Los empresarios, lejos del "vaso medio lleno" de Alberto Fernández

ECONOMÍA 18 de octubre de 2022 Por Andrés Sanguinetti*
525277

El Coloquio IDEA regresó a Mar del Plata y luego de haber desarrollado sus dos anteriores ediciones de manera virtual (2020) y en el predio porteño de Costa Salguero (2021) por las restricciones ocasionadas por la pandemia del Covid-19.

En esta oportunidad, los casi 1.000 empresarios que participaron del evento intentaron enviar un mensaje "políticamente correcto" sobre la necesidad de cerrar filas detrás de objetivos comunes que permitan terminar con la grieta a través del diálogo y el consenso.

Es decir, trabajar en ejes de largo alcance y no quedarse en la incertidumbre del corto plazo que genera una nebulosa en el vínculo entre las empresas y el Estado.

Por eso buscaron debatir sobre cinco ejes identificados como esenciales para el cambio de paradigma: inserción de Argentina en el mundo; empleo; educación; finanzas públicas y reglas de juego.

Ceder para crecer

Lo hicieron incluso desde el propio lema elegido para la edición 58 del tradicional evento que fue el de "ceder para crecer", título que de todos modos generó más que una controversia entre los propios hombres de negocios que consideran que las mayores cesiones deben venir de la clase política gobernante y no del mundo corporativo.

De hecho, el ambiente del evento estuvo caracterizado por señales basadas en las "palpables" oportunidades que tiene la Argentina para terminar con la incertidumbre si es que también se terminan los desencuentros.

El respaldo y los reclamos de los empresarios

Más que nada si se profundizan medidas de gobierno como las que se orientan a asegurar los dólares necesarios para mantener la actividad económica y para controlar el gasto público, negociadas por el ministro de Economía, Sergio Massa, con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De todos modos, el respaldo a esas decisiones contrasta con los reclamos orientados a contar con reglas de juego claras y estables para invertir; bajar la inflación; reducir la pobreza y el desempleo, y generar un mejor nivel educativo, además de empujar a la Argentina hacia el mundo. Los hombres de negocios presentes en el evento parten de una mirada que contempla el "vaso medio vacío" para poner sobre la mesa de debate propuestas que permitan llenar ese recipiente.

De hecho, miembros de dos de las familias más poderosas de la Argentina como los Bulgheroni y los Pérez Companc compartieron sus vivencias sobre las razones por las cuales deciden invertir a pesar de que las señales del poder político siguen despertando preocupación y causan incertidumbre sobre lo que vendrá en materia económica.

Pero saben también que la actual gestión del Frente de Todos está llegando a su fin y coinciden en que habrá recambio presidencial porque las disputas internas entre los socios de la alianza gobernante le dejan poco margen para sostener un segundo mandato, luego del 2023.

La teoría del "vaso medio lleno"

Por eso entienden que se hace necesario plantear una agenda para discutir con la clase política y el sindicalismo que no contempla la realidad pintada por el power point que Alberto Fernández usó para respaldar su teoría del "vaso medio lleno".

Hubo poco entusiasmo por la enumeración de logros que el Jefe de Estado se auto adjudicó para pedirles que miren con optimismo a la hora de buscar fórmulas económicas de largo plazo. 

El Presidente consideró "interesante" el debate planteado en IDEA para encontrar posiciones conciliadoras que permitan más crecimiento, más producción y más trabajo. Pero no lo hizo a partir de admitir que debe modificar ciertas medidas consideradas antipáticas por el empresariado sino en base a mostrar un contexto diferente al actual.

Elocuencia de datos

Un país que, según el Presidente, vive un boom de reactivación económica y de crecimiento industrial que lleva tres años consecutivos; en el que muchos sectores muestran signos positivos, con récords de crecimiento como la construcción; la producción de gas y petróleo; la industria automotriz; las exportaciones.

También, con una fuerte y constante suba del empleo, con creación de más de 1,3 millones de nuevos puestos desde el 2020; con una tasa de inversión que consideró "histórica" y la más alta de los últimos 29 años.

"Datos elocuentes para ver que el vaso está medio lleno", les dijo Alberto Fernández a la audiencia de empresarios que escuchó atentamente su discurso pero que lo recibió con un aplauso formal y corto.

"Invierten porque vieron todas las curvas anteriores", les dijo también el Presidente a quienes durante estos tres días de debate plantearon fórmulas para dejar atrás la incertidumbre que genera el escenario actual.

Lo que viene

Del mismo modo, se animó a sostener que la inflación "es un problema" pero aseguró que "viene paulatinamente descendiendo", y anticipó que "seguirá trabajando para consolidar esa reducción para garantizar una mejor distribución del ingreso, que los salarios no se diluyan, una sociedad con mejores ingresos, más igualitaria".

El "vaso medio lleno" del Jefe de Estado lo llevó también a criticar a quienes "dejan de ver esos datos, los silencian, los callan para sembrar desesperanza". Les explicó a los empresarios que ceder que no es lo mismo que perder y les recomendó que sean "más empáticos con el otro para encontrar un punto de coincidencia".

En este punto, se adueñó de todas las medidas de gobierno que, de alguna forma, fueron apodas por el sector corporativo como el acuerdo con el FMI y los acreedores privados, la llegada de las vacunas contra el Covid-19, entre otras.

Los empresarios entendieron el discurso presidencial como un intento por recuperar el protagonismo perdido a manos del ministro Massa y de los embates de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Por eso, las propuestas que fueron debatidas en el evento serán ofrecidas al equipo del ex titular de la Cámara de Diputados como aportes del establishment para incrementar las exportaciones; mejorar el empleo y la educación; ordenar las finanzas públicas y profundizar la seguridad jurídica.

Dejar los enunciados

La voz cantante sobre esta agenda la tuvo Daniel Herrero. El ex CEO de Toyota y presidente del 58 Coloquio de IDEA fue claro al sostener que abordar los desafíos estructurales del país exige un esfuerzo colectivo, donde todos los sectores de poder deben ceder para encontrar un camino de crecimiento sostenido.

El ejecutivo defendió el trabajo realizado por los equipos técnicos de IDEA para elaborar propuestas "sólidas" desde un ángulo técnico y realizables desde una óptica política y social.

El objetivo es la de que sus iniciativas sean debatidas en el marco de un diálogo más cercano con la dirigencia política que permita que no queden en meros enunciados sino que se puedan poner en marcha para fomentar el crecimiento y la sostenibilidad del país.

Es decir, trabajar para el largo plazo, creando un acuerdo común lejano a la historia de desuniones que viene caracterizando a la Argentina de los últimos años y que le ha impedido crecer. Se comprometieron a ceder en lo que sea necesario, sobrellevando las cicatrices que dejó la grieta para construir un mejor destino, identificando y resolviendo los obstáculos y las barreras que hasta ahora impiden que la Argentina salga adelante.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar