El ministro de Cosas, el periodismo y el barco que se empieza a hundir

POLÍTICA 31 de mayo de 2022 Por Coni Cherep*
1597152971024

Marcos Corach es un ignoto dirigente político. Sus antecedentes para llegar a ocupar un Ministerio en la Provincia de Santa Fe, sólo se remiten a buenas relaciones personales con el gobernador, un paso por el gabinete del actual intendente de Rafaela, y un pasado de gerente de una empresa tecnológica, que todo el mundo murmura (pero nadie se anima a afirmar) que es propiedad del propio Perotti, a nombre de algunos amigos. Esa empresa, casualidades de la época, es una de las candidatas a quedarse con la principal inversión de la gestión del rafaelino.

Este tal Corach, pariente lejano del mítico Ministro operador jurista del Menemismo, Carlos, esta semana decidió «cruzar una lanza» para salvar el honor de su amigo, jefe, y ex posible empleador, Omar Perotti, tras una acusación fundada y documentada que formuláramos en REC hace dos semanas, y que lejos de implicar un acto de corrupción, resume la línea moral de la gestión gubernamental santafesina: El mandatario se organizó «una gira» de 14 dias por Kuwait, Dubai, Francia y Holanda, con apenas dos actividades oficiales y antes de viajar, se duplicó los viáticos.

El «ministro de cosas» – como no dudan en burlarse en la propia Casa Gris – demoró unos días en reaccionar, y luego de que algún alcahuete con acento arrastrado le acercara un decreto de 2012 con una lista de participantes de una comitiva oficial en un viaje que encabezó el entonces gobernador Antonio Bonfatti, se lanzó al ataque a través de sus insignificantes redes sociales: «Imagino se habrán escandalizado con el viaje, la comitiva, los invitados y los gastos del viaje que el entonces gobernador Bonfatti realizara en 2012 al mismo destino. Les adjunto por las dudas el recordatorio» puso en pretendido tono irónico, mientras copiaba la nómina que me incluía a mi y a otros colegas.

Cómo apenas lo siguen 3 mil personas- muchos de ellos, con identidades falsas que se crearon sólo a los efectos de aplaudir sus anodinas publicaciones- y mi réplica fue un poco más sonora, ordenó a un colaborador que llamar a directivos del diario La Capital, para que publicaran durante algunas horas «la noticia» en la tapa de su versión digital. Lo peor no fue su ocurrencia, sino que en el diario- a costa de pauta y amenazas permanentes- decidieran hacerlo. Y así fue como durante más de nueve horas, el histórico decano que menciona Fito en ese himno a Rosario que se llama «Mariposa Technicolor», puso en tapa un twitt de un ministro desconocido, y con funciones también desconocidas.

A Corach le salió «reivindicar» el solitario viaje del gobernador, en el nombre de la presunta austeridad del mandatario. Se olvidó que el viaje duró 14 dias, que lo solventó – pasajes y hoteles- el CFI y en los que «El gigante», tuvo para sus gastos personales, junto al ministro Walter Agosto, u 526 dólares diarios. Unos 110 mil pesos diarios. En esos 14 dias, tuvo sólo dos actividades reportadas como oficiales: Una en Francia (paradójicamente sobre seguridad pública, justo cuando había abandonado a su provincia sin nombrar al secretario del área, tras el doble bochorno Bortolozzi- Bernhardt) y otra en Kuwait, firmando un convenio junto a la Provincia de Córdoba y su gobernador, Juan Schiaretti. El bueno de Juan, un poco más responsable, utilizó sólo una semana de su agenda para firmar el convenio, a diferencia del santafesino que se ausentó dos.

Lo que no sabemos es qué hizo en 10 de los 14 días el mandatario. Y eso ocurrió «gracias» a la austeridad de no llevar periodistas, cómo si hicieron sus antecesores en todos los viajes donde se ponían en juego los intereses públicos de la provincia o de las empresas que la habitan.

Para Corach, la comunicación de las acciones de gobierno son un «premio» para los «amigos de los gobiernos», en lugar de una obligación que les pone transparencia a los actos de gestión.

¿Pero cómo pedirle transparencia a un hombre que llegó al gobierno, justo en coincidencia con la redacción de los pliegos para la licitación más importante de la gestión ( la más cara también, obvio) dónde precisamente participa y casi seguro va a ganarla, la empresa de la que el propio Corach fue gerente fundador, mientras Perotti era intendente de Rafaela?

LOS SINDICATOS SE ACORDARON DE PROTESTAR POR LA FALTA DE RESPETO A LOS PERIODISTAS
La defensa de los privilegios de Perotti y la descalificación a las actividades del periodismo en las actividades oficiales, le salió tan mal al «ruso», que, hasta los inmutables gremios de Prensa de Rosario y Santa Fe, salieron con un comunicado de reproche. Fieles a su costumbre, especialmente desde que el peronismo recuperó el gobierno en 2019, los gremios fueron moderados en la jerga, y se limitaron a decir: «Lamentamos que se considere como «un premio» para los periodistas la cobertura de una actividad del gobierno provincial en el exterior» y agregan: «Se desconoce el hecho de que los periodistas son trabajadores de medios de comunicación y son enviados o invitados a hacer las coberturas de esas giras al exterior oficiales, ya que son de interés para toda la ciudadanía dado que son funcionarios públicos las que las llevan a cabo«

La única que vez que los gremios santafesinos habían movido el teclado para reprocharle algo a un funcionario, fue en ocasión de la enésima falta de respeto a los periodistas santafesinos del exministro, ahora imputado por intento de robarnos a los santafesinos, Marcelo Saín. Entonces necesitaron algunos días, y varias horas de debate en su redacción, para «recomendarle» al académico, que dejara de llamar «narco» al desaparecido colega Mauricio Maronna.

Es un buen momento para decirle a los muchachos, que, durante estos dos años y medio, el periodismo santafesino ha sufrido un constante asedio a su libertad, de manera implícita- apretando con quitar la pauta oficial a los medios- o directamente explícita, ordenando publicaciones urgentes (como la tapa de La Capital ayer) o pidiendo que se bajen notas firmadas por periodistas en algunos otros medios.

La «agenda» santafesina NUNCA tuvo un nivel de restricción y control como en estos tiempos de Paz y Orden. En el 90% de los medios santafesinos se habla sólo de lo que quiere el gobierno. Y como consecuencia de esa presión, todo se ha convertido en un espectáculo de «copy y paste» de comunicados oficiales, que suelen estar muy mal redactados y en algunos casos, con errores groseros de confección, que manifiesta la calidad de los funcionarios que controlan la comunicación del gobierno.

Silenciaron decenas de negociados y abusos por parte del gobierno de Perotti. Se callaron ante insolencias totales contra el trabajo de algunos que preferimos no callarnos ante la sistemática destrucción de las políticas de salud, educación y especialmente de seguridad de este gobierno.

Es una gran alegría que los sindicatos hayan reaccionado. Tal vez, probablemente, sea el anuncio del comienzo del final de una etapa dificil para la prensa local. Probablemente empiece a funcionar el Teorema de Vernet: «Nadie es tan boludo como para pelearse con un gobierno que recién asume, pero menos para ser amigo de un gobierno que se empieza a ir». O quizás, sea el anuncio del comienzo del hundimiento de la gestión de Omar, y ya se sabe: «cuando el barco se hunde»…

*Para conicherep.com

Te puede interesar