Malestar en el Gobierno y en los movimientos sociales oficialistas por los dichos de Cristina Kirchner

POLÍTICA 22 de junio de 2022 Por Andrés Klipphan*
LDZHRIXMBJC27EBCWULSPMQPTU

Los dichos de la Vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, sobre los piqueteros y los movimientos sociales alineados con el Frente de Todo generó una rápida reacción entre los principales dirigentes y una respuesta contundente desde el ministerio de Desarrollo Social, que conduce Juan Zabaleta, a cargo del control de los planes a los que la ex jefa de Estado se refirió ayer durante el discurso que cerró el plenario de la CTA en el partido bonaerense de Avellaneda.

“Con sus expresiones Cristina se suma a la estigmatización que sufren los sectores más excluidos que sobreviven como se puede y que se organizan comunitariamente”, expresó Daniel Menéndez, el referente nacional de Somos Barrios de Pie y Subsecretario de Promoción de la Economía Social y Desarrollo Local, en diálogo con Infobae.

Desde la cartera del intendente en uso de licencia de Hurlingham la respuesta tampoco tardó en llegar. Enviaron a este medio una lista de actividades y hechos que, para los funcionarios que colaboran con Zabaleta, desmienten las palabras de la Presidenta Provisional del Senado que puso en dudas las trasparencia y el control de los programas sociales como por ejemplo el Potenciar Trabajo.

“Los piqueteros en la República Argentina son hijos de las políticas neoliberales de los años 90. No nacieron con ningún gobierno populista. Fueron producto de los altos índices de desocupación y de la falta de oportunidades. El Estado nacional debe recuperar el control, la auditoría y la aplicación de las políticas sociales, que no pueden seguir tercerizadas”, dijo Cristina Kirchner bajo la mirada y los acalorados aplausos del diputado nacional y secretario general de la CTA, Hugo Yasky.

En diálogo con Infobae, además de Menéndez otros dirigentes sociales alineados con la Casa Rosada cuestionaron las palabras de CFK, entre ellos Juan Grabois, el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos, y el más cercano a la dos veces Presidenta y a su hijo y líder de la agrupación política La Cámpora, Máximo Kirchner, y Dina Sánchez, integrante de la Mesa Directiva de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) -que contiene a la mayoría de los movimientos vinculados al Frente de Todos- y referente nacional del Frente Darío Santillán.

Entre los invitados al acto de la CTA estaba sentada en primera fila la intendenta del partido bonaerense de Moreno, Mariel Fernández, dirigente del Movimiento Evita y pareja de Esteban “Gringo” Castro, el secretario General de la poderosa UTEP.

Desde la Unidad Piquetera también se expresaron con frases contundentes ante Infobae, entre ellos destacan Eduardo Belliboni, el referente del Polo Obrero; y Silvia Saravia, la Coordinadora Nacional de Barrios de Pie.

En el duro discurso de la senadora, en el que le aconsejó al gobierno de Alberto Fernández -y que ella integra- “recuperar el control, la auditoría y la aplicación de las políticas sociales” y que “no pueden seguir tercerizadas”. Lo hizo al hablar de los planes sociales que desde la Secretaría de Economía Social conduce Emilio Pérsico, el líder del Movimiento Evita que, desde su cargo, maneja un presupuesto de 2.273.996.938 pesos; casi la mitad de lo que tiene asignado el Ministerio a cargo de Zabaleta, que es de 584.680.260.281 pesos. Razón suficiente para convertir al ex dirigente Montonero en el hombre dentro de los movimientos sociales más poderoso e influyente. A él apunto La ex mandataria.

“El Estado debe tener el monopolio (de las políticas sociales) así como el Estado tiene el monopolio de la fuerza ¿o se le ocurre a alguien que podemos tercerizar la Policía? No”, destacó la ex presidenta y agregó: “El Estado debe recuperar ese rol y transparentar frente a la opinión pública todo esto. A mí no me gusta que me quieran convencer que eso es peronismo. Eso no es peronismo, el peronismo es laburo, trabajo. El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé el alta y la baja (…) Que el Estado recupere en nombre de los que nos dieron vida de Perón y de Evita… Si Evita los viera, mamita… Imaginando y leyendo todo lo que hizo Evita, ¡mamita!”, completó la Vicepresidenta.

Transparencia y control sobre el programa Potenciar Trabajo, así se denomina el trabajo con el que desde el ministerio de Desarrollo Social salieron a desmentir a Cristina Fernández sobre la falta de control en uno de los principales programas sociales de la cartera de Zabaleta que tiene asignado un presupuesto de 243.126.690.730 pesos y que es destinado a 1.271.215 titulares activos. Ese dinero es administrado por Pérsico desde su secretaría.

El 29 de diciembre del año pasado, recuerdan desde la cartera de Zabaleta: “Se habilitó la posibilidad de quienes tienen Potenciar Trabajo puedan solicitar el cambio de Unidad de Gestión. Al 1 de junio se realizaron 176.678 solicitudes y 7.000 de ellas manifiestan situaciones irregulares como algún tipo de amenaza, la exigencia de un bono o cuota en función de aporte a la organización, o presión para asistir a marchas o movilizaciones”.

El 17 de febrero de 2022: “El ministro Zabaleta ratificó lo que había definido a principios de mes y que motivó una movilización de Unidad Piquetera: ‘No va a haber más altas de planes sociales, tampoco va a haber ajuste. Al pedido de más alta de planes estamos respondiendo con la posibilidad de aportar materiales y herramientas para generar trabajo. Está claro que vamos a estar en donde cada argentino necesite la asistencia del Estado Nacional’”.

El 30 de marzo pasado dicen en la cartera de Zabaleta: “La Unidad Piquetera realizó un acampe en la puerta de Desarrollo Social para reclamar la apertura de los planes sociales. La respuesta fue, una vez más, herramientas y maquinarias para fortalecer las cooperativas de trabajo”.

Los funcionarios también recordaron que el 11 de abril el funcionario de Alberto Fernández recibió por sexta vez en 8 meses de gestión a la Unidad Piquetera y reiteró que “no habría nuevos cupos para Potenciar Trabajo y ofreció fortalecer el financiamiento a cooperativas de trabajo, que es parte de la política de transformar planes en empleo genuino, que se puso en marcha ni bien inició la gestión, en agosto del año pasado”.

Como respuesta, el 17 de junio los piqueteros realizaron una nueva movilización al Ministerio de Desarrollo Social para reclamar más planes sociales y frustró una reunión que tenía prevista con Zabaleta, quien reiteró que con la calle cortada no participa de reuniones con los manifestantes”.

La disputa política por los planes

Emilio Pérsico, el principal destinatario junto a Zabaleta de Cristina de Kirchner prefirió no opinar sobre sus palabras al ser consultado por Infobae. El funcionario y uno de los principales dirigentes del Evita junto a Fernando “Chino” Navarro, también funcionario del gobierno de Fernández, es muy cauto al momento de realizar declaraciones. El Evita, junto al entonces intendente Zabaleta y el de San Martín y actual ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis apoyaron, en 2017, la candidatura a senador nacional por la provincia de Buenos Aires de Florencio Randazzo. Los votos que obtuvo en esa confrontación posibilitaron el triunfo de Esteban Bullrich (Cambiemos) sobre la ex mandataria que terminó en segundo lugar. El jefe de campaña del ex ministro de Trasporte de Cristina de Kirchner era el actual Presidente, Alberto Fernández.

La estrecha relación de Pérsico y el Jefe de Estado nació en 2017 y se profundizó con el tiempo, tanto es así que el Movimiento Evita, y Somos Barrios de Pie -que se integró al Evita- es una de las organizaciones que mayor capacidad de movilización tiene y que ejerce un rol clave en el armado político que sostiene al presidente Alberto Fernández, sobre todo en provincias como Buenos Aires. Allí compiten, por ejemplo, con La Cámpora, la estructura política de Máximo Kirchner que impulsa, junto a intendente y gobernadores, que el gobierno le quite el manejo de los planes sociales a las organizaciones contenidas en el ministerio de Zabaleta y pase a los alcaldes y mandatarios provinciales.

“CFK nos estigmatizó”

Quien sí dialogó con Infobae fue Daniel Menéndez. Desde su doble posición de funcionario de Fernández y referente de Somos Barrios de Pie dijo: “Con sus expresiones Cristina se suma a la estigmatización que sufren los sectores más excluidos que sobreviven como se puede y que se organizan comunitariamente”.

El subsecretario de Estado también opinó: “Me parece que no es bueno que sean sujetos de estigmatizaciones y de planteos que los estigmatizan por ser excluidos y por no tener ingresos para sostener a sus familias. Eso es responsabilidad del conjunto de la clase política”.

Menéndez también recordó que las críticas de CFK llegaron a días que se cumplan los 20 años de los asesinatos de los dirigentes sociales Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

“Desde esa época los movimientos populares venimos construyendo trabajo y realizando políticas comunitarias”, afirma el dirigente y le recuerda a la Vicepresidenta: “Los movimientos sociales somos parte de la solución, no del problema”.

