El fantasma del gasoil blue se asoma en la crisis de terror del combustible

POLÍTICA 13 de junio de 2022 Por Renata Palazzi Santisteban*
1655131994812

En medio del faltante de gasoil que se registra en la mayor parte del país y que afecta el traslado de granos, las actividades agropecuarias y hasta el reparto de garrafas, las expectativas de cara a las próximas semanas no resultan alentadoras. La diferencia de precios en los surtidores entre la Ciudad de Buenos Aires y las provincias se hace sentir. Con la escasez, además, comienza a rondar el fantasma del gasoil blue, el sobreprecio que permite conseguir el combustible.

 

De acuerdo con los últimos datos relevados por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), Córdoba se encuentra entre las 14 provincias en las que hay muy bajo o nulo suministro en las estaciones de servicio. “Estamos en situación de emergencia”, describió uno de sus asesores.

Según el informe, el 29,6% de los transportistas debió esperar más de 12 horas para cargar combustible; un 28,9%, entre 3 y 6 horas; 24,4% entre 6 y 12 horas; y 17% entre 2 y 3 horas. Para estresar aún más ese diagrama de la resignación, en la mayoría de las provincias hay un cupo menor a los 20 litros por unidad, cuando un camión necesita entre 35 y 40 litros para recorrer 100 kilómetros.

“No hay diesel no solo en Córdoba, sino a nivel nacional. Argentina consume todo lo que produce y le falta un 20%, que hay que importarlo. Ese 20% no se está importando en su totalidad. Si nos quedamos sin productos es porque las petroleras no están importando lo que el país necesita, eso produce el desabastecimiento itinerante”, dice Gabriel Bornoroni, presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República Argetina (FECAC) y de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA).

Un panorama similar ofrece Carlos Gutiérrez, asesor de Fadeeac. “Hay desabastecimiento de gasoil por falta de producción e importación. Tenemos que comprar en el mercado exterior y esas compras se retrasaron porque faltó una lectura en tiempo real de lo que estaba pasando en el mundo pospandémico, en donde hubo una dinámica de tránsito y transporte muy alta que se disparó a nivel mundial. Argentina se quedó con el nivel de compras prepandemia. A eso se suman los números récord que viene registrando la cosecha”.

La mayoría de los reclamos del sector productivo se remontan a fines del año pasado, momento en el que comenzaban a vislumbrar que 2022 llegaría con escasez de gasoil. “En diciembre de 2021 dijimos que faltaba diesel y que había que tomar medidas. Nadie lo hizo. Ahora, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, dice que tomaron nota del faltante y que se van a tomar las medidas necesarias. Lo lamentamos, porque si nos hubiesen escuchado antes no tendríamos este problema”, lanza Bornoroni.

El 1° de junio, tras una reunión de Gabinete, el ministro coordinador admitió la escasez de combustible y sostuvo que se trataba de un problema a solucionar "en los próximos días". Lo hizo, sin embargo, con palabras medidas, sin arriesgar precisiones: “está la vocación de importar más gasoil" para que la Argentina cuente con ese recurso, dijo.

“Planteamos que había escasez y el Gobierno decía que era algo aislado. A los días salieron a reconocer el problema. Les faltó visión sobre un problema que iba en camino a empeorar. Estamos esperando que las palabras de Manzur se transformen en hechos”, afirman en Fadeeac. 

 

En este contexto, Gutiérrez pone sobre la mesa dos posibles escenarios. “Si compran uno o dos buques con gasoil provenientes de Brasil, Arabia Saudita o Sudáfrica, llegan, se entregan y volvemos a la situación anterior. Funciona como un paliativo. La otra opción es hacer compras cíclicas y organizadas y, además, fortalecer la red de producción para que el país pueda alcanzar un alto nivel de autoabastecimiento". En la misma línea, el titular de Fecac cuestiona a la dirigencia política. "Se dan cuenta seis meses más tarde cuando tenemos problemas serios. De acá en adelante, las expectativas no son positivas en tanto no se importen los barcos que Argentina necesita".

 

Precios y sobreprecios
El último informe de la Fundación Colsecor revela que en mayo el gasoil fue 12% más caro en el interior ($127,19) que en la la Ciudad de Buenos Aires ($113,40). A este gap histórico, que encarece los combustibles a medida que el transportista se aleja de la Capital, se suma la aparición del gasoil blue, que implica un precio por izquierda para el expendio del diesel ante la escasez.

 

El vocero de Fadeeac asegura que la entidad recibió denuncias por sobreprecios de parte de las estaciones de servicios. “No pudimos detectarlas concretamente, pero hay entre un 5% y 10% de casos de sobreprecios en donde aumentan casi $50 el litro. Pegan papeles en el surtidor con los precios modificados y te piden que pagues en efectivo, para no blanquear la maniobra. Si no querés pagar sobreprecios, tenés que esperar", explica.

A fines de mayo, el gobernador salteño, Gustavo Sáenz, ya había alertado sobre la cuestión cuando exigió "soluciones concretas a las problemáticas referidas al faltante de combustible, al reparto equitativo de subsidios al transporte y a las tarifas". En sus redes sociales, el mandatario lanzó: "¿Hay gasoil o no hay?. Y si lo pagás más caro, ¿hay?", lanzó.

 

Bornoroni aporta otra mirada sobre este fenómeno: “No hay sobreprecios. Hay dos precios, el mayorista y el minorista. El primero es más caro que el segundo. Si vas a comprar por mayor, la petrolera lo vende más caro. No hay sobreprecios, al estacionero le llega un precio y al mayorista le llega otro más caro que al surtidor".

 

“El combustible fue víctima del corte de divisas. Todas las empresas que deben importar necesitan divisas. El Gobierno hizo una pesca por arrastre, llevándose puestos a todos los sectores. El Estado debería ser selectivo al momento de elegir a quién le corta las entradas de dólares”, finaliza Gutiérrez.

*Para Letra P

Te puede interesar