Mercados descartan una espiralización extrema de la crisis

ECONOMÍA 21 de julio de 2022 Por Carlos Lamiral*
finanzas-mercadosjpg

A pesar de que las recientes medidas anunciadas por las autoridades económicas parecieron haber despejado algunas dudas respecto de algún evento inesperado con la deuda en pesos, la desconfianza de los operadores en el exterior persiste. Los analistas e inversores en las principales plazas financieras quieren saber qué pasa con la Argentina, acostumbrados ya a tener “sorpresas”.

En el mercado se trabaja con potenciales escenarios de crisis, pero se descarta un estallido hiperinflacionario o medidas extremas al estilo de lo que se conoce como “plan Bonex”, es decir, una “limpieza” del pasivo del Banco Central mediante una entrega de bonos a largo plazo a los ahorristas como ocurrió en diciembre de 1989.

La crisis se analizó en un encuentro virtual organizado por Adcap Grupo Financiero, del que participaron el economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana, y el exsecretario de Finanzas y director de la consultora Quantum, Daniel Marx, coordinados por Javier Timerman, socio de Adcap.

“El gobierno todavía tiene lugar; la situación no es como a finales de los 80. Pero lo que tendría que hacer el Gobierno es enviar una clara señal de que está dispuesto a hacer lo que hay que hacer en el frente fiscal”, explicó Artana al hablar sobre el tema del gasto.

El economista de FIEL sostuvo que “probablemente esta situación no termine en una hiperinflación, aunque la inflación seguirá muy alta hacia fin de año e incluso el año que viene”. En otro aspecto, Artana rechazó la posibilidad de que el gobierno vuelva a aplicar la misma solución que usó en 1989 el entonces ministro de Economía, Erman González, para eliminar el déficit cuasifiscal del Banco Central.

En aquellos años la gente depositaba ahorros a plazo fijo de hasta una semana. El BCRA le tomaba esos fondos a los bancos pero como las tasas que se pagaban eran positivas, la masa de dinero se hizo insostenible.

El gobierno hizo un canje compulsivo de certificados de plazo fijo por Bonos Externos (Bonex) en dólares con vencimiento en 1999. “No hay riesgo de ir a un plan Bonex porque la deuda del Banco Central no está indexada”, explicó Artana. De hecho, las tasas que pagan las Letras de Liquidez (Leliqs) están muy por debajo de la inflación.

Por otro lado, Artana se refirió a la política de Miguel Pesce consistente en defender el valor de los títulos en pesos con los cuales se financia el déficit del Gobierno. Dijo que “muchos bancos centrales de países desarrollados han estado comprando deuda, pero no están quebrados”. “Acá no hay mucho margen de maniobra, y se está incrementando el riesgo. Pueden proveer liquidez, sí, pero no están solucionando el problema”, advirtió.

Por su lado, Daniel Marx se refirió la los efectos de la renuncia de Martín Guzmán como titular de Economía al señalar que “las políticas no cambiaron demasiado” con la llegada de Silvina Batakis. “Argentina sigue teniendo el problema de crear confianza para crecer y atraer inversiones”, explicó.

“La reducción de la demanda monetaria es una demostración de la falta de confianza. En los últimos 12 meses, la base monetaria se incrementó un 47%, mientras que la inflación fue de alrededor del 70%”, agregó.

El director de Quantum también descartó un escenario de medidas extremas. “Los depósitos nominales son relativamente estables, incluso en términos reales”, señaló y explicó que “la deuda del Banco Central es a tasa fija, por lo que el Gobierno no necesitaría ir a un Plan Bonex”. Por otra parte dijo que “técnicamente, la deuda argentina en moneda extranjera casi no tiene vencimientos hasta 2025 y paga muy bajos cupones, por lo que pensar en una reestructuración no tiene sentido”. Y agregó que “con la deuda doméstica es casi lo mismo”.

* Para www.ambito.com

Te puede interesar