Martín Menem, el legislador libertario sobrino del ex presidente: “Milei es quien mejor representa las ideas de mi tío”

POLÍTICA 20 de julio de 2022 Por Robertino Sánchez Flecha*
NTW7KBH7JNBUDCK6YZS6UTTW3U

Martín Menem tiene un apellido que en Argentina es sinónimo de política. Su papá, Eduardo, fue senador nacional por más de 20 años. Y su tío, Carlos Saúl, gobernó dos veces La Rioja y fue presidente de la Nación durante 10 años. Martín creció en una familia signada por la actualidad del país. Sin embargo, ha pasado casi toda su vida dedicada al sector privado, como emprendedor.

Recién a los 46 años, en 2021 lo entusiasmaron para ser legislador de su provincia y decidió dar el salto a la política de la mano de La Libertad Avanza, el espacio de Javier Milei. Hoy divide sus días entre su actividad privada y lo político. Es el armador del economista libertario en La Rioja y su nombre suena como candidato a gobernador.

Ferviente defensor de la presidencia de su tío, Martín Menem cuenta que se acercó a Javier Milei porque es “el político que mejor representa las ideas del menemismo”. En esta entrevista en los estudios de Infobae, el legislador riojano pide “dolarizar la economía”, exige “bajar el tono de la interna” libertaria y asevera que “sin Milei, ningún espacio puede llegar a la presidencia en 2023″.

-Conocemos mucho sobre tu apellido pero no tanto acerca de vos. ¿Quién es Martín Menem?

-Soy una persona que privilegia el esfuerzo, el sacrificio y el estudio por sobre el disfrute. Siempre me caractericé por poner énfasis en el trabajo. Soy emprendedor de toda la vida. A los seis años ya le vendía revistas en la puerta de casa a mi mamá -se ríe-. Después estudié abogacía, me recibí joven y hasta fui ayudante de cátedra.

-Y como emprendedor, ¿a qué te has dedicado?

-Me dediqué al rubro de la suplementación deportiva. Empecé importando una marca de productos de Estados Unidos vinculada a las vitaminas y los minerales. Y desde el 2008 empecé a probar con las barras de proteína y noté que había futuro ahí. Hoy hacemos productos en cinco presentaciones distintas y estamos exportando.

-En ese relato autobiográfico no está la política. Imagino que durante tu infancia y adolescencia, en tu casa se hablaba mucho del tema. ¿Qué te quedó de eso?

-Viví a la política de muy cerca. Pero siempre me pareció muy lento el sistema público, por la burocracia. Es algo que padecí como emprendedor. Veía que el Estado era poco ágil. Por eso, creo que el principal obstáculo para una economía es un Estado grande que no permite el crecimiento y el desarrollo del ser humano.

-Tu tío fue presidente de la Nación y tu papá, senador nacional durante más de 10 años. ¿Cómo era eso para vos durante la adolescencia? ¿En la escuela te decían algo tus amigos?

-Sí, es una carga un poco pesada ir a la escuela y saber que tu tío es presidente y tu papá preside el Senado. Por los viajes cortos que hacía Menem, mi viejo estuvo a cargo de la presidencia muchas veces. Yo leía los títulos en los diarios y hablaban del tipo que a la noche venía a dormir a mi casa.

-¿Qué te motivó a dar el salto a la política con Javier Milei?

-Siempre tuve el bichito de dar el salto y apoyar a alguna estructura política que apunte a la libertad. Y con Milei, porque me siento representado por las ideas que él expresa y por la reivindicación que hace de Menem. Y pienso que Menem nunca hubiera votado sistemas empobrecedores como el kirchnerismo.

-¿Milei es hoy el político más menemista de Argentina?

-Milei es quien mejor representa las ideas de Menem.

-¿Qué pensás sobre las críticas que se hacen a algunas políticas del menemismo y de la política en los ‘90?

-Ha habido una demonización. Obviamente que hubo errores en los ‘90, eso no lo vamos a negar. Pero considero que fue el último intervalo lúcido de la Argentina. Fue una etapa donde uno podía planificar y pensar en algún tipo de inversión. En cambio, en un país con un 100% de inflación como hoy eso es muy difícil.

-Estás muy activo trabajando en tu provincia como legislador, en el espacio libertario. ¿Te gustaría ser gobernador de La Rioja? ¿Vas a ser candidato?

- La Rioja vive en una isla con una pobreza evidente producto de la pésima administración de Ricardo Quintela. Hay una pobreza estructural de ideas. La verdad es que no sé lo que va a pasar el año que viene. Voy a estar donde me toque para que La Libertad Avanza crezca. Si me toca como gobernador, estaré. Y si tengo que dar un paso al costado, también lo haré. Estoy para sumar.

¿Cómo vivís la interna que atraviesa La Libertad Avanza? ¿Y cómo maneja Milei esas tensiones?

-Lo vivo con naturalidad. Yo vengo de familia política y conozco lo que pasa en este tipo de internas. Me acuerdo de la interna entre Menem y Cafiero, que fue muy tensa. Hoy tenés una pelea entre el presidente y la vicepresidenta que nos está haciendo vivir algo lamentable. Y JxC que es una bolsa de gatos. Entonces, creo que es normal y me preocuparía si no hubiera interna porque creo que es parte de un proceso. Esto es como el camión de melones que se acomodan andando.

-Carlos Maslatón desafió a Milei a competir en una PASO. ¿Qué pensás de esa posibilidad?

-Es muy pronto para hablar de PASO. Hay problemas muchísimo más importantes. Tenemos 50% de pobreza. Es poco serio hablar de internas en este momento.

-Maslatón señaló que la incursión de Carlos Kikuchi como armador del espacio, y su relación con Karina Milei, están perjudicando a La Libertad Avanza. ¿Qué pensás sobre ese punto?

-Es un espacio en crecimiento y esas son opiniones de quienes están a favor o en contra de un armado político. Hay que bajar el tono de la interna. Es lógico y conducente que haya internas, pero hoy Argentina atraviesa un momento gravísimo como para detenernos en eso. Todos queremos una economía que crezca, que baje la pobreza, que suba el nivel de empleo y el poder adquisitivo. Va mucho más por ahí que por la interna.

-Milei habla todo el tiempo de bajar el gasto público. Desde que asumió en el Ministerio de Economía, la flamante ministra Batakis aludió mucho a la importancia del equilibrio fiscal. ¿Cómo lograr eso y articularlo para que sea socialmente factible?

-El Estado tiene que hacer el ajuste y lo tiene que pagar la política. Hay que cortar la obra pública y pasarla a un sistema privado. Milei habla de reformas de tres generaciones. Lo primero es bajar el gasto público y los impuestos; luego la flexibilización laboral para que haya más gente que entre en la economía formal; y por último la reforma monetaria.

-¿Qué pensás sobre las primeras medidas de Batakis?

-No creo que haya ningún cambio. El problema no es el ministro de Economía, es el modelo de esta política que quiere Cristina Kirchner. Insisten con algo que ya fracasó en el mundo y quieren hacer que con lo mismo obtengamos resultados distintos. Hay que ir a tres impuestos básicos, hacer todo más simple y sacar tanta burocracia del medio para que Argentina tenga una oportunidad.

-En ese esquema, ¿cómo haces para bajar la inflación?

-Cuando hacés una reforma monetaria, tenés entre 18 y 24 meses con inflación a la baja y después vas a cero. Hay que quitarle al Estado la posibilidad de emitir su propia moneda.

-Milei propone un sistema de tipo de cambio y moneda libre, que no es exactamente lo mismo que la dolarización. ¿Vos consideras que hay que dolarizar la economía?

-Absolutamente, sí. Hoy te metés un billete al bolsillo y a los 15 días vale menos. No queda otra que la libertad de moneda y los argentinos ya eligieron el dólar. Todavía hay una sarta de economistas y políticos que dicen que con un poco de inflación se puede crecer. Hay que transformar el sistema bancario, salir del esquema de encajes fraccionarios y pasar a uno de Banca Simons.

-En las últimas semanas, Milei protagonizó una serie de declaraciones controvertidas. Por ejemplo, la venta de órganos. ¿Estás de acuerdo con ese punto?

-Creo que a Milei lo sacan de contexto con ese tema. Es una posición totalmente filosófica de Javier. Creo que los problemas son otros. Argentina atraviesa cuestiones mucho más importantes y ponen el foco ahí porque les preocupa el crecimiento de Milei. Hoy sin el apoyo de Milei no llega ningún espacio político a la Presidencia. Por eso arman operetas truchas que no tienen sentido.

-En línea con la política de seguridad, otra expresión de Milei que desató polémica fue lo que dijo sobre la libre portación y venta de armas. ¿Qué pensás sobre eso?

-Yo tengo otra postura sobre ese tema. Creo que como está regulado hoy, está bien. Se podría flexibilizar un poco en cuanto a los requisitos, como no tener antecedentes penales y conocimiento técnico para manejar un arma. Eso es básicamente lo que existe. Pero tampoco hay que martirizar a la persona que tiene un arma.

-Sos una persona que señala la importancia de los consensos en la política y has destacado a Menem como alguien que lograba eso. En ese sentido, ¿qué pensás, por ejemplo, de la relación que tienen Milei con Mauricio Macri?

-Está bien que Milei hable con todo el arco político. Es fundamental que el conductor de un espacio tenga conocimiento sobre qué es lo que está pensando cada actor del sistema político de Argentina.

-¿Y considerás que Milei tiene que juntarse con Macri?

-Veo mejor que los que se quieran sumar al espacio nuestro, se sumen. Quienes quieran sumarse, bienvenidos. No me gustaría que haya alianzas con fines meramente electorales. Tiene que haber coincidencias ideológicas. A partir de ahí, bienvenida una alianza con quien sea.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar