google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Javier Milei, cerca del paraíso

POLÍTICA 17/06/2024 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
javier-mileijpg

Javier Milei está a un paso de conseguir sus primeras leyes en el Congreso con las prácticas habituales de la política tradicional que tanto denostó durante su campaña, como son repartir embajadas, cargos en organismos, obras públicas y aumentar las regalías mineras. Todo a cambio de votos.

La ley ómnibus y la reforma fiscal fueron aprobadas en el Senado, con modificaciones que en su mayoría podrían no ser tenidas en cuenta en Diputados. En la cámara alta no son ilusos: radicales y partidos provinciales sabían que ese podía ser el final, pero fingieron demencia.

Entraron en un juego de culpas y costos futuros, típico de épocas con gobiernos en minoría parlamentaria. Un toma y daca en el que Javier Milei, a través de Guillermo Francos, participa como cualquier Presidente anterior. Su única diferencia es que delega las gestiones, casi hasta desentenderse, y así evita ensuciarse las manos. Lo demás es política, vieja o nueva.


Este jueves, las tropas libertarias no ocultaban su algarabía en la Casa Rosada y en el Congreso. Siempre se excitan cuando los indicadores financieros se disparan para arriba. Repetían una frase con optimismo hacia el futuro: “Milei está bien con la gente y los mercados confían en él. Y aún así, éste será el peor momento de los próximos cuatro años”.
Javier Milei y la ayuda de Lousteau
El éxito libertario en el Senado pudo haberlo evitado el radical Martín Lousteau, quien pasará a la historia por garantizar las dos leyes que pidió el Gobierno desde que asumió. Esa fue la consecuencia de sus acciones: cualquier otra lectura, forma parte de la posverdad.
El economista se sorprendió el martes con un mensaje de su colega José María Carambia, del bloque Santa Cruz, en el que le anunciaba que junto a su compañera Natalia Gadano no darían cuórum. Lo decidieron después de una semana de mala praxis del Gobierno, que intentó negociar la eliminación del aumento de la regalías mineras, que Francos había escrito en la reforma fiscal para que el senador patagónico se decidiera a firmar el dictamen de la ley ómnibus. Estratégicamente, el jefe de Gabinete incorporó ese artículo al final del proyecto.

Las empresas mineras pusieron el grito en el cielo y senadores de LLA le explicaron a Carambia que se echaban atrás. Fue un error grosero anticiparlo, porque invitaron al exintendente de La Heras a hacer su juego.

Villarruel la complicó más cuando quiso apurar a Gadano en su despacho, en una reunión de autoridades opositoras dialoguistas. Sólo logró que el dúo santacruceño redoblara la apuesta y optara por no dar cuórum.

Esperaban que Lousteau les siguiera el juego. Si lo hacía, la vicepresidenta no tenía las 37 bancas ocupadas que se necesitan para iniciar la sesión y el Gobierno debía volver a negociar cambios a los proyectos, al menos una semana más. El presidente de la UCR no se animó a llegar a tanto. El martes por la noche, Villarruel lo citó a su oficina para preguntarle si podía abrir el recinto y el senador le repitió lo que decía en los medios: que daría cuórum para defender sus dictámenes de minoría. En verdad, esos proyectos nunca iban a tratarse si, con su presencia, Lousteau facilitaba la aprobación de los textos que promovía el Gobierno. Fue lo que ocurrió: Milei le debe al presidente de la UCR tanto o más que a cualquier senador que pulsó el botón verde.

La rosca de Javier Milei
El Gobierno llegó al miércoles con casi todos los acuerdos cerrados dentro y fuera del Congreso. Los experonistas Carlos Espínola y Edgardo Kueider, de Unidad Federal, controlarán las represas de Yacyretá y Salto Grande. La neuquina Lucila Crexell, una outsider eterna, será candidata a embajadora en la Unesco, tarde o temprano. Río Negro tendrá su planta de licuefacción. Los gobernadores que aportaron votos verán reactivar en sus provincias las obras públicas que tengan al menos un 80% de ejecución.

La negociación final para lograr la ley ómnibus se materializó en la secretaría parlamentaria del Senado, con una reunión decisiva entre el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, y Carambia. Ambos cedieron una parte.

El binomio austral se fue del recinto para facilitar la votación de los capítulos de la ley ómnibus y logró sostener en la reforma fiscal el artículo que sube las regalías mineras, aunque acotado a proyectos nuevos. Sólo así fue posible ratificar las facultades delegadas que tendrá Milei.

