¿Quién es Ana María Morel, la mujer que cuida la billetera de Perotti en Seguridad?

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
1665774987630

Peronista histórica, de un perfil súper técnico y trato duro, Ana María Morel, la directora administrativa del Ministerio de Seguridad y mano derecha del ministro de Economía, Walter Agosto, cuida como perro de guardia el presupuesto que maneja la cartera más caliente en la provincia. A pesar de haber entrado a la gestión pública en ese mismo puesto clave en la segunda administración del exgobernador Jorge Obeid, la contadora logró mantener en todos estos años un perfil bajo. Sin embargo, en el último tiempo su nombre empezó a sonar por los cortocircuitos con todos los ministros de Seguridad que designó el gobernador Omar Perotti y, la semana pasada, con su ausencia en la presentación que hizo el actual ministro Rubén Rimoldi en la legislatura para mostrar los avances en la ejecución del presupuesto la puso en el centro de la escena.

El cargo de Morel como personal de carrera en la provincia es en la Sindicatura General de la Provincia. Sin embargo, figura adscripta a la Defensoría del Pueblo y allí con licencia para desempeñarse como funcionaria de gobierno. Su antecedente en un cargo tan específico se remonta a 2003, tiempos de la segunda gobernación de Jorge Obeid. En aquel momento, Morel fue la directora administrativa del ministerio de Seguridad cuando el jefe de esa área era Roberto Rosúa y coincidió su gestión con la de Agosto como ministro de Hacienda y Finanzas. Allí se forjó un lazo de confianza que con la gestión de Perotti la ubico en la primera línea otra vez. En la Casa Gris cuentan que una de las condiciones de Agosto a Perotti para asumir el control de Economía fue poder designar tropa propia en las direcciones administrativas de todos los ministerios para poder controlar todo tipo de compras, licitaciones y usos del presupuesto de cada área.

 

Un funcionario de la era de Rosúa también recuerda cruces con ella: “En esa época  el tema era la construcción de las cárceles de Piñero, en Rosario y Las Flores en Santa Fe, la compra de patrulleros y de armas, compramos todas pistolas 9 milímetros. Para avanzar con esas compras había que remar mucho, uno quería gastar y ella pisaba el freno. El éxito de la gestión de un secretario de administración se mide por la cercanía al 100% de ejecución que logra. La cifra que está dando vueltas ahora, del 10% en Seguridad, es muy baja para esta altura del año. Hay que ver si pueden remontarlo”, cierra.  

 

Quienes la defienden dicen que Morel conoce al dedillo la ley 12.510 de Administración, Eficiencia y Control del Estado y que es muy prolija al momento de autorizar las compras. En la vereda de enfrente, sin embargo, la apuntan por las demoras y las trabas burocráticas. En 2019, apenas arrancó su gestión, el exministro de Seguridad Marcelo Sain pidió que la corrieran de ese lugar de asignación y autorización de gastos. Entonces, sucedió algo poco frecuente: volvió a su puesto cuando se fue Sain y asumió Jorge Lagna, pero también mantuvo con este una relación que en los pasillos de Seguridad califican como “mala”. 

 

La diferencia entre lo que Rimoldi mostró como presupuesto imputado para combatir el delito en la provincia y lo que legisladores y legisladoras leen cómo ejecutado, apenas un 10%, es enorme. Esa brecha fue la gran discusión que se dio el miércoles de la semana pasada en la Comisión Bicameral conformada especialmente para realizar un seguimiento al detalle sobre cómo se están utilizando los 3.000 millones de pesos que tiene disponible el área para enfrentar la emergencia. Se esperaba que Morel pudiera aportar mayores detalles de cómo se están utilizando los recursos. Tras ese encuentro, tanto la Cámara alta como la baja pidieron documentación respaldatoria de los gastos. Como esa documentación aún no fue aportada, el jueves pasado emplazaron por nota al ministro para que entregue el expediente con los detalles y, en la última sesión, una nueva convocatoria para Rimoldi y su equipo.

 Fuente: Letra P, sobre una nota de Gabriela ALBANESI

Te puede interesar