Para el secretario de Agricultura, el “dólar soja” no fue “una herramienta efectiva porque hubo muy poca liquidación”

ECONOMÍA 25 de agosto de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
GYBTLUHGYJAMNH3EDW3SBAEGL4

Sin mayores avances en las negociaciones entre el Gobierno y la Mesa de Enlace, una de las entidades del campo reclamó una nueva política fiscal y cambiaria. Se trata de Coninagro, que organizó en la sede de la UCA de Puerto Madero la quinta edición de su Congreso Internacional, con el eje del debate puesto en la producción de alimentos. El evento contó con la presencia de funcionarios nacionales y de representantes de la oposición.

Durante la inauguración del evento, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, señaló: “Este es el momento para implementar políticas productivas. No podemos seguir produciendo con medidas aisladas. Necesitamos un cambio de timón urgente, ya que la política tomada hasta ahora, intervencionista y estatista, no dio resultados. Hay que adoptar una política de cambio que genere mayor producción y empleo y que, en especial, cambie el régimen fiscal. Además, el sistema cambiario para nada ha podido reflejar las necesidades productivas del país, ni a nivel de exportaciones e importaciones. Necesitamos un sistema cambiario único”.

Además, reclamó al ministro de Economía Sergio Massa que “haga lo que tenga que hacer, pero ponga firmeza y avancemos. El país necesita producir alimentos y generar empleo. Le enviamos al ministro una propuesta con 5 puntos, que son la base de propuestas que también le dimos hace 5 años a otro ministro que estaba sentado en Agricultura. Pasa el tiempo y la situación es la misma”. Hay que recordar que el plan que la entidad envió al titular del Palacio de Hacienda consiste en la puesta en marcha de un Plan de estabilización, una política cambiaria competitiva, políticas de Estado que promuevan las pymes, el asociativismo y el emprendedurismo, política de desarrollo energético y un Programa federal estratégico del sector agroindustrial.

En relación al pedido de cambios en la política fiscal, el presidente de Coninagro sostuvo que “el actual régimen está haciendo un daño enorme en las economías regionales. No estamos de acuerdo con las retenciones porque no han cambiado nada. Además, hasta qué punto vamos a llegar con este sistema cambiario. Con un sistema cambiario no competitivo no se mejora la producción. Hay que lograr la estabilidad fiscal de las cuentas públicas, no se puede dilatar más. Este es el momento de impulsar los cambios para lograr el crecimiento y el desarrollo”.

Por otro lado, el dirigente hizo referencia en su discurso a los datos de la ONU que reflejan que durante 2021 hubo 828 millones de personas que padecieron hambre, que representan el 9,8% de la población mundial, y significa un aumento de 46 millones respeto del año anterior. “Cuánto tiempo más el hombre se va a permitir que estos números sigan creciendo. Ni hablar de la situación de la pobreza en la Argentina, donde la situación es más grave aún: se desperdician 16 millones de toneladas de comida al año y 123 mil toneladas ni siquiera llegan a las góndolas”, agregó Iannizzotto.

“Nuestro humilde aporte es alentar el trabajo y seguir produciendo como tantos hombres y mujeres a lo largo del país: la yerba, el vino, la mandioca o el girasol, pero todos trabajando. Tenemos que crecer como país buscando nuevos países para exportar, con modernización e innovación, competitividad en toda la cadena de valor y de esta manera seguir posicionando el agro como motor de la economía”, concluyó.

Juan José Bahillo: “El desafío es que todos los sectores productivos crezcan”

Del acto de apertura del Congreso Internacional de Coninagro también participó el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo. El funcionario, en su discurso, sostuvo que “hay que generar consensos y construir confianza a partir del diálogo. Tenemos un gran desafío que compartimos, que es desarrollar el campo y la ruralidad. Hay una población rural muy baja y deberíamos llevarla a proporciones más altas. Y eso lleva a pensar en el desarrollo local, las inversiones y el cooperativismo es un lugar central”.

A todo esto, agregó que el desafío de su gestión “es que todos los sectores productivos crezcan y resolver las cuestiones pendientes. También debemos administrar las tensiones que se pueden generar por los incrementos en la productividad. La coyuntura no nos tiene que inmovilizar y hacer retroceder. Estoy de acuerdo con que hay que generar confianza, y eso se logra dialogando y es por eso que la contraparte nos acompañe en ese desafío que tenemos por delante”.

Hasta el momento las instancias de diálogo con la Mesa de Enlace no generó buenos resultados para el sector productivo. Uno de los temas de la agenda que está en los primeros lugares, es el famoso “dólar soja”, el instrumento del Banco Central para acelerar las ventas de soja de la última campaña. Al respecto, Bahillo dijo que la herramienta “no fue efectiva ni asertiva, porque la liquidación fue muy poca. Ahora las condiciones macro se estabilizaron y hay una previsibilidad que en julio no había, pero no estamos teniendo liquidación. Tenemos que reformular esta herramienta y estamos trabajando en ese sentido. Tenemos que crear condiciones atractivas para el sector liquide e ingresen divisas. Esa es nuestra mirada”.

En otro segmento de su discurso, el funcionario señaló que se podría “revisar los cupos” de exportación de carne vacuna e “ir administrando permanente esta situación de manera quincenal. Hay que administrar las tensiones del crecimiento de manera coyuntural, pero tenemos que seguir creciendo”. Y además hizo mención a las retenciones y si bien marcó la imposibilidad de cambiar el esquema en estos momentos, “hay que pensar cómo salir de este sistema. No va a ser en el corto, sino en el largo plazo. Hay que ir más a gravar la rentabilidad y la cuestión patrimonial. Pasar de un esquema un poco regresivo a uno más progresivo. No es fácil esto”, concluyó.

Otras disertaciones

El Congreso de Consagro también contó con la presencia de sectores de la oposición, que hicieron mención en sus disertaciones a la situación judicial de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y a la mirada de cada uno de ellos sobre el campo y la agroindustria.

Al respecto, el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta dijo que “no hay soluciones mágicas a los problemas económicos del país. La Argentina tiene una oportunidad enorme pero falta un plan de estabilización y para eso se necesita un acuerdo amplio de todos los sectores. Ahora, yo no me voy a poner de acuerdo con el kirchnerismo que frente a bajar la inflación la propuesta que tiene es controles de precios monitoreados por dirigentes o militantes de La Cámpora en los supermercados. O cuando hay que controlar los precios de la carne, cierran las exportaciones o cuando hay un problema fiscal la única idea que tienen es aumentar las retenciones”.

Además, señaló que “hay que señalar cuáles son los sectores que vamos a potenciar con una visión federal, cómo vamos a generar inversión para cada uno de esos sectores, y cómo vamos a incentivar a los productores para producir y exportar más. Siempre terminamos ahorcados con el tipo de cambio y la falta de telares, cuando la Argentina tiene un potencial de exportación con el cual podríamos duplicarlo en un período de Gobierno. Nada de esto va a funcionar si seguimos con los actuales niveles de inflación”.

Por su parte, la senadora nacional por Santa Fe por Juntos por el Cambio, Carolina Losada, se refirió a la relación actual del Gobierno y el sector agropecuario. En ese sentido, señaló que “hay cuestiones ideológicas y de resentimiento, que es todo lo contrario a lo que se necesita, cuando se busca castigar al sector productivo. Se lo observa siempre como una caja fiscal. Y en momentos donde el mundo lo que más necesita es energía y alimentos, algo en lo que nosotros nos destacamos, tenemos que apoyar a la producción y al resto de los eslabones que conforman la cadena agroindustrial del país”.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar