¿Silvina Batakis en la cuerda floja?

POLÍTICA 24 de julio de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
bbx_351823220_nova_10255_nacional

A sólo quince días de su designación, los rumores sobre el recambio de la ministra de Economía generan un silencio ensordecedor en la conducción del Frente de Todos, a punto tal que desde la Casa Rosada bajaron una indicación muy preocupante: "Hay que aguantar a Silvina Batakis porque lo que viene es peor".

La puesta en cuestión sobre su continuidad parece estar avalada por la duda que surgió en las últimas 24 horas sobre su participación en el viaje presidencial a los Estados Unidos.
Llamativamente, cuando la presencia de la ministra estaba en duda, el gobierno invitó nuevamente a Sergio Massa a formar parte de la comitiva. Si bien por ahora se apuesta a que Batakis siga en su cargo, todo dependerá del éxito de los anuncios realizados este jueves, en un intento desesperado para conseguir divisas.

En el paquete de medidas destinadas a robustecer las reservas y frenar la corrida del dólar se destaca la creación de un dólar turista receptivo para facilitar la liquidación de divisas de turistas extranjeros.

“La medida que adoptará el BCRA permitirá la venta de moneda extranjera en entidades autorizadas a operar en el mercado de cambio con la presentación de la documentación identificatoria utilizada para el ingreso al país", señala la comunicación oficial.

También la ministra de Economía Silvina Batakis decidió flexibilizar algunos pagos de importaciones de insumos y bienes que el sector privado reclamaba como prioritarios para continuar su producción.

El presidente, como siempre, sólo mira su trasero, por lo que no hará esfuerzo alguno para sostener a Batakis, tal como ya les sucedió a Martín Guzmán, Matías Kulfas, Marcela Losardo, y varios otros ministros y funcionarios. Sólo se recomienda no salir a atacar, ya que si se va a dos semanas de asumir el escenario económico y financiero volaría por los aires.

Este jueves el dólar trepó hasta los 338 pesos, alcanzando un nuevo récord histórico, lo que multiplica las presiones sobre la ministra de Economía, que no tiene espalda ni respaldo para tratar de controlar la corrida.

El gesto de los gobernadores de desconocer su convocatoria el pasado lunes, sólo asistieron 5, fue una señal terminante de la soledad en la que se maneja Batakis. Los movimientos sociales la tienen en la mira, y la CGT, aunque afirme que se trata de un acto de apoyo al gobierno, ya fijó fecha para una movilización en el mes de agosto.

En la mesa chica de la ministra no tienen en claro si finalmente acompañará a Alberto Fernández en su viaje a los Estados Unidos de la semana próxima, donde se especulaba con una posible reunión entre Batakis y Kristalina Georgieva.

Pero la corrida financiera y los daños colaterales que provoca la dejan sin aire para abandonar el país. Además, si no consigue contener la crisis, para la directora jefa del FMI no constituye una interlocutora en la que valga perder el tiempo. Pero si, en cambio, se extremaron las gestiones para que Sergio Massa vuelva a formar parte de la comitiva. Toda una definición de prioridades.

Los anuncios iniciales de Batakis le pusieron a la mayor parte del Frente de Todos en su contra, sobre todo entre sus bases sociales. Pero ni siquiera con esto consiguió la aprobación de la City, que no le asigna la envergadura suficiente para hacerse cargo de la economía argentina.

El único punto a su favor es que, hasta ahora, Cristina Kirchner no está hablando en su contra, como lo hacía contra Martín Guzmán, pero nadie se anima a pronosticar hasta cuándo. ¿El punto en contra? El ensordecedor silencio de la vicepresidenta, que a nadie tranquiliza.

Más allá de la bajada de línea para sostener a Batakis, el “albertismo” tiene en claro que una ministra sin piné y que viene a imponer un programa recesivo, que además pretende quitarle herramientas de política económica a gobernadores, intendentes y referentes sociales a un año de las elecciones, difícilmente podrá mantenerse en su cargo sin provocar males mayores.

En medio de todo esto, Juan Grabois prometiendo sangre en las calles, y la CGT, los gobernadores y los movimientos sociales tomando distancia del gabinete económico, el gobierno lanzó en off una propuesta de acuerdo con la oposición sobre políticas económicas.

No hubo acercamientos oficiales, pero todos los principales referentes de Juntos por el Cambio lo desestimaron. Sólo aceptarían si Alberto rompe con Cristina Kirchner, con los movimientos sociales –sobre todo con Grabois y con el Evita-, y les permite intervenir el gabinete económico. En caso de acceder, el Frente de Todos estallaría, y la endeble gobernabilidad existente volaría literalmente por los aires.

Las horas de Batakis en el Ministerio de Economía parecen estar contadas. ¿Conseguirá revertir su frágil situación a partir de las nuevas decisiones anunciadas?

Fuente: Agencia Nova

Te puede interesar