google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Con la Ley ómnibus en la mira, ¿fue acertada la jugada del Gobierno con el proyecto de Ganancias?

POLÍTICA 24/01/2024 José Calero*
564065

Si bien el Gobierno confía en que la trabajosa negociación para sacar la ley ómnibus derive finalmente en la media sanción el jueves en la Cámara de Diputados, sectores de primera línea del oficialismo admiten que las idas y vueltas provocaron un fuerte desgaste político en La Libertad Avanza.

A esto se suma lo que a última hora del lunes se empezaba a evaluar como un eventual "error de cálculo": enviar el proyecto para volver a aplicar el impuesto a las Ganancias a unos 800 mil asalariados, justo en la semana en que está prevista una "movilización importante" de la CGT contra Javier Milei.

En el Gobierno las aguas parecían divididas: algunos estrategas sostenían que era una señal necesaria para que los gobernadores envíen indicaciones a los diputados para dar la media sanción, teniendo en cuenta que recuperarán una recaudación millonaria. Otros advertían en cambio que el proyecto podría persuadir a muchos empleados, sobre todo de gremios de altos salarios como bancarios, aceiteros y camioneros, de concurrir finalmente a la marcha a la Plaza de los Dos Congresos.

Pero Milei decidió pisar el acelerador a fondo, otra vez, en una estrategia que de tanto repetirse le podría un día terminar saliendo mal. Por estas horas, los intendentes peronistas del conurbano salieron a intentar movilizar militancia como no se veía desde hace algunos años.

iProfesional pudo comprobar que desde municipios populosos como La Matanza, Quilmes, Lomas de Zamora, Ituzaingó, Morón y otros se está armando un esquema de movilización como no se veía desde los actos de campaña de Alberto Fernández-Cristina Kirchner en el 2019. La idea es "reventar" la plaza frente al Congreso y presionar a los diputados. Eso sí, prometen que esta vez no habrá piedrazos.

El operativo es tan sofisticado que incluso se maneja con cierto sigilo cuáles serán los micros que llevarán a la militancia hasta las proximidades del Congreso, teniendo en cuenta que existe un protocolo de seguridad implementado por Patricia Bullrich para buscar entorpecer la llegada de ese tipo de transportes al centro de la Ciudad de Buenos Aires.

Proyecto por ganancias y negociación por la ley ómnibus

El Poder Ejecutivo envió este martes el proyecto de ley para restituir el impuesto a las Ganancias. Lo hizo, dicen en la Casa Rosada, como señal clara a los gobernadores, confiando en obtener el mayor respaldo posible a la ley ómnibus.

La nueva norma bajará a 1.350.000 pesos mensuales brutos el piso mínimo a partir del cual se comienza a tributar el impuesto, mucho menos del piso actual de 2.340.000 (15 salarios mínimos).

Según cálculos actuariales, representará una reducción del 23% en el salario neto de unos 800.000 empleados públicos y privados, aunque siempre depende de algunos adicionales. Todo en un escenario en el que la inflación corroe los sueldos a un ritmo del 25% mensual. Si hacía falta desincentivar que los trabajadores fueran a la marcha de este miércoles, peor momento para enviar el proyecto, imposible. Pero la necesidad de darle una señal a los gobernadores pesó más en el ánimo de Milei.

A esos 800 mil que volverán a tributar, hay que sumar otros 100 mil empleados que seguían alcanzados por Ganancias (ahora se llamará Impuesto a los Ingresos Personales) pero, al bajar el minino no imponible, pagarán mucho más. Ahí hay muchos bancarios, aceiteros y camioneros, entre otros grupos con sueldos "altos". Muchos pertenecen a gremios ultrakirchneristas. Pablo Moyano, el jefe camionero, prometió movilizar más de 40 mil personas el miércoles. El diputado K Sergio Palazzo -jefe de La Bancaria- también calcula aportar una movilización "importante" del sector, sobre todo desde los bancos públicos.

Para graficar hasta qué punto La Bancaria juega en este paro, basta leer un tramo de su convocatoria: "Estamos en contra de todas las medidas anunciadas, ya que implican pérdidas de derechos, de puestos de trabajo, de independencia económica, sumado a privatizaciones indiscriminadas que, en el caso de los bancarios, nos toca de lleno con el Nación y todas sus empresas vinculadas, Banco BICE y Casa de la Moneda".

Según pudo saber iProfesional, habrá una delegación numerosa de empleados de los bancos Nación y Provincia. En mucho contribuyeron para esto los delegados sindicales, que vienen advirtiendo desde hace un par de semanas, en el caso del Nación, que Milei busca "entregar" la entidad a amigos de peso en el sistema financiero. Ese temor se trasladó sobre todo a las muchas filiales que el banco tiene en el conurbano y el interior, desde donde también llegarían delegaciones en micros que ya fueron contratados, y saldrían muy temprano el miércoles hacia Buenos Aires.

Pedido de los gobernadores para dar marcha atrás con el impuesto

En La Matanza, la delegación local de la CGT y la Intendencia de Fernando Espinoza ya tienen preparados un centenar de micros para llevar militantes desde las barriadas pobres. Prometieron aportar entre 5.000 y 6.000 personas a la movilización.

Los gobernadores han insistido desde el inicio del gobierno de Milei en la necesidad de dar marcha atrás con los cambios en el pago del impuesto a las Ganancias que había decidido el gobierno de Alberto Fernández/Sergio Massa, y que le quitaron fondos millonarios a las provincias, que hoy buscan recuperar.

Milei parece intentar darles una señal clara de que está dispuesto a hacer los cambios que piden si los diputados de esas provincias levantan la mano para que la media sanción de la ley ómnibus sea posible.

Igual, por lo bajo, las incoherencias políticas siguen haciendo ruido. Hace apenas cuatro meses, los mismos gobernadores que ahora reclaman que les devuelvan parte de la plata recaudada por Ganancias, hacían la venia y mutis por el foro cuando Massa, urgido de votos, decidía eliminar el pago de ese gravamen para el 98% de los empleados y de paso aumentar el déficit fiscal a niveles de incumplimiento con el FMI.

Es que por culpa del "Plan Platita" que al final no sirvió de mucho, el rojo fiscal de la Argentina fue del 2,9% del Producto Bruto en 2023. Muy lejos de la meta comprometida ante el FMI, del 1,9%. Total, una mancha más, qué le hace al "tigre".

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0