Carambia cuestionó la nueva redacción de las regalías, pero se llevó un premio: como se aprobó con dos tercios, no podrá ser revertida fácilmente en Diputados. Las mineras no están del todo felices y tal vez exijan un veto parcial. Villarruel festejó la foto del desempate en un Senado que casi no logró abrir desde que asumió. No le será sencillo volverlo activar mientras ignore a Unión por la Patria y se ponga como techo 39 votos, sólo dos más que la mayoría. Lousteau y el binomio santacruceño entran en esa cuenta.

El único traspié inesperado del Gobierno fue la caída del capítulo de Bienes Personales, por el voto decisivo de la rionegrina Mónica Silva, quien, sólo en este caso, resistió a la presión de su gobernador, Alberto Weretilneck, necesitado de terminar esta historia para negociar sus temas con Milei.

En Diputados, la UCR exigirá al Gobierno explicar la razón por la cual cederá hasta 0,6% del PBI con beneficios impositivos al decil más alto y no acepta subir las jubilaciones. Sabe la respuesta: para Milei, bajar Bienes Personales es un incentivo a blanquear plata.

Quiero subir impuestos
El capítulo de Ganancias estaba caído hace tiempo en el Senado, por el rechazo de los bloques patagónicos, quienes ni siquiera se conformaron con la deducción de 22% para sus provincias. Es el corazón de la reforma: representa un 0,44% del PBI en materia de recaudación y el FMI exige no dejarla pasar.

Francos presiona a Diputados para recuperar estos artículos. En la Casa Rosada circulan las listas de quienes votaron a favor en abril, cuando Ganancias se aprobó con 132 adhesiones, tres por encima de la mayoría del recinto. Los trolls libertarios se preparan para castigar a conversos, si es que los hay.

UP puede ayudar con tres votos del gobernador de Catamarca, Oscar Jalil. Con el final anunciado, tal vez aparezca el oportunismo del santiagueño Gerardo Zamora.

Presionado por el jefe del bloque de la UCR, Rodrigo De Loredo, Francos se desentendió de las correcciones que hizo el Senado y hasta cuestionó algunas, como la exclusión de Aerolíneas Argentinas del listado de empresas a privatizar.

El jefe de Gabinete dijo que tiene tres posibles compradores para la línea de bandera. A varios diputados se les vino la imagen del empresario Eduardo Eurnekián, exjefe del ministro coordinador y de Milei, dueño de Aeropuertos Argentina 2000. Son sólo especulaciones. La presión de los gremios aeronáuticos en los aeropuertos se hace sentir: en el Senado hay un jefe de bloque que viaja a su provincia en auto oficial. No sé anima a embarcar.

Francos también defiende la versión de Diputados del Registro de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI): considera un paso atrás los últimos cambios impuestos por la UCR del Senado, como el de acotar los sectores beneficiados. Pero reconoce que, en otros aspectos, la redacción del Senado quedó más prolija. Es un tema abierto, sujeto a la modalidad de sesión.

Lo que se viene
La ley ómnibus y la reforma fiscal se tratarán en comisiones de Diputados el 25 de junio. El Gobierno quiere sesionar el 27, pero, en caso de requerirse ajustar los acuerdos, el recinto podría abrir la semana siguiente. Se llegaría con las leyes sancionadas el 9 de julio, fecha elegida por Milei para firmar el pacto con los gobernadores.

Martín Menem aún debe resolver dos temas para que la sesión no se empantane: las objeciones legales y la modalidad de votación. Para lo primero, llevó a sus asesores jurídicos a la reunión con autoridades de bloque. Todos coincidieron en que se puede ratificar el texto original, como salió de Diputados.

Así contradijeron la versión del jurista Andrés Gil Domínguez, avalada por el diputado radical Fernando Carbajal, quienes sostienen que los capítulos rechazados, como Ganancias y Bienes Personales, no pueden volver a tratarse. Inevitablemente, la discusión terminará en los Tribunales.

La sesión se iniciará con varias horas de cuestiones de privilegio de Unión por la Patria, por la represión policial en la plaza. La modalidad de votación no definida. Cómo sólo deben considerarse los artículos modificados, la propuesta inicial en el bloque LLA era debatirlos de a uno y, en lo posible, ratificar los textos aprobados en Diputados.

De esa manera, podrían quedarse con el RIGI sin la mayoría de las restricciones que puso el Senado. El riesgo es que abrir los debates del articulado pueda invitar a la oposición dialoguista a estudiar en detalle el trabajo de sus vecinos. Si se vota en paquete, tal vez los aliados hagan la vista gorda. El dilema se resolverá durante los días entre feriados.

El Gobierno está apurado. Sabe que está cerca del paraíso: su primer éxito legislativo.

CON INFORMACION DE LETRA P.

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0