El dólar soja reflotó el debate sobre cuán caro o barato está el billete

ECONOMÍA 21 de octubre de 2022 Por Jorge Herrera*
dolar-ahorro-inversiones-finanzas

Anestesiados, aún bajo la dopamina del dólar soja, el mercado cambiario parece transitar por una pseudo-estabilidad donde el dólar blue retornó a niveles de más de $290 (había tocado $338 el 22 de julio), el Contado con Liquidación (CCL) volvió a estacionarse por sobre los $300 ($340 tocó el 27 de julio), el dólar Bolsa (MEP) por debajo de los $300, y el oficial en casi $160. Si bien el Banco Central (BCRA) vino acelerando el ritmo de devaluación en el último tiempo, todavía sigue corriendo por debajo de la tasa mensual de inflación.

En un contexto internacional donde el dólar se aprecia a nivel global alcanzando niveles no vistos en las últimas dos décadas, esto suma otro problema al equipo económico, en términos de competitividad del peso. Así es que resurgieron cuestionamientos y debates sobre si el dólar está barato o caro, o lo que es lo mismo, si el peso está demasiado fuerte o por el contrario muy débil. Por ejemplo, para tener una visión histórica hoy el tipo de cambio real multilateral (el peso versus una canasta de monedas de los principales socios comerciales del país), según el Estudio Broda, se ubica por debajo de los $150 cuando el promedio 1997-2022 es de $191 de hoy. O sea, el nivel actual resulta más de 28% apreciado respecto del promedio histórico. Para el Estudio Ferreres el tipo de cambio real se redujo más de 12% en lo que va del año.

Referencias

Uno podría decir entonces que el dólar soja a $200 no estaba tan fuera de foco, es más, casi replica el promedio histórico y quizás explique perfectamente por qué los productores se lanzaron en masa a liquidar a ese precio. Claro que esto tampoco da una idea precisa sobre cuán atrasado o adelantado está el oficial, pero sí brinda una referencia. Para el común de la gente, un cálculo rápido es comparar el valor de un Big Mac o el de un café latte de Starbucks. Se trata de indicadores también de referencia, como el ranking que elabora The Economist sobre el sándwich de Mac Donalds. Aquellos que viajan por placer o trabajo al exterior, y ven que una comida más o menos respetable ronda los 20 dólares o euros, estamos hablando de $6.000 al dólar blue, esto habla a las claras de la ventaja para los turistas extranjeros y la desventaja para los argentinos.

Historia

Cabe plantearse de dónde venimos, para vislumbrar cómo sigue la historia. Por lo pronto vale recordar que, según cálculos de Macroview, el tipo de cambio real (bilateral, peso vs. dólar) hoy en torno a $150 queda muy por debajo del promedio anual de 2020, año de la pandemia, de $192, digamos, muy parecido al dólar soja. El retroceso se acentuó en el segundo semestre de 2021 cuando llegó a $176, cuando en el primero estaba en $190. Claro que todos estos valores son muy superiores a los vigentes en el último tramo de la administración de Cristina de Kirchner y de la primera parte de Mauricio Macri. Por ejemplo, el nivel del dólar (Axel) Kicillof en 2013 era de $124 de hoy y de $117 en 2015. Luego el dólar (Federico) Sturzenegger en 2016 era a pesos de hoy de $138 y llegó a $125 en 2017, para después, crisis mediante, saltar a $159 en 2018 y $183 en 2019. Para tener una visión un poco más extensa, el dólar del 2001 sería hoy de $120 mientras que el del 2003 de casi $260 de hoy. De modo que esto hace replantear también la razonabilidad de los dólares informales y financieros, hoy más o menos en torno de los $300. O sea bien por encima del súper dólar del que gozó, en parte, Eduardo Duhalde pero por sobre todas las cosas disfrutó Néstor Kirchner. Claramente los niveles de los dólares informales son típicos de períodos de turbulencia e inestabilidad pero no de crisis terminal. Pero no puede seguir in aeternum tirando de la soga.

* Para www.ambito.com

Te puede interesar