Manes y Morales no acordaron un candidato de consenso y la UCR no logra afianzar un plan para enfrentar al PRO

POLÍTICA Por Diamela Rodriguez*
X7M2BJPLFVEPBBFCG3QL5KBAZU

La idea de empoderar a un candidato presidencial que represente a toda la UCR en las próximas PASO contra el PRO fracasó. Gerardo Morales le había propuesto a Facundo Manes ir a una interna partidaria a mediados de marzo para dirimir postulaciones y, de ese modo, mostrar orden y consenso frente la interna feroz entre halcones y palomas del partido amarillo. Sin embargo, según pudo reconstruir Infobae, el neurólogo desistió de esa idea por la falta de apoyo de los correligionarios y la amenaza de una posible fórmula cruzada.

En una charla informal -como describen en el entorno de Manes- durante un acto en Formosa, el jujeño y el neurocientífico parecían haberse puesto de acuerdo en el método para definir un candidato único de la UCR que cuente con el apoyo de todo el partido centenario. De esa reunión, Morales se fue convencido de que habían llegado a un trato y pretendía presentarlo en el siguiente cónclave de autoridades del Comité Nacional.

Los llamados de los equipos de Gustavo Valdés, Alfredo Cornejo y Martín Lousteau habrían torcido la decisión de Manes. Al entender que los distintos sectores del radicalismo no responderían de forma orgánica y hasta podrían acordar otras candidaturas y alianzas con el PRO, decidió dar un paso al costado. Otro factor determinante fue la posibilidad de que ese mismo candidato “empoderado” pudiera estar dispuesto -y hasta obligado- a integrar una fórmula cruzada con sus socios de Juntos por el Cambio. “Yo voy a fondo por la Presidencia”, explica el neurólogo a los suyos.

Pero su negativa volvió a tensar la relación con Morales, con quien se había enfrentado cuando denunció a Mauricio Macri por espionaje ilegal y por instaurar un “populismo institucional” durante su mandato. Entre los armadores del jujeño hay cierto malestar por la ausencia de confianza en la palabra del neurólogo: recuerdan el día que visitó a Cornejo en agosto en Mendoza y propuso que la UCR dirima el candidato presidencial en una interna. También resaltan que durante la charla en Formosa se mostró muy convencido con la propuesta del presidente de partido.

Antes de la reunión de autoridades del Comité Nacional, Morales recibió la negativa oficial de Manes para realizar la interna partidaria, que se sumó a la falta de apoyo del resto de los correligionarios que representan los distintos sectores.

El nuevo Manes

El rechazo a la interna dentro de la UCR coincidió con el “mes de reflexión” que Manes se tomó para reordenar su equipo y repensar su campaña electoral. Según explicaron a este medio los responsables de su estrategia, a partir de enero iniciará una nueva etapa en la que apuntará al liderazgo y a mostrar sus propuestas de país. “Durante este año trabajó en el diagnóstico de la enfermedad, en el 2023 hablará de la cura”, ejemplificaron con códigos médicos.

La nueva etapa -que podría denominarse “Misión Argentina”- buscará mostrar un candidato que represente el malestar social. “Hasta ahora Facundo se adaptó a la política y ahora la política va a tener que adaptarse a él”, describen en referencia a sus característica de outsider. La idea será retomar aquellas razones que lo hicieron “dar el paso” de la sociedad civil a la competencia electoral.

La negativa de la selección argentina de visitar a la Casa Rosada al regreso de Qatar es uno de los análisis que todo el arco político realiza como la evidencia del divorcio de la sociedad con la política. Subido a esa mirada, Manes cree que ese contexto lo ayudará a potenciar sus ideas y proyectos más relacionados con el malestar colectivo de los argentinos.

Los desafíos de la UCR

Todos los radicales coinciden con un lema: no repetir el rol que tuvieron en 2015 cuando gobernó Macri. Algunos recuerdan que la última Convención, que se realizó en La Plata, fue uno de los mejores momentos que el partido centenario vivió en términos de acuerdos, unidad y proyecto de liderazgo para el 2023.

Sin embargo, la interna que se generó cuando Manes apuntó contra Macri y la posterior alianza de Morales con Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta en Costa Salguero acrecentó las diferencias. “Son funcionales al PRO”, es la denuncia que se escucha en todos los sectores de la UCR. No importan quién es el emisario ni quién es el receptor.

Ante la caída de Manes en las encuestas y las señales de Rodríguez Larreta para dentro de su espacio y su sucesión en la ciudad de Buenos Aires, Morales intentó dar una señal de fuerza con la interna que le ofreció a Manes. Con la negativa del neurólogo, apostará ahora a armar una mesa política que les permita tener una estrategia en común para definir un candidato de consenso y un programa de gobierno.

El gobernador norteño desea incorporar en esa mesa a Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés. Dos correligionarios que hoy están enfrentados con su gestión en el Comité Nacional y que, además, suelen reclamarle que baje su candidatura presidencial en favor de Manes. Sin embargo, los que responden a Morales creen que el neurólogo terminará debilitado en los próximos meses y deberá entender que no es su momento para pelear por la Casa Rosada.

Según confirmaron a Infobae, el presidente del partido convocará para el mes de marzo un congreso en la provincia de Córdoba para buscar consensos y definiciones de candidaturas y programas. Hasta entonces, los boinas blancas miran con atención cómo se desarrolla la interna del PRO que por estos días limó asperezas para enfrentar al Gobierno con el fallo de la Corte Suprema en favor de la ciudad de Buenos Aires por la coparticipación.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar