurso”.

Detrás de Salud aparece el Ministerio de Desarrollo Social, una dependencia que Alberto Fernández abrió a varios referentes de movimientos sociales. Este organismo aumentó su plantilla un 9% hasta registrar 5.302 empleados. Le sigue el Ministerio de Trabajo con un personal de 3.643 personas. Otro ministerio que aumentó su nómina de personal durante estos dos años de gobierno del Frente de Todos es Agricultura, Ganadería y Pesca, que creció casi un 18% en personal y pasó a 3.470 empleados.

El top five lo completa Cultura, que subió su plantilla un 14%. La cartera de Tristán Bauer acumula hoy 2.791 empleados, por encima del Ministerio de Transporte que cuenta con 1.611 empleados, un 26% más que hace dos años.

De este ministerio, en manos del massista Alexis Guerrera, depende otro organismo de bajo perfil que también disparó su cantidad de empleados durante esta gestión, la Junta de Seguridad en el Transporte. Incrementó su personal en un 700% desde que asumió Alberto Fernández al pasar de 62 empleados en 2019 a 496 en la actualidad. La dependencia se dedica a controlar la aplicación de medidas de seguridad y emitir recomendaciones.

Para el director de Gestión Pública de CIPPEC, “no existe una fórmula matemática para definir el tamaño óptimo del Estado. La discusión se debe orientar en la calidad de la intervención estatal y, para eso, es fundamental contar con un espacio de dirigentes profesionales, idóneos, con vocación pública y estabilidad en sus cargos para que puedan diseñar, implementar y evaluar de manera precisa las políticas públicas que deben aplicar”.

Y en este sentido, agregó: “Con bajas y defectuosas capacidades estatales, la coherencia y consistencia de las políticas públicas se resiente. Por ello, la evaluación del impacto de las políticas públicas es cada vez más escasa e intermitente, y las burocracias a duras penas logran medir resultados”. Y puso el ejemplo del “error” de aproximadamente 4.000 personas en el cálculo para determinar quiénes debían cobrar el primer IFE durante la pandemia.

Creado en esta gestión como emblema del avance en temas de paridad de género, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad fue el que más empleados incorporó en los últimos dos años y medio. Su plantilla creció un 200% hasta llegar a 672 personas.

No fue el único ministerio que tuvo un crecimiento marcado durante estos primeros años de gestión de Alberto Fernández. La cartera de Obras Públicas aumentó su personal en un 78% y pasó a 548 empleados; Desarrollo Territorial y Hábitat subió un 77% y cuenta con 545 personas bajo su órbita; y Turismo y Deportes creció un 60%, por lo que sumó 334 empleados nuevos y acumula 888.

Dónde se redujo el personal

En el otro extremo, algunas dependencias recortaron su plantilla. A pesar del discurso oficial en defensa del desarrollo científico, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación redujo un 16,3% su plantilla de personal, y hoy tiene 563 empleados. En tanto, la Secretaría de Innovación emplea ahora a menos de la mitad de personas: pasó de 1.212 a 539, un 55% menos.

El Ministerio del Interior es otro que disminuyó su personal. Desde que asumió Eduardo “Wado” de Pedro tiene 988 empleados, un 48% menos que en 2019. También hubo reducciones importantes en la Secretaría de Energía, un área estratégica que está en manos de La Cámpora, que achicó su estructura un 44%: pasó de 1.113 en 2019 a 626 empleados actuales.

Pese a que el “relato” siempre fue una prioridad para el kirchnerismo, la Secretaría de Medios y Comunicación Pública también recortó personal en la gestión de Alberto Fernández, un 52%, en relación a la gestión de Mauricio Macri. En tanto, la Secretaría de Comunicación y Prensa creció, pero levemente: pasó de 154 a 167 personas dedicadas a difundir el mensaje oficial a los medios y periodistas.

Sin embargo, la estructura de los medios públicos alineados con la postura del Gobierno sigue siendo alta. La Televisión Pública aumentó su plantel un 14%: de 823 personas, hoy tiene 939. La agencia estatal Télam pasó de 700 empleados a 727 (4% de aumento). En Radio Nacional, en cambio, el personal se mantuvo casi estable aunque en números altos: 1.311 en 2019 y 1.301 en 2022. Por su parte, el ENACOM, el organismo encargado de regular las comunicaciones, incrementó un 2% su personal: pasó de emplear a 1.946 personas en 2019, a 1.990 que tiene actualmente.

Fuente: Infobae

Te puede interesar