Causa Bolsafe: "Hacé de cuenta que trabajé 10 años para Rossini y sus cómplices", dijo una damnificada

POLICIALES 12 de junio de 2022 Por TDSF
bolsafe_valoresjpg

Débora Salica es docente y uno de los 408 rostros que le da identidad a una de las "Cuentas Comitentes" mediante la cual fue estafada por Bolsafe Valores. "Hacé de cuenta que trabajé 10 años para Rossini y sus cómplices", dijo la víctima de la millonaria estafa. Mario Rossini, el extitular de Bolsafe Valores y BV Emprendimientos, declaró este viernes en el último tramo del juicio oral y público en el que es juzgado por “administración fraudulenta” y “captación de ahorros públicos e intermediación no autorizada en el mercado bursátil, agravada por el uso de medios de difusión masiva”.

Débora dialogó con Geraldine Brezán en el programa 7 AM por AIRE donde se mostró indignada por la declaración de Rossini en el juicio donde "una vez más hizo lo que siempre le salió bien que es mentir. Trató de engañar a todos, justificó el funcionamiento de BV emprendimientos. Me genera indignación escuchar tantas mentiras", expresó la entrevistada.

 Y no es para menos. Débora es docente y durante un año y medio, mes a mes entregó sus ahorros a Bolsafe Valores. Por comentarios que se hicieron cada vez más frecuentes se enteró en su trabajo sobre la estafa y cuando llegó a Bolsafe "ya era un caos ...había gente desconcertada porque Rossini generaba mucha confianza".

 Fue otra de las tantas estafadas por la agencia con más ahorristas de la región. "Eran 250 millones en 2016 imaginate ahora pero más allá del dinero lo terrible es el perjuicio humano", expresó Débora.

 Salica siente que trabajó durante 10 años para Rossini y sus cómplices. Detrás de cada cuenta comitente hay historias de vida y "personas que murieron después de la estafa". Débora entregaba mensualmente sus ahorros de trabajo y reconoce que ahí "todo funcionaba mal" pero Rossini -con su verborragia- hacía uso y abuso de la confianza de los ahorristas. Era una organización delictiva que se dedicó a robarle a los clientes.

 Si bien, para Débora ese dinero no era de uso urgente, lo tenía como ahorro para cambiar el auto, operación que lógicamente en ese momento se truncó. "Pero para mucha gente fue de un día para otro, no tener nada. Eso es un robo", señaló.

 La damnificada está segura de que Mario Rossini actuó en complicidad con el Mercado de Valores del Litoral y con el Banco Galicia porque necesitó de personas físicas y jurídicas para llevar adelante la estafa. "Me indigna saber que estos ladrones de guantes blancos transitan las calles como nosotros. El poder les dio impunidad durante muchos años".

 Débora atravesó un problema de salud y salió adelante pero se sintió psicológicamente afectada. Cuando se descubrió la estafa, fue una de las pocas ahorristas que se puso el reclamo y los estafados "al hombro". "Todos los años fueron difíciles en un momento me tuve que alejar del tema porque me hacía mal pero siempre con sed de justicia", concluyó.

Fuente: Aire de Santa Fe

Te puede interesar