La prórroga de impuestos se demora en el Senado y expone la debilidad numérica de Cristina Kirchner

POLÍTICA 19 de octubre de 2022 Por Pablo Sieira*
532898_landscape

El proyecto que prorroga por 5 años una serie de impuestos que vencen el 31 de diciembre está en stand by en el Senado, en buena medida debido a las dificultades que viene teniendo la bancada oficialista de reunir el quórum para abrir el recinto, algo que también le impone retrasos y condiciones a la agenda política de la presidenta de la Cámara, Cristina Kirchner.

La sesión para votar esta iniciativa que ya tiene aprobación de la Cámara de Diputados y espera ser convertida en ley se demoró dos semanas más de lo que preveía el oficialismo. El motivo principal fue que el problema de salud que sorprendió al jefe del bloque Frente de Todos, José Mayans.

El formoseño sufrió un problema intestinal por el cual debió ser internado de urgencia en su provincia y posteriormente trasladado a la Ciudad de Buenos Aires. A su alrededor hay un fuerte hermetismo desde el episodio por razones ajenas a la política y las pocas versiones que trascienden indican que su recuperación evoluciona bien, según supo iProfesional.

La ausencia de Mayans resulta sensible para el bloque oficialista que cuenta con 35 senadores y necesita de aliados para alcanzar las 37 presencias con las que se abre una sesión, cuando no tiene acuerdo con los 33 de Juntos por el Cambio sobre el temario de cada debate.

Una fuente del bloque oficialista señaló a este medio que tampoco está prevista una sesión para esta semana, aunque no descartó que haya un sondeo sobre la oposición para ver si exista la posibilidad de abrir el recinto luego de 15 días. "Por ahora está difícil", agregaron en otro despacho de la Cámara alta.

La debilidad numérica de Cristina Kirchner en el Senado

La situación demora el tratamiento de la prórroga de impuestos y al mismo tiempo expone las dificultades que desde hace varias semanas enfrenta Cristina Kirchner para marcar la agenda y el ritmo de la Cámara alta.

El caso de Mayans es el más reciente de una seguidilla de bajas por enfermedad que complicaron al bloque del Frente de Todos en las últimas semanas. El misionero Maurice Closs y el chaqueño Antonio Rodas también tuvieron problemas de salud que los obligaron a faltar a debates en el recinto o de comisión.

El kirchnerismo tuvo dificultades durante varias semanas para avanzar con el proyecto de ampliación de la Corte Suprema de Justicia que impulsó la vicepresidenta para enviar un mensaje político a la Justicia, precisamente por una cuestión de número.

A la ausencia de Closs se le sumó la resistencia del puntano Adolfo Rodríguez Saá al proyecto original que llevaba la Corte a 25 miembros y el oficialismo no alcanzaba la mayoría ni siquiera con el apoyo de los extrapartidarios Alberto Weretilneck, Magdalena Solari y Clara Vega.

El kirchnerismo le concedió a Rodríguez Saá el cambio que reclamó para el proyecto (que la Corte se ampliara a 15 miembros) y esto, a su vez, generó el rechazo de la senadora María Eugenia Catalfamo, que responde al gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, enemistado con su hermano. Finalmente, el proyecto tuvo media sanción raspando, con apenas 36 votos a favor.

Cristina Kirchner tampoco pudo avanzar todavía con una serie de pliegos judiciales ni con el proyecto para reforma del mecanismo de consulta popular, que también pone la mira en la Justicia. La pérdida de bancas por la derrota en las elecciones legislativas del año pasado empezó así a complicar sus planes en una Cámara que hasta ahora controlaba con algo más de margen.

Se demora la prórroga de impuestos: por qué es un tema clave

La iniciativa plantea la extensión de la vigencia del impuesto a las Ganancias; sobre Bienes Personales; sobre créditos y débitos bancarios (más conocido como impuesto al cheque); sobre el precio final de venta de cigarrillos; los impuestos del régimen de Monotributo y de Capital de Cooperativas, además de las asignaciones específicas del IVA y del impuesto sobre los pasajes al exterior.

Todos estos tributos vencen a fin de este año y el proyecto los prorroga hasta el 31 de diciembre de 2027. Se trata de un tema clave porque representan el 32% de la recaudación según el Ministerio de Economía y, por lo tanto, su eventual "caída" implicaría un desfinanciamiento grave para el funcionamiento general del Estado.

El proyecto es fundamental para el Presupuesto 2023 que está debatiendo Diputados porque ese cálculo se basa en la recaudación de todos estos impuestos. Es por lo tanto central para la gestión de Sergio Massa tanto como para Juntos por el Cambio y su perspectiva de volver a gobernar el país a partir de diciembre del año próximo.

No obstante, entre el oficialismo y la oposición hay diferencias políticas sobre el tema que ya quedaron de manifiesto durante su debate en la Cámara de Diputados y que son las mismas que llevan al Frente de Todos en el Senado a tener asegurada la mayoría antes de convocar a una sesión.

La discusión política detrás de la prórroga de impuestos

En su paso por Diputados el oficialismo logró aprobar el proyecto para prorrogar impuestos con lo justo: 129 votos a favor, 100 en contra y 18 abstenciones. Juntos por el Cambio votó en contra y sus referentes explicaron que no se oponen a los impuestos que sostienen el financiamiento del Estado pero sí a la política tributaria del Gobierno.

En la Comisión de Presupuesto del Senado, el porteño Martín Lousteau, principal voz económica del interbloque opositor, reconoció que Juntos por el Cambio "tiene la responsabilidad de no desfinanciar al Estado" pero reclamó cambios a la iniciativa, en línea con lo que hicieron sus pares de diputados.

La modificación más importante que proponen es la rebaja del impuesto a los Bienes Personales. Esto no fue aceptado por el oficialismo en Diputados y, por el momento, también es rechazada por la bancada del Senado.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar