Mauricio Macri se acerca a los referentes de la renovación radical y tensiona la alianza de Larreta con los socios de la coalición

POLÍTICA 06 de noviembre de 2022 Por Diamela Rodriguez*
67XFO4NXGVGC7PAWMWALHHNC3M

El acto en el que sellaron una alianza Gerardo Morales, Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta en Costa Salguero para el 2023 alertó a Mauricio Macri. Más allá de la pulseada por la candidatura presidencial, está en juego la ciudad de Buenos Aires: el ex presidente cree que debe haber un candidato del PRO y el jefe de gobierno porteño apuesta a una “co-gobernación” con el radicalismo. Como contraofensiva, el autor del libro Para qué comenzó a acercarse a tres correligionarios que se muestran como la renovación de la UCR: Rodrigo de Loredo, Martín Tetaz y Gustavo Valdés. El gobernador de Corrientes, enfrentado con su par jujeño, es una de las figuras más codiciadas por su amplio triunfo en la reelección de su provincia.

Los armadores de Evolución reconocen: “Tenemos más afinidad con Larreta”. Según analizaron en diálogo con Infobae, creen que para las próximas elecciones no va a haber listas por partidos dentro de Juntos por el Cambio, sino que habrá nuevos frentes dentro de la propia coalición opositora. Al coincidir con el jefe de Gobierno porteño en los planteos políticos y panoramas económicos, en el entorno de Lousteau planean profundizar la alianza para enfrentar a los halcones del PRO.

Ante ese escenario, Macri comenzó a mostrarse con Tetaz, De Loredo y Valdés. Con el referente bonaerense de Evolución compartió un acto en la cena anual de la Fundación Margarita Barrientos. Ambos coinciden, según explicaron a este medio, en los cambios económicos que necesita el país aunque difieren en “velocidad” de la implementación de las medidas.

El mismo día se vio al ex presidente con De Loredo en un almuerzo con Sebastián Piñera. El cordobés es el dirigente que más elogios recibe en público y en privado por parte de Macri. Algunos radicales creen que es una necesidad mutua: ambos logran incomodar a Luis Juez y a Rodríguez Larreta en el armado para suceder a Juan Schiaretti.

“Es una operación de Macri para hacer daño”, cuestionan en la mesa chica de Lousteau, quienes descreen que haya una búsqueda por un segundo mandato y que sólo pretende “ponerse en valor para condicionar al que gobierne”. Es que, después del acto en Costa Salguero, en Evolución hizo ruido la foto del líder del PRO con De Loredo y Tetaz.

En el macrismo reconocieron a este medio que el ex presidente apoya a la “renovación” del radicalismo representado, según su análisis, en De Loredo, Tetaz, Valdés y Alejandro Cacace. Evitan mencionar a Facundo Manes. “Esos encuentros no fueron en respuesta a algo”, aclaran al intentar bajar el tono al acercamiento de Larreta con las autoridades del Comité Nacional de la UCR.

La pelea de Gerardo Morales y Gustavo Valdés

La ausencia de Valdés en Costa Salguero -donde Morales buscó la foto de la UCR unida- fue significativa. Es un secreto a voces que los gobernadores están distanciado hace un tiempo. Según pudo saber Infobae, el correntino cree que el presidente del Comité Nacional debe poner la estructura del partido en favor de la candidatura de Manes, mientras que en Jujuy hablan de “diferencias en la estrategia electoral”.

En Corrientes creen, según pudo reconstruir este medio, que Morales no colabora con la renovación del partido centenario. De hecho, en privado le expresaron el apoyo al neurólogo cuando recibió fuertes críticas ante su denuncia sobre espionaje ilegal y populismo institucional contra la gestión de Cambiemos.

“Gustavo tiene una estrategia más individual, con objetivos distintos”, explican en el entorno de Morales y le bajaron el tono a la supuesta pelea. Creen que, en todo caso, Valdés prefiere acercarse a Alfredo Cornejo y Macri, en lugar de acompañar el armado con Larreta.

Macri aprovechó el distanciamiento entre los correligionarios para invitar - también-a Valdés al almuerzo con Piñera. Ambas partes aclaran que mantiene un buen vínculo desde que el líder del PRO era presidente. Sin embargo, para adentro de la UCR fue un claro mensaje de disidencia con la nueva alianza de Morales y Larreta. “Si nos entregamos a una vicepresidencia vamos a repetir lo que pasó en 2015″, protestan.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar