Ideas neonazis y víctima de acoso: así es el joven que asesinó a cuatro personas en dos colegios de Brasil

INTERNACIONALES Por Joan ROYO GUAL
PJMPJATKHKYBQLTUKU2DPQYD3I

Es un perfil que suele repetirse en este tipo de tragedias: un adolescente víctima de acoso escolar decide ajustar cuentas y arremete de forma violenta contra compañeros y profesores. Es lo que pasó el pasado viernes en la pequeña ciudad de Aracruz, en el estado brasileño de Espírito Santo. Un joven de 16 años, cuya identidad no ha sido difundida, irrumpió en dos escuelas pertrechado con armas de su padre, policía, con ropas militares y un brazalete con una esvástica, y disparó contra quienes supuestamente le hacían la vida imposible. Asesinó a una estudiante y a tres profesoras. Otras 11 resultaron heridas, incluidas tres graves.

La policía ofreció algunos detalles este lunes en rueda de prensa. Después de perpetrar la matanza, el agresor regresó a su casa, escondió las armas, se sentó a comer con sus padres, que ya se habían enterado de los asesinatos. Cuando lo comentaron con él, se hizo el despistado. Y después, los tres marcharon a otra vivienda familiar en la playa, ha explicado el comisario André Jaretta.

Este también ha revelado que el menor llevaba planeando un ataque, al menos desde 2019, cuando empezó a sufrir acoso por parte de algunos compañeros, que le ponían motes despectivos. “A partir de 2020, empezó a prepararse y a planificarse mejor, pero no se lo llegó a contar a nadie. Lo guardó para sí, alimentando ese sentimiento de odio dentro de él”, ha dicho. Los investigadores analizan si realmente actuó como un lobo solitario o si tuvo el apoyo de algún grupo neonazi, cada vez más abundantes en Brasil. Será acusado de cuatro muertes y diez intentos de asesinato.

Sí está claro que encontró muchas facilidades dentro de casa. Ejecutó la matanza con las armas de su padre, un teniente de la Policía Militar. Usó una pistola calibre 40 (que pertenece al Estado y usaba el agente en el trabajo) y un revólver calibre 38 de la colección paterna. Las autoridades locales se sorprendieron con la habilidad del menor con las armas y ahora investigan si el padre tenía algo que ver.

El adolescente asesino también usó el coche de sus padres, cuya matrícula cubrió para evitar ser identificado. Es muy probable que las ideas neonazis también vengan de familia, ya que en sus redes sociales el padre había publicado la portada del libro Mi lucha, de Adolf Hitler. “Un libro pésimo, lo leí y lo odié”, dijo al ser preguntado por el tema por el portal UOL. El padre le habría comprado el libro al hijo para intentar aproximarse a él, porque no tenía amigos y dentro de casa también era un tipo de pocas palabras.

Érick Serafim Zuccolotto, padre de la niña asesinada, Selena, de 12 años, cree que el ambiente familiar tuvo mucho que ver: “Él es un menor, pero los padres son responsables por haber creado el monstruo que crearon. Ese chico llevaba una esvástica en el brazo, claramente tenía mucho odio en el corazón y eso no es algo que surge de un día para otro”, afirmó en un video enviado a un canal de televisión.

El ataque provocó una fuerte conmoción social (que movilizó hasta al jugador de la selección Richarlison, que desde el Mundial de Qatar, donde firmó los dos goles del estreno brasileño, expresó su solidaridad a las víctimas), y reabrió el debate sobre la flexibilización de la tenencia y uso de armas propiciada por el Gobierno de Jair Bolsonaro.

También generó reflexiones sobre el racismo estructural en los medios de comunicación. Una foto encendió la polémica. El diario Estadão publicó un tuit que decía: “Ataque a tiros en una escuela de Espírito Santo. ¿Por qué hay cada vez más casos así en Brasil?” e ilustraba la noticia con la foto de una mano negra empuñando el arma, cuando ya todo el país sabía que el joven era blanco y además, de ideología neonazi. Tras la lluvia de críticas, el tuit fue eliminado.

Fuente: El País

Te puede interesar