La tercera Copa trajo algo más

OPINIÓN Por María Herminia Grande*
2VAXJNFCEXU4QQA5KEOMDGAZNQ

La selección de Scaloni trajo a Argentina mucho más que un campeonato mundial. Sufrimos y nos emocionamos hasta las lágrimas en el campo de juego y aún más por el reconocimiento en el mundo entero, donde flameó nuestra querida bandera

Pero este triunfo dejó enseñanzas. Primero: un equipo más un plan, con conducción –un DT rodeado de gente preparada-, contención y rumbo, siempre hacen la diferencia. Segundo: en Argentina no hay grieta. La fogonean quienes nada serían sin ella. Tercero: en Argentina no hay violencia. Sí organizaciones criminales que viven de la droga y el mal. Cuarto: en Argentina no hay clases sociales a diferenciar, no las hubo en las calles de la ciudad de Messi y Di María que caminó esta cronista. Quinto: la pasión, el esfuerzo, los modales, el apego a la ley y su respeto, producen un buen resultado. Conclusión: Argentina fue pasión, esfuerzo, modales, apego a la ley, respetuosa de los resultados.

¿Qué esperamos para andar ese camino?

Es la política y sus dirigentes quienes deben entenderlo. Plan, rumbo, equipo, humildad, conducción. Es con todos, no contra todos. Es estudiando al rival (se viene el 2023) para superarlo, no para anularlo. Se debe entender que sin rival no hay partido. Mejor es el rival, mejor es el esfuerzo. Mejor el resultado. Mayor el logro.

El mundo está atravesando el GPT 3, sistema artificial que procesa lenguaje natural, está abierto al público desde junio de 2020. Es una red neuronal gigantesca con 175 mil millones de parámetros, y entrenada con casi todos los textos que hay en internet. Cuesta distinguir cuál es el humano y cuál es el artificial. Como dice el Dr. Conrado Estol: “No le sacará trabajo a la gente, le generará una vida mejor”. A propósito, la ciencia médica avanza y hay que celebrarlo. Concluye el 2022, entre otras cosas, con una droga para el Alzheimer, vacuna para el cáncer. Se descubrió el virus que produce la esclerosis múltiple. Una vacuna que será para todas las cepas de la gripe. Vuelvo a Estol: “La ciencia no es un límite para la salud de la gente. Ahora hay que trabajar sobre los valores de estos tratamientos. Algunos cuestan USD 3 millones, ni los Estados pueden pagarlos”.

Conocimos días atrás el logro científico a través de la fusión nuclear, por el cual en una cápsula del tamaño de un grano de pimienta, se logró la transformación de isótopos de deuterio en isótopos de helio, emulando a la energía generada por el sol, cuyos residuos radioactivos son inocuos. Este es el antídoto logrado por la ciencia para contrarrestar el desastre que las energías sucias están realizando en el planeta. Se estima que en 10/20 años se la producirá industrialmente. Un dato: 7 millones de personas mueren sólo por respirar aire con polución.

Y la frutilla del postre tiene que ver con Argentina, una vez más. El Dr. en Física Roberto Rivarola (tan rosarino como Messi y Di María) participa del Proyecto Qubic, un telescopio ubicado en la provincia de Salta a 5.000 metros de altura. Este instrumento fue construido prácticamente todo en Argentina y por argentinos. El científico rosarino le confesó a Infobae: “Lloré, no voy a negarlo, cuando se puso en marcha. Estamos (desde él) mirando el origen del Universo. Con este instrumento llegamos al segundo 0,030 después de la explosión del Big Bang. Veremos si fue, lo que creemos ocurrió. En tres años lo sabremos”.

Esta cronista con el corazón en celeste y blanco se pregunta: la ciencia y en Argentina acaricia el origen de todo. ¿Y la política no puede resolver la inflación? Se debe reconocer –por las razones que cada uno crea- que una vez más Cristina Kirchner adelantó una jugada con inteligencia. Sacudió el tablero político con su renuncia a toda posible candidatura, con tanta intensidad que, ni la tregua del Mundial sirvió para disimular el desconcierto de todos. El peronismo tiene la oportunidad de reconstruirse sin haber experimentado su cuasi desaparición, como sí le ocurrió a la UCR allá por el 2000. Pero va en ese camino.

Juntos por el Cambio tiene la posibilidad de replantear su constitución, su juego, su affectio societatis.

Tal vez ambos necesiten algo más de tiempo que el 2023 para comprender que la Argentina que pretenden conducir es distinta a la que creen conocer.

Quizá, esto sea lo que trae escrito en su base la Copa del Mundo que acaba de arribar a nuestra geografía.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar