Cristina lanzó ayer su campaña 2023 con nuevos enemigos

POLÍTICA 21 de junio de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
f848x477-1237969_1295772_5152

Cristina Fernández de Kirchner no sólo reiteró su críticas al plan económico del gobierno que ella integra como vice sino que también le contestó directamente a Alberto Fernández por lo que había dicho más temprano, cuando defendió la existencia de las organizaciones sociales y volvió a decir que les dará un rol de mayor importancia institucional en el poder. Ella pidió que dejen de manejar todos los planes. 

Sentada en segunda fila, Mariel Fernández, la intendenta de Moreno, no podía creer lo que escuchaba. Ella y su exesposo, Esteban "Gringo" Castro, llegaron al poder municipal por el trabajo del Movimiento Evita, que integran desde el primer día. Cerca suyo, Fernando Espinoza, de La Matanza, no paraba de aplaudir. Él cree que Emilio Pérsico, a través de su esposa, la diputada provincial Patricia Cubría, quiere sacarlo de la intendencia. ¿Mayra Mendoza, de Quilmes, también piensa lo mismo luego del escándalo por desvío de fondos de las cooperativas?... Suceptibilidades que atraviesan el espacio.

Sin embargo, para algunos memoriosos, la mirada de la vicepresidenta sobre los planes difiere totalmente con lo que Néstor Kirchner tenía como idea política de tener a todos contenidos dentro de su esquema político.

Cuando todavía no había arrancado la mañana, en una emblemática esquina del conurbano, un importante dirigente de La Cámpora de la primera sección electoral se lamentaba que la vicepresidenta pusiera a los movimientos sociales en el bando de los enemigos. "Nosotros lo puteamos, pero Eduardo Duhalde fue un presidente de la hostia. Los puso a todos adentro. Nosotros también tenemos que volver a hacer lo mismo", indicaba. 

"Y después Néstor incorporó a los movimientos sociales, a todos. Los puso en el Ministerio de Desarrollo Social y les dijo 'hagan lo que deban hacer'. Entonces empezamos a trabajar en los mejores años del país. La vice no. Parece que quiere quedar ella sola, vos la conoces. Vas a ver hoy. Va a abrazar y pegar, abrazar y pegar", alertaba con varias horas antes del discurso de ayer. 

El domingo, el diario La Nación había publicado la intención de los gobernadores de impulsar un proyecto de ley para sacarle el manejo a las organizaciones sociales porque en sus territorios se terminan transformando un polo de poder que los incomoda y, además, no tienen ningún tipo de control sobre sus inscripciones. Lo mismo solicitan, desde hace años, fundamentalmente durante la gestión de Mauricio Macri, los intendentes. 

"Es parte de las tensiones de siempre pero veo que hay mucha operación",dijo Leo Grosso, el diputado nacional del Movimiento Evita. Durante la mañana, el presidente Alberto Fernández también había anunciado empoderar aún más a estas organizaciones a través de un organismo especial para todos los planes sociales, en paralelo a Desarrollo Social. 

Claramente, la vice le contestó a Fernández, sin nombrarlo, en dos segmentos de su discurso. El primero fue cuando criticó las palabras presidenciales sobre que todo tiempo pasado no fue mejor y la acusó de tener un diagnóstico permanentemente pesimista. La segunda frase fue, efectivamente, cuando habló de las organizaciones sociales. Ella las quiere eliminar de la faz gubernamental. Él, empoderarlas. 

El diputado nacional del Frente de Todos, Juan Carlos Alderete, referente de la Corriente Clasista y Combativa, dijo que "los dichos de la presidenta, expresados en un acto de la CTA "son una pena. Ella cree que los planes son utilizados para oprimir a los compañeros y compañeras".

"Durante el gobierno de Néstor y el de ella misma construímos 1200 viviendas en todo el país. Realizamos millones de obras públicas en todo el país. Es cierto que hay que reconvertir los planes en empleo, pero para eso el Estado debe recuperar las palancas claves de la Economía como la Hidrovía, tener la potestad absoluta del comercio exterior, constituir soberanía con las empresas de energía, comunicación y transporte. Sin esos elementos no puede cambiarse la matriz productiva", le dijo Alderete a MDZ. 

A través de su cuenta de Twitter, Juan Grabois también criticó no sólo a la vice, sino que puso en tela de juicio la calidad de buena parte de la dirigencia que la aplaudió en Avellaneda. "La economía popular no es la tercerización de facultades que antes ejercía maravillosamente el Estado sino la creación heroica de los excluidos donde el Estado solo llega en patrullero y el Mercado con descarte".

"Garcas hay en todos lados. Hoy había un par, ¿no?" se preguntó Grabois al tiempo que confirmó su deseo de continuar en "unidad y debate". 

Fuente: MDZ

Te puede interesar