Arranca la era de Massa y el mercado tiene su veredicto para el dólar: ¿durará la tregua cambiaria?

ECONOMÍA 31 de julio de 2022 Por Mirta Fernández*
538845

El dólar blue y los financieros -contado con liquidación (CCL) y MEP- profundizaron este viernes la baja y continuó el rebote de los bonos soberanos por la expectativa optimista que generó la designación de Sergio Massa como ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura.

El blue se desplomó $18 para finalizar en $296, mientras que los financieros terminaron debajo de los $300 en el cierre de un mes muy vertiginoso en el que el dólar informal tocó un pico de $350 y el CCL llegó a marcar un récord de $340, tras la incertidumbre que causó la renuncia de Martín Guzmán a Economía en medio de la crisis financiera.

Los analistas atribuyeron, en gran medida, la caída de todos los dólares paralelos a la significativa suba de tasas dispuesta este jueves por el Banco Central, que se sumó al aumento de tasas que convalidó el Tesoro en la última licitación de deuda.

Pero también plantean que, para que continúe esta tregua cambiaria, es necesario que Massa anuncie un plan que contemple un contundente ajuste fiscal con aval político dentro de la coalición gobernante para anclar expectativas. Caso contrario, resurgirán las presiones. 

Algunos también sostienen que para bajar la brecha cambiaria y para que el Banco Central pueda acumular reservas es inevitable una corrección del tipo de cambio. La gran incógnita es, si se decide ese camino, cómo se hará: si a través de un desdoblamiento cambiario, una mayor aceleración del crawling peg o con un salto discreto del tipo de cambio oficial. Esto sería similar a lo ocurrido en enero de 2014 bajo la gestión de Juan Carlos Fábrega en el BCRA, aunque los economistas advierten que esta última opción podría ser muy riesgosa en el actual escenario inflacionario si no hay un plan creíble.

Otros expertos opinan que el Gobierno hará lo imposible por no devaluar, por lo cual vislumbran que podría apretar más el cepo y aplicar mayores controles de cambio.

Dólares paralelos: ¿pueden seguir bajando?

A la espera de los anuncios de medidas que realizará Massa el próximo miércoles, el CCL cedió a $288,70 y en los últimos 30 días avanzó 10,3%. En tanto, el MEP (Mercado Electrónico de Pagos) cayó hasta los $276,60 y en julio sumó 11,5%.

El analista financiero Gustavo Ber indicó a iProfesional que "podría extenderse la retracción de los dólares financieros en la medida que las primeras medidas de Massa apunten en la dirección de corregir los desequilibrios y cuenten con un amplio y sostenible respaldo de la coalición de gobierno, a raíz de los costos políticos asociados". Y evaluó: "Deberían focalizarse en el frente fiscal, monetario y cambiario. En dicho sentido, la fuerte suba de tasas resulta una señal positiva", aseguró.

Por su parte, el economista Federico Glustein señaló que a principios de la semana entrante los dólares libres pueden "seguir bajando" por el impacto de "la suba de tasas en plazos fijos y pases, y las expectativas que genera todo cambio de gabinete". Y enfatizó que "habrá que aguardar el calibre de las medidas que se anuncien el miércoles para saber si este escenario continuará o volverán a reactivarse las cotizaciones".

En ese aspecto, Glustein remarcó que "el nuevo ministro de economía viene con una mochila pesada a cuestas: una inflación de julio que sería de 8%, con posibilidades de continuar alto en agosto, ventas del BCRA por u$s 100 millones diarios por energía y pérdida continua de reservas, sumado a la bomba de bonos CER que hace emitir cada vez más y el consumo que cayó por segundo mes consecutivo". Por ende, Glustein consideró que hay factores por los cuales " la baja puede detenerse y volver a encender las alzas" de los dólares.

A su vez, el analista financiero Franco Tealdi alegó que "los fundamentales de la economía no cambiaron, por lo cual verlos por debajo de los $300 puede ser posible de corto plazo". Y proyectó que "en el mediano y largo plazo, hasta que no se solucionen los problemas de fondo de la economía argentina (gasto público descontrolado, altísimos impuestos, endeudamiento brutal), la tendencia sigue siendo hacia arriba".

Asimismo, los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) subrayaron que los mercados le dieron a Massa "un voto de confianza" pero "es poco probable que veamos un rebote sostenido de bonos y una reducción significativa de la brecha sin medidas fiscales concretas". Y agregaron que "la expectativa está particularmente sobre la dinámica cambiaria que a pesar de la desaceleración de los dólares financieros sigue siendo inconsistente".

Escasez de Reservas: ¿se viene una devaluación o desdoblamiento?

Ante la dificultad que tiene el Banco Central para acumular reservas, algunos economistas creen que es "inevitable" una corrección en el tipo de cambio oficial para engrosarlas. Y es que el BCRA terminó julio con un saldo neto vendedor de u$s1.275 millones, y en lo que va del año acumula compras por apenas u$s600 millones, lo que contrasta con el monto de u$s7.300 millones comprados en los primeros siete meses de 2021.

Emiliano Anselmi, analista de PPI, indicó que "es el peor julio desde que hay registro (2003). Según estiman en PPI las reservas netas rondan los u$s2.337 millones".

Frente a este panorama, Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, auguró: "Con los dólares que tienen, no llegan a buen puerto. Sí o sí tienen que conseguir dólares, y necesitan bajar la brecha, parte lo consigue con la tasa, la otra pata tiene que ser devaluación, porque si no, seguís con el mismo esquema perverso donde se dificulta el intercambio comercial porque los exportadores no liquidan y los importadores te quieren sacar todos los dólares".

En este contexto, Menescaldi razonó: "El Gobierno no quiere devaluar. Otra opción es un desdoblamiento del tipo de cambio, el tema es si con eso alcanza, porque siempre se termina desdibujando y unificados". Y agregó: "Tiene que devaluar con un programa detrás, algo ordenado y planeado. Hoy por hoy, no lo vemos, por lo cual puede ser que desdoblen".

Con igual óptica, Fernando Baer, de Quantum Finanzas, juzgó que "margen para evitar devaluación no hay". Y sostuvo: "La suba de la tasa de interés puede hacer que los dólares libres no se disparen si tocas el tipo de cambio oficial. Pero no hay margen para evitar acelerar o corregir el dólar oficial. Una opción inicial podría ser desdoblar, pero la administración es costosa y las filtraciones no se podrían evitar. Tal vez en una primera etapa, pero por un tiempo breve".

En sintonía, un informe de Aurum Valores planteó que "para que estos incrementos de tasas tengan el efecto deseado (menos suba de dólares libres, acumulación de reservas y ajuste de brechas) se requeriría un salto discreto del tipo de cambio. Esa es la primera pregunta que debe responder Massa como ministro: ¿lo va a propiciar? Con una economía totalmente desanclada, un ajuste del tipo de cambio exigirá mucha pericia para evitar una espiralización (inflacionaria). No hacerlo va a ser leído como un mero cambio de nombres".

Asimismo, Martín Vauthier, economista de Anker, aseveró que "él éxito de cualquier programa económico que se anuncie se va a medir por si logra que el BCRA vuelva a acumular reservas". Según su visión, "para acumular reservas, tienen que bajar la brecha y creo que la pata más importante es la fiscal, un plan que incluya medidas concretas que apunten a reducir el déficit que hoy se encamina a arriba del 2,5% del PBI que es la meta con el FMI para revertir expectativas. Cualquier medida cambiaria o monetaria es importante que se tome en un contexto de anclaje de expectativas dado que la inercia inflacionaria es alta".

Devaluación: qué riesgos implica una suba abrupta del dólar

Glustein alertó que "la devaluación que requiere el mercado sería muy costosa, por un lado, por los bonos dollar linked emitidos y los futuros vendidos en julio que alcanzarían los u$s 8000 millones". El economista aseveró se "trasladaría directamente a precios y la inflación superaría fuertemente el 100% anual, y comenzaría un camino de mayores complicaciones". Por esa razón, ve más probable "un desdoblamiento con un cepo más duro, por ejemplo a quienes pidieron el subsidio para la energía".

Con la misma mirada, Ber dijo que no cree "que se apunte a un salto discreto en el dólar a corto plazo, ya que no tendría beneficios en un contexto de elevada inflación sin que previamente mejore la confianza de los agentes económicos". A su criterio, se buscará "continuar reduciendo la brecha a través de acelerado el crawling-peg y mejorar expectativas - a través de incentivos - para seguir desinflando los dólares financieros, y así reactivar un mayor apetito hacia las colocaciones en moneda local".

Asimismo, Pedro Siaba Serrate, estratega de PPI, opinó que "todo lo que ha hecho el gobierno fue para evitar un salto del tipo de cambio con lo cual es probable que sigan apretando el cepo y por el lado de controles de cambio". El analista advirtió que un salto discreto del tipo de cambio oficial similar al ocurrido en enero de 2014 "es extremadamente peligroso" en el actual escenario inflacionario. En ese sentido, recordó que "después de ese salto de 2014, en los primeros seis meses ya se había traspasado un 76% de la devaluación a precios, y en 12 meses casi el 100%. Entonces, se perdió muy rápido la competitividad ganada, y eso fue con una inflación mucho menor a la de ahora y con más reservas"

Por su parte, la consultora FMyA evaluó que el "plan Massa" ilusiona al mercado de que habrá mayor ortodoxia, racionalidad y pragmatismo, y resaltó que "todavía falta saber si este cambio incluye una devaluación del dólar oficial, o se siga formalizando un mayor desdoblamiento cambiario". Y vaticinó: Los beneficios de una devaluación son aumentar las liquidaciones del agro, frenar la sangría de dólar turista y normalizar un poco el mercado cambiario. Pero los costos hoy son bien altos: devaluar con un piso de inflación del 7% y pobreza del 42%, puede hacer naufragar rápidamente este el ‘Plan llegar (a las PASO 2023’)".

Y es la consultora alertó que "sin plan hoy una devaluación tiene más costos que beneficios, en enero de 2014 la brecha cambiaria era 37%, la inflación corría a 26% anual". En FMyA también consideran que "el costo de la potencial emisión del dólar futuro vendido de u$s8.000 millones nos parece una limitante para devaluar, la alternativa de desdoblamiento luce hoy como más probable".

Al respecto, especulan que "puede aparecer otra versión del dólar soja", otra formalización de un "dólar comercial y financiero" o una formalización del "dólar turista".

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar