Persiste el auge de las ventas online en la pospandemia: los rubros que más crecen y los desafíos que vienen

ECONOMÍA 07 de junio de 2022 Por Natalia Donato*
MVI7TKGM73ZHZ5MCIEJKNWGPYY

La transformación que generó la pandemia de Covid-19 en los comerciantes y consumidores de la Argentina en materia de digitalización y desarrollo del comercio electrónico fue tan grande que motivó un fuerte crecimiento de las ventas por este canal, no sólo durante 2020, cuando el aislamiento social preventivo obligó a operar exclusivamente de esa manera, sino también el año pasado, y también en estos primeros cinco meses del 2022.

En una encuesta realizada a fines de 2021 por la consultora Kantar para el reporte anual de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), el 77% de las empresas consultadas festejaban el aumento del 20% en las órdenes de compra versus 2020 y auguraban un 2022 en alza. Y, aunque con algunos cambios debido al retorno a la vida normal, el crecimiento se consolida, con mejoras -por ejemplo en la cuestión logística- pero también con desafíos por delante.

Quedó demostrado con el reciente evento Hot Sale, que se extendió en muchas marcas hasta este domingo y que significó un aumento en cantidad de visitas del 15% respecto del año anterior (ascendió a 3,6 millones de consultas), además del crecimiento en ventas. Durante las 72 horas en las que se extendió el evento, se concretaron ventas de productos y servicios por un total de $42.167 millones, que representa un crecimiento de 69% en facturación en comparación con el mismo evento de 2021. En cuanto a las órdenes de compra, se concretaron 4,1 millones, equivalente a un crecimiento del 10%.

Los problemas con los envíos que había tres años atrás, e incluso durante la pandemia, mejoraron notoriamente y hoy 4 de cada 10 residentes de AMBA reciben sus compras online en menos de 24 horas, mientras que 8 de cada 10 compradores del interior cuentan con sus productos en la semana. Esta mejora en la logística potenció aún más el e-commerce, aunque aún representa un porcentaje bajo dentro de la facturación total de las marcas. Incluso con el crecimiento exponencial que tuvo, todavía tiene un enorme potencial, aseguran los analistas del sector. Mientras que en Inglaterra las ventas online son 20% del total del mercado y en Estados Unidos, el 16%, en la Argentina ronda el 10 a 12 ciento.

“Logramos capitalizar lo que se generó con la pandemia. En 2021, crecieron 700.000 nuevos usuarios, 52% en cantidad de productos, 20% en transacciones y 68% en facturación, lo cual demuestra que el crecimiento continuó. Lo que sí sucedió, con las aperturas pos pandemia, es que 6% de los compradores regulares han mermado su frecuencia de compra online y se han convertido en ocasionales. Pero dejó un piso mucho más alto y un desarrollo importante de este ecosistema”, afirmó a Infobae el presidente de la CACE, Gustavo Sambucetti.

El directivo agregó que el 60% de las empresas contrató personal para el e-commerce y el 35% destinó un depósito -o salió a buscar uno- para las compras online. De todos modos, encontrar talentos se presenta hoy como una limitante, remarcó el presidente de la cámara. El negocio creció más rápido que los recursos, por lo que se están transformando perfiles comerciales, operativos y de marketing con ese foco. “Pero cuando buscás trabajadores de sistemas o especialistas en marketing digital, no hay y a los que hay, a las empresas les cuesta atraerlos”, explicó el directivo.

Si bien, excepto los del Hot Sale, no tiene aún números de 2022 -hacen el informe a mitad de año-, Sambucetti destacó que nota un crecimiento relacionado con la oferta. Por ejemplo, en el rubro cosmética y belleza, “hay muchas farmacias que comenzaron a vender online”. También el sector de alimentos, que sigue consolidándose.

Según dijo el presidente de la CACE, “ahora están ingresando los supermercados mayoristas y las marcas de consumo masivo en forma directa están explorando el e-commerce”.

Desde Mercado Libre coincidieron en destacar que la pandemia aceleró la digitalización entre 3 y 5 años y se mostraron “convencidos de que la pandemia fue un cambio de paradigma en muchos sentidos, pero todo ese potencial que se manifestó en el desarrollo de las pyme a través del comercio electrónico continúa creciendo en 2022″.

Según los números de la empresa, en 2020 unas 175.000 empresas se sumaron al marketplace a nivel regional, y Mercado Libre fue la principal fuente de ingresos de más de 1 millón de familias en la región. Además, el 84% de las pyme de Latinoamérica logró expandirse por fuera de sus ciudades gracias al comercio electrónico, sumando nuevos clientes y aumentando el nivel de ventas.

En 2021, el e-commerce continuó creciendo y cerró el año con 9 millones de vendedores y 67 millones de compradores activos. Se registraron 32 compras y 507 visitas por segundo. A su vez, el primer trimestre de 2022 terminó con 11 millones de vendedores y 69 millones de compradores activos en la plataforma, y se registraron 34 compras por segundo y 2,8 millones de productos enviados por día. En total, se vendieron 266,7 millones de artículos, lo que representa un crecimiento del 20,1 por ciento.

En el caso de la Argentina, son 85.000 pyme las que venden a través de la plataforma -representan el 10% del total de pequeñas empresas retail del país- y 263.000 familias tienen a Mercado Libre como principal fuente de ingresos, según la empresa. Se venden localmente 13 millones de productos mensuales. En el caso del Hot Sale, las categorías de mayor crecimiento respecto del evento de 2021, son Belleza y Cuidado Personal (24%); Deportes y Fitness (25%) y Autopartes (31%). En cuanto a los productos más elegidos por los usuarios, aparecen: celulares y smartphones, televisores, notebooks, zapatillas y productos de belleza.

“Estamos viendo números de crecimiento como en la prepandemia, entre 20 y 30% anual en unidades. En 2021, crecimos en la Argentina 25% y haber avanzado así sobre un año, el 2020, en el cual el crecimiento fue de triple dígito, es tener un crecimiento super sano”, sostuvo el director de Marketplace de Mercado Libre Argentina, Hernán Pérez Stoisa.

La compra online no sólo se volvió atractiva a partir de la “nueva normalidad”, la vuelta a clases y el retorno a los ámbitos laborales o a formatos híbridos, ya que permite ahorrar tiempo y comprar en cualquier momento desde un dispositivo, sino también por la mayor variedad de productos, la información accesible y la mejor financiación que ofrece la venta electrónica. La inflación es hoy otro factor que hace que los consumidores puedan comparar mejor y más rápido los precios mediante el comercio electrónico que en tiendas físicas, que obliga a encarar un amplio recorrido en la calle.

De todas maneras, Pérez Stoisa no considera que la aceleración inflacionaria sea el principal impulsor del crecimiento del mercado online. “La inflación es un factor más, pero el crecimiento lo atribuiría a tendencias que se vienen dando a nivel mundial y que con la pandemia se aceleraron mucho. El aislamiento hizo que se ampliara la franja etaria en este mundo del consumo online”, explicó a este medio el directivo, al tiempo que agregó que desde Mercado Libre están “obsesionados con la experiencia de compra de los clientes” y observan permanentemente las tendencias mundiales. De hecho, recientemente lanzaron el live streaming en Brasil y en breve será extendido a los otros países de la región, incluido la Argentina.

Desafíos tecnológicos

Consultado respecto de la evolución del e-commerce tras la pandemia, Ricardo Gómez, jefe de Comercio Digital de la agencia Brandlive by Infracommerce, destacó que la pandemia generó forzosamente un marco para que las empresas que no habían iniciado su transformación digital tuvieran si o si que llevarla a cabo y, de esa forma, se sentaron las bases de un fenómeno que llegó para quedarse y expandirse. “El 2021 fue un año de continua transformación digital y el e-commerce no estuvo exento y supo capitalizar este escenario de oportunidad. Latinoamérica es el lugar del mundo donde más creció y a nivel regional el ranking lo lidera la Argentina”, precisó el consultor.

Gómez observó un crecimiento constante y la consolidación de la omnicanalidad como estrategia de negocio. Planteó la desaparición en el corto plazo de la distinción entre compras online y físicas, ya que “comprar será simplemente comprar, y eso obviamente deberá poder hacerse por Internet en un acto completo e integrado con el canal físico convertido en un ámbito que aporte la experiencia”. Live commerce, Metaverso, son parte este nuevo horizonte.

En materia de desafíos, enfatizó Ricardo Gómez, las marcas deben “asegurarles a los consumidores una experiencia de excelente hasta inolvidable, una demanda que ya está en el ADN del e-commerce, pero que enfrentará nuevos desafíos en el metaverso”. También surgen desafíos de orden tecnológico, ya que si bien todas las nuevas tecnologías que permiten llevar a cabo el denominado commerce 3.0 (blockchain, DeFI, NFTs, entre otras) están creciendo a un ritmo vertiginoso, aún se encuentran en etapas tempranas y lejos de explotar aún todo su potencial, remarcó el especialista.

“Estas tecnologías requieren gradualmente un mejor equipamiento de hardware y de conectividad (5G) lo cual podría representar una brecha digital en su velocidad de adopción o acceso. Otro punto a considerar para la masificación de universos virtuales tiene que ver con bajar el costo de acceso a dispositivos especializados para AR (realidad virtual)”, dijo a Infobae Ricardo Gómez.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar