La angustia de una de las víctimas de la megaestafa Bolsafe Valores

POLICIALES 13 de agosto de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
SM-Bolsafe-Valores-010921

La causa por la megaestafa de Bolsafe Valores cerró su primer capítulo este jueves, cuando el contador Mario Rossini fue condenado a 15 años de prisión y una multa multimillonaria por haber estafado y defraudado a 459 ahorristas. Tras la sentencia, una de las víctimas de la maniobra, Débora Salic, visitó los estudios de AIRE y contó el calvario que vive hace más de 10 años. Consideró que la pena impuesta a Rossini es insuficiente y cuestionó duramente al fiscal federal Martín Suárez Faisal por haber pedido la absolución de las empleadas de Bolsafe: "Ellas eran partícipes necesarias en toda esta maniobra", denunció.

Salic destacó y agradeció "el trabajo impecable" de los abogados querellantes, Enrique Müller, Carlos Reyna y Leandro Corti, quienes "con pruebas contundentes y argumentos jurídicos han demostrado la responsabilidad de todos y cada uno de los imputados", aunque lamentó que el fiscal Martín Suárez Faisal "se haya dedicado a defender a las imputadas", haciendo referencia a las seis empleadas de la firma que se dedicaban a atender y asesorar a los ahorristas. "Ellas sabían perfectamente lo que sucedía dentro de la empresa. Eran mandatarias, contadoras y tenían acceso al sistema de Bolsafe Valores. Cuando preguntábamos por qué los resúmenes de cuenta que nos enviaba la Caja de Valores desde Buenos Aires daba cero, ellas nos decían que era porque nuestros títulos estaban en alquiler, cuando sabían que no era así, que la estafa ya estaba en marcha", denunció la entrevistada.

 Los abogados de la querella habían pedido que las empleadas sean condenadas a cuatro años de prisión, y este jueves tras la lectura del fallo, anticiparon que apelarán la absolución de las mismas.

 
Salic recordó que tanto Bolsafe Valores como Mario Rossini tenían en ese momento amplia presencia en los medios de comunicación, tanto locales como nacionales. "Bolsafe se valió total y absolutamente del abuso de confianza que generó de esta manera. A él le hacían entrevistas para hablar de política económica nacional e internacional, se presentaba como el gurú de las finanzas. Lo entrevistaban por cualquier tema relacionado con la economía. ¿Quién iba a desconfiar de la estrategia de negocios que proponía?", explicó respecto a la época en la que Rossini captó a sus víctimas.

 "La verdad que el fallo nos conforma a medias: por un lado, con la sentencia quedó demostrada la estafa: quedó claro que hubo delito. Pero estamos convencidos que las empleadas también fueron partícipes necesarias de esta maniobra delictiva y eso fue totalmente demostrado por nuestros abogados querellantes, tanto en los alegatos como en la réplica. Ellas sabían perfectamente lo que estaba pasando, y por eso ellas y sus familiares siguieron invirtiendo en Capital Market, que era una empresa con la que Bolsafe trabajaba en Buenos Aires, y por eso ninguna nunca realizó alquiler de títulos, porque sabían que al poner en alquiler los títulos perdíamos las tenencias: o sea, ni ellas lo hacían como operatoria propia, sin embargo nos asesoraban a nosotros y nos decían que lo hagamos. Eso demuestra la connivencia", aseguró la damnificada.

"Cuento mi historia porque creo que refleja lo que le pasó a cada víctima, y quiero decir que las víctimas no son 459. El mismo Rossini cuando fue a declarar dijo que eran cerca de 13.000 ahorristas. Cada cuenta comitente representa una historia de vida: nosotros no somos números, somos personas con historias de vida. En mi caso personal, tenía ahorros provenientes de mi trabajo como docente. Ya en el 2001 me habían quedado los ahorros atrapados por el corralito. Por eso no confiaba en las entidades bancarias, y al ver tanta publicidad en los medios sobre las inversiones bursátiles, teniendo en cuenta lo que ya me había sucedido en el 2001, decidí depositar en Bolsafe", explicó Salic.

"Me entrevisté con Rossini un par de veces. Con todo te deslumbraba, tenía una manera de cautivar. Al tiempo empecé a llevar mis ahorros y ahora, mirando hacia atrás, veo que ahí ya comenzaron las cuestiones irregulares. Por ejemplo, cada comitente no podía llevar más de 1.000 pesos por operación, en efectivo. Nosotros desconocíamos totalmente que había irregularidades pero ellas -las empleadas- lo sabían. Eran mandatarias, contadoras, y nos recibían el dinero y nos daban documentación que resultaron siendo depósitos provisorios", reclamó.

 La entrevistada dijo que hubo momentos en los que sintió que fue su inexperiencia financiera la que la llevó a ser víctima de la megaestafa, pero que después conoció entre los damnificados a contadores y otros profesionales: "Lo que nos pasó no fue por desconocimiento, sino porque la empresa estuvo muy bien orquestada por Rossini: él se dedicó durante 20 años a estafar gente. Lisa y llanamente nos robó", insistió.

 
Además, Salic advirtió que el perjuicio que causó Bolsafe no fue sólo económico: "Hay gente que se ha visto muy perjudicada en su salud física, mental y espiritual. Y ni hablar de las personas que murieron durante el proceso. En mi caso, yo pude seguir trabajando y viviendo de mi sueldo docente, pero hubo gente que vivía de la renta que le daba el alquiler de los títulos o de los dividendos que obtenían por las inversiones. Entonces, al encontrarse de un momento a otro encontrarse con que no tenían absolutamente nada en sus cuentas, no pudieron soportarlo. O tuvieron problemas de salud gravísimos y no tuvieron con qué pagar los tratamientos", lamentó.

 Por último, la entrevistada dijo que la investigación aún no termina: "Hay posibilidades de que esto se siga ahondando porque la cifra es multimillonaria y recién ahora en Buenos Aires después de 10 años ayer le dieron difusión al asunto, y yo creo que el Banco Galicia tuvo mucho que ver en eso, en poner un freno total para que a nivel nacional no se hable de la megaestafa de Bolsafe Valores", cerró.

Fuente: Aire de Santa Fe

Te puede interesar