Tras la disparada del blue, se aceleró la salida de depósitos en dólares: cuál es ahora el temor de los bancos

ECONOMÍA 23 de julio de 2022 Por Claudio Zlotnik*
500094

Primero por la renuncia de Martín Guzmán y ahora por la disparada en las cotizaciones de los dólares financieros, la salida de depósitos en dólares desde los bancos volvió a encenderse.

De acuerdo a estimaciones en bancos líderes del sistema financiero, los inversores se llevaron este jueves unos u$s160 millones de depósitos en cuentas a la vista. El miércoles habrían sido unos u$s80 millones.

La salida de depósitos se inició el fin de semana después de la renuncia de Guzmán. Hasta el lunes 18 -último dato oficial disponible- se habían ido de los bancos u$s449 millones desde principios de mes.

A ese monto habría que añadirle lo sucedido entre miércoles y jueves: supuestamente alrededor de u$s240 millones adicionales, según informaron a iProfesional desde bancos líderes.

Ninguna entidad tuvo inconvenientes para reintegrar los billetes verdes a los ahorristas ya que las sucursales están bien abastecidas de dólares para hacer frente a cualquier eventualidad. Los financistas saben que en estos casos se trata de pequeños inversores que se asustan con la volatilidad cambiaria y desconocen que los bancos tienen absoluta capacidad para devolver todos los depósitos que les pidan. 

En total, en los bancos hay depósitos por u$s15.136 millones (al lunes 18), de parte de empresas y pequeños ahorristas. Durante el primer semestre del año, los depósitos en dólares rondaron los u$s15.600 millones. El pico fue al comienzo, con u$s15.694 millones.

Financistas, atentos a la crisis del dólar

Desde los bancos monitorean la evolución de la crisis cambiaria. Los depósitos en dólares son un termómetro. Otro, la demanda de dólares ahorro, cuya cotización ya quedó más de $100 por debajo del blue y del contado con liqui.

 La posibilidad de hacer un "rulo" que permita ganar nada menos que $22.000 ($110 x u$s200) de un solo movimiento potenció las compras de dólar a través de los home banking, de parte de ahorristas que tienen el cupo mensual habilitado.

En los bancos hay preocupación máxima ante la extensión de la crisis, que se profundizó a partir de la renuncia de Guzmán y la pelea política entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández. La última vez que hubo una ola de retiros de depósitos en dólares fue a finales de 2021, cuando distintas "fake news" provocaron temor entre los ahorristas.

Suba de tasas y el temor de los bancos

Para los financistas, el Banco Central debería adelantarse a una profundización de la crisis. Básicamente, la mayoría está a favor de que la autoridad monetaria suba la tasa de interés de referencia, con el objetivo de que los plazos fijos recuperen rentabilidad frente a la trepada del dólar blue y la aceleración inflacionaria.

Hoy en día, los plazos fijos rinden un 4,4% mensual. Por debajo de la inflación, que para este mes se proyecta en por lo menos el 7%.

El temor de los banqueros es que semejante retraso, en un contexto de disparada del dólar, provoque una salida de depósitos en pesos. Algo que por ahora no existe.

De hecho, en el propio BCRA hay directores que ya mostraron a favor de un aumento de las tasas de los depósitos. Sin embargo, por ahora primó la postura de Miguel Pesce, quien prefiere que sea el Tesoro el que aumente el costo del dinero en las próximas licitaciones de bonos de la deuda.

Dólar desbocado: impacto en la economía real

Como viene publicando iProfesional, la actividad económica se está resintiendo por culpa de las turbulencias cambiarias.

El impacto negativo se desparramó por la economía real. Empresas que en las últimas horas suspendieron las ventas, o directamente incumplieron con los pedidos realizados la semana pasada. También hubo remarcaciones de precios, por fuera de las programadas.

La alarma es total. Y abarca a varios sectores de la industria: desde las empresas alimenticias -a las que sus proveedores les están entregando con aumentos de hasta 50%- hasta los corralones que venden materiales para la construcción. También hay fuertes aumentos en el rubro automotor. Todo, en un marco donde son cada vez más evidentes los faltantes y las demoras en las entregas.

Los problemas estallaron tras la renuncia de Martín Guzmán pero se agravaron durante la última semana.

Hay compañías que avisaron a sus clientes -en algunos casos fabricantes líderes de alimentos- que empezará a cotizar sus productos a un intermedio entre el dólar MEP y el dólar oficial, que administra el Banco Central. Concretamente, esa proyección -que al día de hoy significaría una cotización en torno a los $200 por dólar- fue acercada por empresas que venden insumos químicos para la industria alimenticia. Ese escenario hace temer lo peor: que la inflación se agrave el mes que viene, después de un mes de julio donde se espera un índice de precios superior al 7%.

La alarma es compartida desde el Banco Central, donde los datos de alta frecuencia de la primera quincena del mes dan cuenta de esa misma dinámica.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar