Avión sospechoso retenido en Ezeiza: retienen el pasaporte a sus 5 tripulantes iraníes

INTERNACIONALES 11 de junio de 2022 Por Nicolás PIZZI
IJ7JH764LZE43KWT4HDCMNGMDQ

El conflicto diplomático por el avión venezolano inmovilizado en el aeropuerto de Ezeiza se trasladó esta mañana a la Justicia federal. El abogado Rafael Resnick Brenner presentó un habeas corpus ante el juzgado federal de Lomas de Zamora, a cargo de Federico Villena, para que se libere la aeronave y se devuelva los pasaportes a todos sus tripulantes.

En el avión viajaban cinco iraníes y un total de catorce venezolanos. Mientras se investigan sus antecedentes, el Gobierno decidió retenerles los pasaportes y quedaron alojados en un hotel de la zona de Ezeiza. “Tienen una estadía provisoria. En este momento pueden salir del país únicamente en un avión de línea, pero no pueden subirse al avión de Emtrasur”, explicó una fuente oficial.

 
La decisión se basó en el artículo 35 de la Ley de Migraciones que habla de una “sospecha fundada que la real intención que motiva el ingreso difiere de la manifestada al momento de obtener la visa o presentarse ante el control migratorio”.

Los cinco iraníes que viajaba en el avión, según pudo saber Infobae, son Mohammad KHOSRAVIARAGH; Gholamreza GHASEMI; Mahdi MOUSELI; Saeid VALI ZADEH; y, Abdolbaset MOHAMMADI.

Algunos de ellos, según la información de inteligencia enviada a la Argentina, tendrían vínculos con la Fuerzas Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica especializada en operaciones de inteligencia militar.

El avión, un Boeing 747-3B3(M) de la empresa Emtrasur, aterrizó el lunes en el aeropuerto de Córdoba por la neblina que había en Buenos Aires, pero luego llegó a Ezeiza, donde lo estaban esperando. Rápidamente intervino la PSA, la Aduana, Migraciones y la PFA en un operativo conjunto. “Transportaba autopartes para una empresa automotriz, se revisó la carga varias veces, pero no se encontró nada extraño y fue liberada“, dijo una alta fuente de la PSA.

El miércoles a la tarde, la aeronave intentó viajar a Uruguay para cargar combustible y de esa manera poder regresar a Venezuela, pero el gobierno de ese país decidió cerrar el espacio aéreo y le impidió la maniobra. Desde entonces, está parado en Ezeiza. YPF y Shell se niegan a venderle combustible por las alertas internacionales.

El abogado Resnick Brenner sostiene que está afectada la libertad ambulatoria de los tripulantes del avión. “No se permitió el ingreso a los tripulantes ni pasajeros, sin que hubiese ningún tipo de orden en sus contra, el caso es 100% asimilable al caso “Solari Yrigoyen Hipólito”, al que se le impidió el acceso al país, bajo los mismos pretextos, con la única diferencia, que aquel caso se dio en medio de un estado de sitio, situación en la que entiendo no nos encontramos″, dijo el abogado ante una consulta de Infobae.

Al mismo tiempo, el abogado y ex funcionario de la AFIP le pidió al juez Villena que disponga la restitución del avión y el aprovisionamiento de combustible para que pueda regresar a Venezuela. “No pesa ninguna restricción ni interdicción alguna sobre la aeronave, es más, fue varias veces inspeccionada por la Aduana y PSA sin que arrojase ningún tipo de novedad”, apuntó Resnick Brenner.

Antes de resolver el habeas corpus, el juez pedirá información a Migraciones, PSA, ANAC, y a otros organismos para conocer los antecedentes de los tripulantes.

El escándalo se filtró ayer a partir de un pedido de informes firmado por el diputado Gerardo Milman y otros legisladores de Juntos por el Cambio. En esa presentación le pidieron al Gobierno detalles sobre el avión venezolano con matrícula YV3531. “Dado el comportamiento enigmático del vuelo, la propiedad cuanto menos confusa de la aeronave y la composición de la tripulación, es que solicito a mis pares que me acompañen en el presente proyecto”, dice el proyecto en sus fundamentos.

Las repercusiones del conflicto diplomático llegaron rápidamente hasta Los Angeles, donde el presidente Alberto Fernández cerró anoche su participación en la Cumbre de las Américas. A nadie se le escapó el dato de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está de visita en Irán, un estado fundamentalista acusado de participar en los ataques terroristas a la Embajada de Israel y a la AMIA. “Alberto Fernández ha hecho un discurso firme, claro, valiente y puso todo en su lugar”, dijo Maduro en las últimas horas sobre el discurso del presidente argentino en Los Angeles.

Hasta anoche, todos los integrantes de la tripulación del avión venezolano esperaban una definición del conflicto diplomático en un hotel de la localidad de Ezeiza.

Una de la hipótesis, por estas horas, es que el viaje a Buenos Aires es parte de una maniobra más profunda. “Serían pruebas de reconocimiento de rutas”, deslizó uno de los investigadores.

Las sospechas están fundadas: la aeronave pertenecía hasta hace muy poco a la empresa iraní Mahan Air, sancionada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de los EE.UU. Por ese motivo, varias agencias internacionales vienen siguiendo hace meses el recorrido del avión. “Hace quince días estuvo en Paraguay y supuestamente llevó una carga de cigarrillos a Aruba”, apuntó un funcionario que monitoreó el operativo.

Fuente: Infobae

Te puede interesar