El mayor dolor de cabeza de Martín Guzmán: por dónde se escapan los dólares de las reservas

ECONOMÍA 02 de junio de 2022 Por Claudio Zlotnik*
203130-el-mayor-dolor-de-cabeza-de-martin-guzman-por-donde-se-escapan-los-dolares-de-las-reservas

Martín Guzmán no oculta -ni en público ni en privado- su preocupación por las reservas en dólares. Está convencido de que la acumulación de divisas en el Banco Central es el ancla -acaso el único- para que el intento por domar a la inflación tenga alguna chance de éxito. Al menos, eso es lo que cree el ministro.

Mayo terminó con compras por tan sólo u$s790 millones. Así quedó el balance mensual tras la masiva venta de ayer martes por un total de u$s190 millones.

Para cumplir con la meta firmada con el FMI, el Banco Central debería comprar alrededor de u$s2.600 millones durante junio. A razón de u$s130 millones diarios. Un objetivo complicado, si se toma en cuenta lo sucedido en las últimas semanas.

Los dólares de la soja, ¿no alcanzan?

Más allá del objetivo con el Fondo Monetario, lo más relevante en el actual contexto es que el Banco Central no logra apropiarse de las liquidaciones de las cerealeras, que vienen creciendo en relación a lo sucedido un año atrás.

En medio de la acelerada dinámica inflacionaria y la falta de credibilidad por parte de los agentes económicos -todo en un contexto de una feroz interna política en el oficialismo-, la acumulación de reservas aparece como el único tipo de ancla que podría poner el Gobierno para estabilizar las expectativas.

"Con una soja a u$s650 es imposible que haya una crisis cambiaria", asegura -en diálogo con iProfesional- un funcionario clave del gabinete económico.

Sin embargo, en la Casa Rosada reina el nerviosismo por esta cuestión. Los llamados a Guzmán y a Miguel Pesce se cruzan a diario para conocer al detalle lo que está sucediendo en el tensionado mercado de cambios.

De acuerdo a información a la que tuvo acceso iProfesional, las importaciones de mayo cerraron con un récord histórico. Un incremento del 50% en relación a mayo del año pasado. De ser así habrían trepado a unos u$s7.700 millones. Un récord histórico. El anterior había sido en agosto de 2011, con compras al exterior por u$s7.616 millones.

Adónde se van los dólares

Lo sucedido este martes es todo un síntoma de lo que está pasando: los pagos de energía se llevan buena parte de las divisas que el BCRA adquiere a las cerealeras. No es todo, claro. Pero la explosión en los precios del gas tiene mucho que ver con esa pérdida de billetes verdes.

Un vistazo a las últimas cifras oficiales dan cuenta de ese fenómeno. Durante los primeros cuatro meses del año, los gastos en energía sumaron u$s3.583 millones, un 157% por encima al período enero-abril de 2021.

Implica un salto de u$s2.188 millones que el Banco Central tuvo que pagar como sobrecosto por las importaciones de gas.

El precio del GNL, que hace un año costaba u$s8,33 por millón de BTU, llegó a cotizar en torno a los u$s34,50. Cuatro veces más caro.

Consumo e inversiones, por detrás

En el caso de las importaciones de productos químicos, caucho, y plásticos, durante los primeros cuatro meses totalizaron u$s3.481 millones, un 26,9% por encima a las del mismo lapso del año pasado.

Las importaciones de productos del comercio crecieron 35% en el primer cuatrimestre, por un total de u$s2,242 millones (versus 1.659 millones de enero-abril de 2021), que en parte se explica por la expansión de la actividad económica.

Con un 20% de incremento, las compras en el extranjero de maquinarias y equipos sumaron u$s2.099 millones (contra u$s1.758 millones de enero-abril de 2021).

El BCRA, en el centro de las miradas

Para Guzmán-Pesce, la falta de potencia compradora de divisas les puede deparar dolores de cabeza: en el mercado cambiario ya se empezó a evidenciar una incipiente ola dolarizadora, que estuvo ausente en las semanas anteriores.

Está claro: los distintos actores de la economía están en alerta: miran con extrema atención los movimientos del Central.

La presión oficial se traslada al mercado cambiario, donde las cotizaciones son muy sensibles a los logros (o fracasos) de la autoridad monetaria.

Las cotizaciones de los dólares libres se mantienen en un sendero tolerable, pero en los despachos oficiales empezaron a inquietarse por, como se señaló más arriba, la tendencia dolarizadora. Se trata de inversores, pero sobre todo de empresas, que dolarizan portafolio pero que también pugnan por entrar al mercado cambiario a través del stockeo de mercadería en el mercado oficial de cambios.

La "otra" fuga

Entre el tarjeteo por compras en el extranjero y el dólar ahorro, el BCRA tuvo que entregar u$s645 millones durante abril, de acuerdo al último registro oficial. Más de cuatro veces lo que vendió en abril del año pasado.

Para peor, el turismo extranjero que ingresa al país no le deja divisas al BCRA. Con el cepo y una brecha en el 80%, los brasileños, uruguayos y chilenos ya saben que las compras deben realizarlas fuera del canal formal. Muy pocos pasan la tarjeta; la mayoría viaja con los billetes, que cambian incluso en los principales hoteles de las ciudades visitadas.

Está claro que a Guzmán y a Pesce lo tironean desde todos lados, y no les será fácil acumular divisas en un contexto tan adverso, ya sea por la apertura del turismo post pandemia o por las importaciones de gas.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar