Expertos alertan que el Gobierno necesita "recolectar" u$s25.000 millones para ordenar la economía

ECONOMÍA 16 de agosto de 2022 Por Mariano Jaimovich*
540371

En un escenario en el que la inflación mostró el mes pasado el nivel más alto de los últimos 20 años, diversos economistas están alertando que la situación puede tornarse más compleja aun por la falta de dólares en las reservas del Banco Central, y por el consecuente salto que puede haber en el precio del tipo de cambio.

Entre ellos se encuentra la consultora LCG, fundada por Martín Lousteau, que advierte en su último informe que la pérdida de reservas y la elevada brecha cambiaria son "claras señales de que el tipo de cambio se encuentra en un nivel bajo", y que faltarían unos u$s25.000 millones para que las reservas tengan un nivel estable.

Al respecto, los economistas acotan que "no hablamos de un gran atraso, pero no es suficiente para sostener una cuenta corriente superavitaria y menos para acumular reservas, tal como exige el acuerdo con el FMI".

Y acotan que lo que "más acucia actualmente es la falta de divisas. Ya no sólo la tendencia, sino el nivel y las perspectivas".

En ello citan que el Banco Central tuvo que salir a comunicar que está utilizando el swap con China, debido a que las reservas líquidas están en niveles negativos.

"No hay mayor detalle al respecto, pero, al menos, sirve para responder ante las preguntas acerca de si están utilizando el respaldo de los depósitos en dólares", opinan desde LCG.

Dólar, devaluación y reservas

La lupa de estos analistas está focalizada en la política monetaria respecto a la cantidad de dólares que posee el BCRA y al precio que en la actualidad tiene la moneda estadounidense en el segmento oficial.

"El diagnóstico del equipo económico es curioso, parece que prefiere acumular reservas para luego devaluar. La lógica indica que los pasos son los inversos, se deprecia el peso para, justamente, acumular divisas. Claro que devaluar en un contexto inflacionario como el actual traerá mayor pobreza, pero siempre en economía las cosas se analizan en términos de las alternativas posibles", detallan desde LCG.

En este sentido, sostienen que la alternativa a no devaluar es seguir frenando pagos al exterior y diferir la decisión de depreciar el peso hacia el futuro. Por ende, consideran que mientras más se demore la corrección cambiaria, "más costos tendrá".

"Por otro lado, se suele mencionar que devaluar, sin un plan detrás, es en vano. No necesariamente. Este equipo económico no tiene como objetivo instalar un programa de crecimiento económico, sino un plan de supervivencia para llegar a fines de 2023 con la menor sensación de inestabilidad", alertan desde esta consultora.

En esta misma tónica, respecto a las señales del nuevo Gabinete económico, consideran que parece estar mostrando "mayor independencia de las presiones que recibía Martín Guzmán desde la Vicepresidencia de la Nación. Sin embargo, no puede sortear las restricciones que impone una economía que tiene fundamentos débiles, que son variados y están interconectados".

Suba de tasas y otras medidas

En cuanto a las últimas medidas tomadas por el Gobierno, como la suba de tasas de interés y el anuncio de que habrá un compromiso fiscal, desde LCG sostienen que "van en la dirección correcta para lograr reducir esa inestabilidad, pero en el frente cambiario no hay avances".

Desde ese tema, mencionan que el adelanto de las exportaciones anunciado "aún no logra efectivizarse".

"El relato que comenzó en que hay u$s20.000 millones que, en lugar de estar en el Banco Central están en silobolsas, es inverosímil. No hay demora en la venta de granos por ese monto, apenas uno puede pensar que esos comportamientos significan, como máximo, unos u$s3.000 millones", grafican los analistas de esta consultora.

En esta línea se cita que el economista internacional Dani Rodrik estimó un nivel mínimo de reservas con las que debe funcionar un país para no tener problemas de liquidez. Ese valor era el equivalente a 4 meses de importaciones, es decir, citan que faltarían unos u$s25.000 millones para que la economía pueda funcionar "sin problemas".

"Es un nivel muy superior a los u$s3.000 millones que puede aportar efectivamente el agro y la pesca", subrayan desde LCG.

En conclusión, estos expertos consideran que las miradas están puestas en el Banco Central: "No está teniendo ni una política anti inflacionaria clara, ni de promoción deliberada de la actividad, ni una política cambiaria acorde a la coyuntura. Es en ese frente es donde, justamente, menos reflejos se muestran".

Y finalizan: "La semana en la cual se conoce el aumento de expectativas de inflación futura y la inflación del mes anterior, suben las tasas de interés. Un acto reflejo que es insuficiente para pasar los próximos dos trimestres. En septiembre, con la revisión de las metas de junio y con la meta del tercer trimestre a punto de cerrar, el FMI exigirá avances en el frente cambiario y será difícil encontrar excusas para no tomar medidas".

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar