google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Con el triunfo en Santa Fe, JxC le arrebató otra provincia al peronismo y Bullrich avanza con su nuevo plan

POLÍTICA 11/09/2023 Pablo Siera*
558912

El contundente triunfo que logró Juntos por el Cambio en la provincia de Santa Fe consagró a Maximiliano Pullaro como nuevo gobernador y le dio a la candidata presidencial Patricia Bullrich el espaldarazo que necesitaba su campaña para las elecciones de octubre, en el que la seguidilla de comicios provinciales previos y la presentación de un equipo con una nueva impronta de gobierno serán centrales.

Pullaro se impuso con el 58% de los votos mientras que el candidato del oficialismo local, el senador Marcelo Lewandowski cosechó el 30%. Con esa diferencia de casi 30 puntos el peronismo perdió otra provincia a manos de la principal coalición opositora, que ya le arrebató también San Luis y San Juan.

En ese contexto, las principales figuras nacionales de Juntos por el Cambio viajaron a Santa Fe para capitalizar la victoria y dar, a su vez, una nueva señal de unidad de cara a las presidenciales de octubre. Las presencias de Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau (jefe político de Pullaro) fueron un aporte a la postal que Bullrich pretendía mostrar para esta nueva etapa de la campaña.

La candidata presidencial de Juntos por el Cambio necesita recuperar terreno ante la ajustada victoria de Javier Milei en las PASO de agosto y el riesgo de que el libertario polarice la pelea rumbo a octubre con el oficialista Sergio Massa y le cierre el camino al balotaje. El triunfo en Santa Fe era esperado por Bullrich para avanzar en la estrategia con la que quiere evitar esa alternativa.

La importancia del triunfo de JxC en Santa Fe para el nuevo plan de Bullrich

La importancia de estos comicios para la campaña de Bullrich radica en que, además de ser una de las cinco provincias con mayor peso en el padrón nacional con el 8% de los votantes registrados, Santa Fe es uno de los distritos en los que Milei ganó las PASO presidenciales y sorprendió a todos, pero especialmente a la alianza opositora, que se sentía confiada por su triunfo anterior en las primarias locales.

Pero además, las elecciones de Santa Fe fueron la largada de una maratón de tres comicios consecutivos. La semana próxima será el turno de Chaco, otro distrito peronista, y el domingo siguiente de Mendoza, donde gobierna el radicalismo. Parte del plan de Bullrich consiste en mostrar una seguidilla de victorias y ya consiguió la primera.

Con Chaco como el objetivo más importante (dado que un triunfo allí tendría un poder simbólico adicional para la confrontación con el kirchnerismo) la idea del equipo de campaña de Juntos por el Cambio es contar con una nueva vidriera que muestre a Bullrich con perfil ganador de cara a octubre, el mes decisivo que empezará con nada menos que el primer debate presidencial.

En ese marco, Bullrich aprovecharía este mismo lunes el envión que le dio Santa Fe para concretar el anuncio que hizo días atrás sobre la creación de una nueva área de Gobierno encargada de la parte "humanista" de la gestión si llega a la Presidencia. La candidata presentará al ensayista Santiago Kovadloff como una especie de "ministro sin ministerio" a cargo de esa función.

La presentación de Kovadloff sigue la misma línea de la incorporación de Carlos Melconian como potencial ministro de Economía: mostrar un equipo de gobierno y a la vez una impronta que diferencie una eventual nueva gestión de Juntos por el Cambio de la anterior y, con esto, renovar el aire de su campaña rumbo a octubre.

A eso se le suma que el ex presidente Mauricio Macri vuelve al país este lunes y en Juntos por el Cambio esperan un renovado apoyo a Bullrich que contrarreste las versiones sobre la cercanía entre el fundador del PRO y Milei que pusieron una sombra sobre la campaña de la alianza.  

Cuál es el riesgo de la estrategia de Bullrich y cómo le fue al "candidato de Milei"

No obstante, la estrategia territorial de Juntos por el Cambio tiene un margen de error relacionado con la poca coincidencia que mostraron las elecciones provinciales anteriores y las PASO nacionales de agosto. Santa Fe dio un nuevo ejemplo este domingo, al mostrar un resultado para los libertarios muy distinto del que obtuvo Milei.

El candidato a gobernador de la lista Viva La Libertad Edelvino Bodoira, que se referencia en Milei, obtvo apenas el 6% de los votos y, si bien duplicó lo que había sacado en las primarias provinciales, no estuvo ni cerca del 35% que obtuvo el lìder de La Libertad Avanza en las PASO presidenciales de agosto.

Ciertamente, Milei no defendió a Bodoira como su candidato, pero también es notorio que aquel resultado del libertario en agosto contrastó con el 65% que había conseguido Juntos por el Cambio en las primarias locales de julio y vuelve a ser muy distinto del triunfo que obtuvo este domingo la coalición. A ello se suma que el candidato de La Libertad Avanza también ganó en San Luis y San Juan pese a que la alianza ganó allí las gobernaciones.

Es decir que en esta campaña parece muy difícil para las distintas fuerzas políticas nacionalizar los triunfos provinciales. Por esa razón, Bullrich tiene presente que una de las patas principales del plan para octubre es convencer a parte de los 10 millones de votantes que se ausentaron en agosto. Sin eso, las victorias locales podrían no alcanzar para dar vuelta el escenario que quedó planteado en las PASO.

No obstante, Bullrich no dejó pasar la oportunidad de aprovechar la vidriera que le dio el triunfo de Pullaro. "Es la hora de Santa Fe de dar un nuevo impulso para que a nivel nacional digamos 'es ahora', es con el Chaco, es con Mendoza, con Entre Ríos, con Buenos Aires", expresó la candidata durante los festejos, en una referencia clara a su apuesta para este tramo de la campaña.

Los datos clave de las elecciones en Santa Fe

Las elecciones de Santa Fe dejaron datos que pueden ser centrales para las presidenciales de octubre. La suba de unos 8 puntos en la participación del electorado, que alcanzó el 70% del padrón, fue uno de ellos. Es uno de los factores que Juntos por el Cambio espera que colaboren a su favor.

Sin embargo, ese cambio respecto de las PASO provinciales benefició en este caso más al peronismo y a los libertarios que a Juntos por el Cambio. Y es que con el 58% de los votos la coalición tuvo un leve retroceso respecto del 65% que logró en aquel entonces con la suma de Pullaro y su rival interna Carolina Losada.

A s vez, el frente peronista que llevó a Lewandoski como candidato (el gobernador Omar Perotti no tenía reelección) alcanzó el 30% y subió 5 puntos respecto de las primarias de julio, en tanto que Bodoira duplicó el 3% que había obtenido en esa instancia previa.

De todos modos, la cosecha para Juntos por el Cambio en Santa Fe es importante no solo porque volvió a mostrar una más que amplia diferencia sino porque sumó otra provincia más y amplió su alcance territorial en lo que ya es un cambio del mapa político de la Argentina que será importante si Bullrich gana las elecciones pero también si pierde.

Además, la coalición también se impuso en la ciudad de Rosario, donde el intendente Pablo Javkin, alineado con Pulllaro, fue reelecto. En ese distrito (donde se concentra la problemática del narcotráfico) el resultado fue más significativo para un sector del peronismo, dado que el jefe comunal obtuvo el 51% mientras que el 48% se inclinó por su rival, Juan Monteverde, cercano al ex rival interno de Massa, Juan Grabois.

* Para www.iprofesional.com

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0