Juan Grabois, al ser consultado por este medio, se remitió al mensaje que subió a sus redes sociales: “La economía popular no es tercerización de facultades que antes ejercía maravillosamente el Estado sino creación heroica de los excluidos dónde el Estado solo llega en patrullero y el Mercado con descarte. Garcas hay en todos lados. Hoy había un par, ¿no? Unidad y debate. Me va”. En este caso, la crítica a Cristina de Kirchner llegó desde uno de los dirigentes sociales más cercanos.

Dina Sánchez, la referente feminista que lidera el Frente Darío Santillán e integrante de la UTEP fue especialmente dura contra la ex Jefa de Estado: “Cristina es una referencia fundamental para nuestro pueblo. Por eso nos da bronca, pero fundamentalmente nos llena de tristeza sus palabras sobre los mal llamados planes sociales. La sensación es que no se entiende o se desprecia el trabajo de la economía popular. Hay compañeras que en pandemia trabajaron el triple: para hacer barbijos, en el cuidado de los adultos mayores, para alimentar a sus vecinos”, le dijo a este medio y abundó: “Ojalá Cristina pudiera conocer ese enorme laburo, sin derechos, que se sostiene en los rincones más olvidados incluso por el Estado y en donde sólo te salva la organización comunitaria. El piquete es una herramienta de lucha que surgió como forma de protestar ante las consecuencias de las políticas neoliberales” y se preguntó: “¿Hay abusos o irregularidades (con los planes sociales? Seremos los primeros en rechazarlas y condenarlas. En cualquier sindicato empresa y organismo público se pueden dar abusos. Y es fundamental investigarlo, pero eso no puede implicar el desprecio hacia los trabajadores y trabajadoras más humildes que tiene la Patria. La economía popular es trabajo y pone en el centro el cuidado y no la ganancia”.

“Ataca a los que luchamos contra el ajuste de su Gobierno”

Desde la Unidad Piquetera las voces críticas no tardaron en llegar. Silvia Saravia del disidente Barrios de Pie opinó que: “Las mujeres somos protagonistas y dirigentas en las organizaciones que estamos en las calles, enfrentando el modelo de pobreza y precarización laboral de este Gobierno. Hace 12 años, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmaba que el Programa Argentina Trabaja venía a paliar la falta de creación de empleo desde el sector privado. Un reconocimiento del fracaso de su gestión en la creación de trabajo genuino” y le recordó a la ex mandataria que: “Le dio las Unidades de Gestión a los intendentes y gobernadores, oficialistas, por supuesto. El resultado fue mayor precarización del trabajo municipal y el manejo clientelar de sus punteros, lo que denunciamos en las calles con acampes y movilizaciones”.

Antes, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter, Saravia había expresado: “Las mujeres somos protagonistas y dirigentas en las organizaciones que estamos en las calles, enfrentando el modelo de pobreza y precarización laboral de tu gobierno @CFKArgentina”.

Eduardo Belliboni, desde el Polo Obrero le dijo a Infobae: “Cristina busca dos cosas: primero sellar la alianza con gobernadores, intendentes y sus punteros y darle los planes para que los hagan trabajar para la campaña y de paso los precaricen en los municipios; y segundo, atacar a los que estamos luchando contra el ajuste de su Gobierno. ¿Ahora ve el problema de los planes?”.

Como el funcionario Daniel Menéndez, el piquetero Belliboni también recordó en su red social: “A 20 años del asesinato de Maxi y Darío, @CFKArgentina muy cerca de donde cayeron, por responsabilidad política de varios funcionarios de su Gobierno, la vicepresidenta, se sumó a la campaña antipiquetera, mientras pacta con los punteros repodridos de los intendentes”, dijo y citó a varios medios de comunicación y acusó a Cristina Kirchner y a La Cámpora de pararse en la misma vereda: “Sin Grietas. Todos contra los que luchamos contra el ajuste. Dime con quién te juntas y te diré que intereses defiendes”.

Como se aprecia, la Vicepresidenta de la Nación recibió críticas de su propio espacio y de los dirigentes sociales opositores. Desde el escenario y el espacio que le ofreció la CTA de Hugo Yasky, la ex diputada no solo cuestionó el manejo de los planes sociales por parte de Fernández, Zabaleta y Pérsico, también y apuntó contra el Banco Central, la AFIP y el Ministerio de Producción. “Ganar las elecciones para no cambiar nada, mejor quedarse en la casa”, disparó de cara a las presidenciales de 2023 a sabiendas que su ex jefe de Gabinete busca la reelección.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar