El aborto, decisivo para que los demócratas retuvieran el Senado en Nevada

INTERNACIONALES 15 de noviembre de 2022 Por Luis Pablo BEAUREGARD
55LSS2P7C26TQTTFBMXORALCXM

“Estoy lista para dar batallas duras... Cuando los republicanos intenten forzar una prohibición nacional al aborto, yo estaré allí para detenerlos”, ha dicho esta tarde Catherine Cortez Masto en Las Vegas. La primera latina en el Senado ha dado este domingo el primer discurso tras reelegirse. Sus palabras de agradecimiento a las mujeres, latinos y sindicatos, los colectivos que la empujaron al triunfo, se hicieron esperar. Estados Unidos siguió de cerca cuatro días de agónico escrutinio que terminó por dar el sábado la victoria a los demócratas. Al quedarse con Nevada, el partido del presidente Joe Biden asegura el control de la Cámara Alta con 50 asientos, mientras los republicanos están por asegurarse la Cámara de Representantes. El aborto ha sido un tema fundamental para que Cortez Masto se quedara en Washington.

Adam Laxalt, el rival de Cortez Masto, no había aceptado su derrota hasta la noche de este domingo. Tampoco había llamado a la senadora, quien tiene una ventaja de 6.000 votos mientras el conteo de boletas continúa. El aspirante republicano, un apasionado trumpista que proviene de una familia de larga tradición política (su abuelo fue gobernador de Nevada), dedicó principalmente su campaña a la economía. Criticó la alta inflación que afecta a las familias de más bajos ingresos. También fustigó la política inmigratoria de Biden en la frontera, exigiendo mano dura en uno los Estados más diversos de Estados Unidos. La población latina ha aumentado en los condados más poblados del Estado, Clark (Las Vegas) y Washoe (Reno) 23 y 30%, respectivamente.

De acuerdo a los analistas, lo que más caro ha salido a Laxalt en las urnas es su posición en el tema del aborto. El legislador adoptó una postura provida, similar a la del ala trumpista más dura. En campaña, Laxalt dijo que la sentencia Roe contra Wade era una “broma” y una “invención” que había creado décadas de malestar social. Este verano, el Supremo acabó con el emblemático fallo, que había estado vigente desde 1973. Laxalt celebró la votación de la mayoría conservadora de la Corte, aplaudiendo la “victoria histórica de la santidad de la vida”. Los encuestadores, en cambio, creyeron que el varapalo del Tribunal Constitucional daba a los demócratas una narrativa clara para hacer campaña en las elecciones legislativas a pesar de las presiones inflacionarias y un presidente cuya aprobación ronda el 40%.

El tema sirvió de norte a Cortez Masto. Los grupos que la respaldaban y el partido demócrata invirtieron más de seis millones de dólares en propaganda sobre la importancia de defender el derecho al aborto a nivel federal, en Washington. En octubre, la candidata visitó el condado de Washoe, un bastión conservador, donde presumió el respaldo de decenas de republicanos en Reno, la segunda ciudad más importante. Algunos de estos se desmarcaron con el gesto de la postura radical de Laxalt. En 2016, Cortez Masto perdió el condado. En este ciclo, aventaja a su rival por cerca de 8.000 votos.

Los republicanos, en cambio, solo gastaron 391.000 dólares en anuncios sobre el tema. El mensaje de los conservadores era que la interrupción del embarazo no corría ningún peligro en Nevada, un Estado cuya constitución ya permite el aborto hasta las 24 semanas. Laxalt se había mostrado en favor de someter a un referendo el limitar el aborto hasta las 13 semanas de embarazo. Los votantes de cuatro Estados —California, Míchigan, Vermont y Kansas— blindaron el martes los derechos reproductivos de las mujeres en propuestas electorales locales. Montana también rechazó otra medida que era considerada antiabortista por algunas organizaciones de salud reproductiva.

La derogación de Roe contra Wade fue repudiada por cerca de siete de cada diez estadounidenses. Una encuesta realizada por una organización apartidista de temas de religión y cultura encontró que uno de los mayores cambios que provocó el fallo del Supremo es que el 35% de los demócratas afirmara que votaría por candidatos que compartieran su visión sobre el aborto. En 2020, la cifra era de 17%. “Hemos encontrado que los estadounidenses quieren cada vez más, y no menos, derechos reproductivos. Especialmente los votantes más jóvenes”, asegura Melissa Deckman, la presidenta de la organización.

Cortez Masto no solo debe su reelección a las mujeres. También lo debe a los latinos en la entidad. La senadora tiene raíces mexicanas. Su abuelo migró desde Chihuahua, México, para buscarse una mejor vida. Y su abuela era originaria de Las Cruces, Nuevo México, otra localidad altamente hispana. Este domingo, la senadora ha prometido luchar para destrabar la legalización de ocho millones de latinos sin papeles, una de las primeras promesas de Biden. Lo hace en buen momento. Este domingo un colectivo de organizaciones de inmigrantes ha dado a conocer que enviará esta semana una comitiva de delegados a Washington para presionar a los legisladores. “El silencio de los demócratas sobre la inmigración y la xenofobia y el miedo a los inmigrantes por parte de los republicanos son una estrategia perdedora”, afirman los organizadores. La elección intermedia no ha concluido pero parece que el 2024 ya ha comenzado.

Fuente: El País

Te puede interesar