MindHub: la “startup” que forma en tecnología y promete empleo en tres meses

TECNOLOGÍA 23 de julio de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
7ETENGAZSNDPDOYFCSCIVWTKHE
Emprendedoras. Alejandra Ripa, Vanessa Taiah y Patricia Martucci, las tres socias fundadoras de la startup Mindhub. (Gentilez Mindhub)

Por año, en Argentina se crean alrededor de 14 mil nuevos puestos de trabajo para el sector de la tecnología de la información (IT), pero apenas se cubre la mitad. Básicamente, la formación tradicional no da abasto para cubrir la demanda laboral.

La otra cara de la moneda: el salario medio de un trabajador de la industria del software se ubica en el promedio de los más altos de la actividad privada del país. Además, en este sector se puede trabajar de manera remota, incluso para otros países que pagan en dólares, y con la modalidad freelance, que permite hacer varios trabajos a la vez.

La ecuación es simple. Las necesidades tecnológicas son muchas y los talentos, escasos. En la región se necesitan cubrir 46 mil puestos de trabajo en el segmento IT. ¿Cómo se hace para revertir una situación que, si se resuelve, permite ganar y ganar? Si se forman rápidamente perfiles, la demanda laboral en uno de los sectores que mejor paga se cubre, lo que permite mejorar el futuro y la economía de los trabajadores.

TRAMPOLÍN AL EMPLEO
MindHub es un centro de capacitación intensiva en tecnología e innovación. Esta startup argentina nació en 2018 con el objeto de cubrir la brecha entre la educación y el empleo. Es una academia digital de educación en tecnología que responde a la demanda del sector formando talentos rápidamente con una metodología de aprendizaje innovadora y con alta “eficacia”, asegura.

Patricia Martucci, Alejandra Ripa y Vanessa Taiah son las fundadoras de la starup. Las tres hicieron toda su carrera en una empresa de tecnología global. Saben cuál es la necesidad del sector.

“En toda Latinoamérica hay un problema, que es la falta de talento digital. Conociendo esa problemática desde adentro y desde la industria, nos pareció que podíamos aportar mucho en formación.

Hoy, MindHub es una academia con foco en el empleo. Una empresa de educación que forma perfiles en tecnologías digitales, los llamados ‘desarrolladores’. Concretamente, brinda las herramientas que le faltan a una persona para conseguir trabajo”, explica Martucci.

La directiva también reconoce que la pandemia potenció este problema. Hay mucha demanda de trabajo relacionado con la tecnología, y las carreras tradicionales no dan abasto en formar la cantidad de talento que se requiere en el mercado. “Ahí irrumpimos con una metodología de aprendizaje que es integrar la educación con el empleo en tecnología”, agrega.

“BOOTCAMPS”: POR QUÉ PERMITE CONSEGUIR TRABAJO RÁPIDO
MindHub capacita a sus alumnos bajo el formato bootcamps. Literalmente significa “campo de entrenamiento” y es un concepto que inventaron los norteamericanos, que ya vislumbraban la falta de talento digital y que las carreras tradicionales no llegan a cubrir esa demanda a tiempo. Se basa en la filosofía de las escuelas militares y es intensivo.

 
Este modelo educativo une formación y trabajo, algo así como un trabajo escuela. Los alumnos no tienen clases tradicionales, sino que asisten a una jornada de trabajo de ocho horas diarias durante cuatro meses.

En los bootcamps se aprende a través de un formato inversivo que simula un ambiente laboral. Los alumnos adquieren el conocimiento desde el hacer, siempre acompañados por mentores exclusivos que juegan el rol de líder de proyectos.

 
“El alumno sale formado como un desarrollador junior y puede conseguir trabajo en cualquier empresa del mercado, en tecnología, en un banco, en una startup o en una fintech. La calidad de la formación que le damos los habilita para entrar a cualquier empresa”, cuenta Martucci.

Los programas (enseñan dos tipos de tecnología) están basados en la educación invertida. En una plataforma, los alumnos encuentran retos, que no son más que los productos que harían en su vida laboral, y tienen mentores que los ayudan en cada etapa. Lo más importante es que desarrollan habilidades técnicas y blandas.

UN TALENTO PARA CADA TRABAJO
El perfil que forman en MindHub es exclusivamente tecnológico. Respecto del mercado, trabajan en dos frentes: capacitando para las empresas, por ejemplo cuando toman un nuevo recurso o para migrar recursos a otras tecnologías, y para el mercado individuos, en el que capacitan de 0 a 100. Los estudiantes hacen una prueba gratuita del método para tomar los cursos, que tienen costos referenciados en el dólar oficial.

Un punto que suma accesibilidades es que, a aquel estudiante que lo necesita, la academia le brinda un acuerdo de ingresos futuros, o sea que recién empieza a pagar la capacitación financiada cuando consigue trabajo.

“Esto permite llegar a mucha más gente. La virtualidad hace que pueda sumarse gente de cualquier ciudad o pueblo. Tenemos más alumnos de Córdoba que de Buenos Aires. Acompañamos la realidad del mercado porque ahora son las empresas grandes las que salen a buscar el talento, esté donde esté”, subraya Martucci.

Desde 2018, este centro ya formó a 2.100 alumnos. El último año creció un 300 por ciento y la proyección que tienen para 2022 es alcanzar ese mismo porcentaje.

“Lo que hacemos tiene mucha más potencialidad porque no sólo resolvemos un problema de la industria, sino que le cambiamos el futuro a la gente”, agrega la directiva.

Una vez que un alumno termina el bootcamp, MindHub mide a los tres meses el porcentaje de estudiantes que consigue trabajo. El indicador actual es del 91 por ciento. “De cada 10 egresados, nueve consiguen trabajo en un plazo de tres meses. Ese es el indicador de empleabilidad que manejamos. Incluso muchos consiguen trabajo antes, aunque deben terminar para salir bien formados”, remarca una de las fundadoras.

ALGUNAS CLAVES
Saber inglés no es una traba. La plataforma de estudio está diseñada en ese idioma, pero cualquier persona la puede usar sin conocimientos previos. No es un limitante, pero sí, una fortaleza.
La escasez de mujeres en tecnología todavía sigue siendo una problemática sin resolver. Apenas el 31 por ciento de los perfiles son femeninos.
Otra problemática en Argentina es que muchas personas creen que la tecnología es imposible para ellas.
Para trabajar en este rubro no se necesita ser un experto de las matemáticas. Tampoco es un trabajo de los llamados “duros”; de hecho se necesita aprender metodologías ágiles y blandas.
Los alumnos que egresan de MindHub son desarrolladores de software full stack. Se encargan de desarrollar las aplicaciones, por ejemplo, para pedir un auto o para comunicarse con el banco.

Fuente: La Voz del Interior, por Alejandra Boldo

Te puede interesar