Estudian un dólar más favorable para el agro tras la sequía y el drenaje diario de reservas

ECONOMÍA 31 de octubre de 2022 Por Luis BELDI
QYARHACE6DF3T4YQH2EZEIRCYU

El derrumbe de las reservas de USD 766 millones, debido entre otras cosas a pagos al FMI por USD 525 millones y ventas a los importadores por USD 28 millones, las dejaron en USD 38.936 millones. Por otra parte, la constante caída del yuan, las sigue reduciendo. El viernes la divisa china perdió 0,11%, lo que equivale a un pérdida de 20 millones, demasiado para un país que cuenta los dólares centavo a centavo.

Por eso, el Gobierno estudia medidas concretas y menos pasivas para llegar a marzo; el sistema de ganar tiempo se agotó y hay que pasar a la acción.

Por de pronto, los que tengan las SIRA (documento esencial para importar) observadas podrán utilizar sus propios dólares para adquirir las mercaderías o servicios en el exterior. Además, estudian se alternativas que vuelvan más atractivas las exportaciones del del agro. como se hizo con la soja, porque no queda otra salida ante la liquidación diaria cercana a cero de los exportadores.

La verdadera situación es que las SIRA para importar no se aprueban y antes de llegar a la Secretaría de Comercio deben pasar por trámites largos, particularmente el de la Aduana, donde la aprobación, incluso si el solicitante no tiene antecedentes de medidas cautelares u otros impedimentos, demora más de 10 días. Luego debe ser Comercio el que decida si puede o no importar. Casi siempre, el pulgar apunta hacia abajo y el monto que se importa diariamente es reducido y a veces nulo.

Por supuesto, un dólar más alto para exportadores tiene un problema: la emisión de pesos a que da lugar presiona sobre la inflación. Y los dólares más elevados para importar libremente significan que los costos se calcularán con un dólar de algo más de $300, en lugar de los actuales $210 que tomaban de promedio las empresas. No hay que olvidar que el dólar para importar es el contado con liquidación (CCL) porque el particular debe ponerlo en el exterior y al viernes cotizaba a 305,80 pesos.

 

Contracara

Pero además de las consecuencias inflacionarias, aumentará la presión sobre los dólares alternativos que ya tenían la demanda de las empresas y particulares que comenzaron a dolarizarse. Al acecho está el drama de la cosecha de trigo y la ausencia de la siembra del maíz temprano, cuya liquidación fue anticipada al Gobierno.

“El trigo llegó a cotizar para fin de diciembre a 12 dólares abajo porque exportadores y Gobierno están hablando de postergar exportaciones. Pero los precios de futuro del trigo no son los reales, porque los molineros pagan sobreprecios de USD 60 por el trigo existente y están complicados para conseguirlo. Por ende, ese valor de diciembre es ficticio porque no refleja la realidad. Cuando llegue el poco trigo que se cosechará, no va a ser a esos valores, porque estamos ante una de las peores cosechas. La exportación se quiere cubrir no convalidando precios altos a la espera de que llegue más trigo”, señaló el analista financiero y especialista en agro finanzas, Salvador Vitelli.

“Algunos molinos estaban pagando por trigo nuevo USD 380, casi 40 dólares por encima de lo que marca Rofex en las pantallas lo que es un diferencial gigantesco. Por eso las pantallas no están marcando la realidad, porque trigo a esos valores no va a haber”, agregó. “Los comentarios en el mercado son que puede haber un dólar diferente a $220 o 230 porque, lógicamente a $200 va a ser difícil traccionar ventas nuevamente. Y de soja ha quedado un sobrante de la campaña pasada y algo de esta campaña que se estima en alrededor de 12 millones de toneladas”.

El otro tema que cambiará las reglas del juego, aunque está descontado por los inversores, es la suba de las tasas de esta semana en EEUU. Se estima que la Reserva Federal la elevará 0,75 puntos a un nuevo rango de 3.75–4%. Es la tasa más alta desde 2008.

Octubre se va y comienza noviembre con augurios negativos. La devaluación del peso en este mes fue de 6,32%, pero el dólar futuro a diciembre preanuncia una devaluación en el último mes del año de 8,6% respecto de noviembre.

Por otra parte, se espera un comportamiento negativo en los mercados brasileños tras el triunfo de Lula, que puede impactar en la Argentina y la región.

Fuente: Infobae

Te puede interesar