La dictadura iraní combate a sus opositores en los estadios de Qatar

DEPORTES 25 de noviembre de 2022 Por Isabel DEBRE
3APJQ36POMGPAKDLJBXYPU4HDA

AL RAYYAN, Qatar - La agitación política iraní ensombreció también el segundo partido de Irán en la Copa del Mundo el viernes, con hinchas progubernamentales acosando a los antigubernamentales fuera del estadio en Qatar.

Al contrario que en su primer partido contra Inglaterra, los jugadores de Irán cantaron su himno nacional antes del partido contra Gales mientras algunos aficionados presentes en el estadio lloraban.

Algunos aficionados iraníes confiscaron banderas persas prerrevolucionarias de los seguidores que entraban en el estadio Ahmad Bin Ali y gritaron insultos a los que llevaban camisetas con el lema del movimiento de protesta del país, “Mujer, vida, libertad”.

Pequeñas turbas de hombres corearon airadamente “La República Islámica de Irán” contra las mujeres que concedían entrevistas sobre las protestas a los medios de comunicación extranjeros fuera del estadio.

Se produjeron enfrentamientos a gritos fuera del control de seguridad entre aficionados que gritaban “Mujer, Vida, Libertad” y otros que respondían con “La República Islámica”.

Muchas aficionadas estaban visiblemente conmocionadas cuando los seguidores del gobierno iraní las rodearon con banderas nacionales y las filmaron con sus teléfonos.

Una mujer de 35 años llamada Maryam, que al igual que otros hinchas iraníes se negó a dar su apellido por miedo a las represalias del gobierno, comenzó a llorar cuando hombres gritando y tocando bocinas la rodearon y filmaron su rostro de cerca. Llevaba pintadas en la cara las palabras “Woman Life Freedom”.

Otra mujer llamada Vanya, de 21 años, que vive en Qatar, dijo que le aterrorizaba volver a Irán después de lo que vivió el viernes fuera del estadio. “Temo de verdad por mi seguridad aquí”, dijo.

Un grupo de aficionados que llevaban gorras con el nombre del ex futbolista iraní Voria Ghafori, detenido el jueves en Irán, dijeron que les habían robado las gorras los partidarios del gobierno.

“Es evidente que el partido se ha politizado mucho esta semana. Se puede ver a gente del mismo país que se odia”, dijo Mustafa, un aficionado iraní de 40 años. “Creo que las tres detenciones de Voria también han afectado mucho a la sociedad iraní”.

Algunos aficionados afirmaron que la seguridad del estadio retiró artículos con mensajes de apoyo al movimiento de protesta.

Ayeh Shams, de Estados Unidos, que acudió al partido con su hermano, dijo que los guardias de seguridad le confiscaron su bandera porque tenía la palabra “mujeres”.

“Somos estadounidenses de primera generación. Nuestros padres nacieron en Irán. Sólo estamos aquí para disfrutar de los partidos y dar una plataforma al pueblo iraní que lucha contra el régimen islámico”, dijo Shams.

Algunos aficionados antigubernamentales agitaron carteles en apoyo del movimiento de protesta en el primer partido de Irán contra Inglaterra a principios de esta semana. Antes de ese partido, los jugadores de Irán permanecieron en silencio mientras sonaba su himno nacional. El viernes, lo cantaron.

Los disturbios en Irán se vieron espoleados por la muerte, el 16 de septiembre, de Mahsa Amini, de 22 años, bajo la custodia de la policía de la moral del país. Al principio se centró en el hiyab, o pañuelo para la cabeza, obligatorio para las mujeres, pero desde entonces se ha convertido en una de las amenazas más graves para la República Islámica desde los caóticos años posteriores a su fundación.

Fuente: Infobae

Te puede interesar