google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

CFK, Massa y Kicillof: peleas por protagonismo que chocan con el desafío de mantener la unidad

POLÍTICA 01/07/2024 Rosario Ayerdi*
20240630cristinakirchnermassakicillofcedocg-1827819

Cristina Kirchner aceleró y en febrero ya salió a marcar críticas contra el gobierno de Javier Milei. Lo hizo mucho antes de lo que ella misma pensaba, convencida de que se venía la dolarización (hoy descartada hasta por el propio oficialismo) y que nunca antes se había avanzado tan rápido, sobre todo, contra la clase media. Axel Kicillof hace lo propio en cada acto de gestión en los que señala las consecuencias negativas del ajuste libertario. Y Sergio Massa, que hasta ahora guardaba silencio, lo romperá el próximo sábado en el momento en que cree que al Gobierno “se le acabaron las excusas”.

Los tres forman parte de una alianza que no se rompió tras la derrota electoral de Unión por la Patria pero que mantienen diferencias sobre su futuro. Aunque hablen entre sí, las internas están lejos de saldarse y, por eso, cada uno tiene una visión distinta sobre cómo posicionarse frente a un gobierno que lleva seis meses.

Este lunes habrá una foto que buscará bajar las tensiones. Será en San Vicente y la excusa es el 50 aniversario de la muerte de Juan Domingo Perón. Máximo Kirchner esta vez aceptó la invitación de Axel Kicillof y los dos se mostrarán juntos. Quien no participará es Sergio Massa, que se encargó de avisar que ningún dirigente de la tropa del Frente Renovador lo hará. Aunque habla cada 15 días con el gobernador bonaerense, las críticas de su círculo más cercano a Kicillof no cesan. “Es lógico que no vayan, nosotros vamos a homenajear a Perón. No me lo imagino a Sergio ahí”, ironizaron desde La Plata. La excusa del massismo para no participar tuvo que ver con que no quieren quedar rehenes de “ningún tironeo interno, ni de unos ni de otros”.

El ex candidato a presidente reaparecerá el próximo sábado 6 de julio con la presentación del libro Querer un país. ¿Por qué finalmente hablará ahora? “Ya pasaron seis meses de gobierno que dejaron resultados, ya tiene ley bases… ergo, se acabaron las excusas”, dice el tigrense en la intimidad. Ve también solo tres meses más de paciencia de la gente, que casi un 40% sigue apoyando al peronismo pero que, hasta ahora, por afuera la gente prefiere “comer yuyo” antes de que vuelvan al poder.

Massa asegura que el peronismo no se quebrará y él hará todo lo posible para que no suceda. “No nos podemos pelear”, le repite a cada uno con los que se reúne. Incluso, habló con Kicillof sobre su rápido posicionamiento nacional. “Te estás apresurando”, le dijo.

Es cierto: el gobernador bonaerense se mueve rápido y no hay día en el que desde la gestión se oponga al gobierno de Javier Milei. “Hay una discusión sobre si conviene salir, sobre si jugar ahora o no. Los que dicen que no hay que moverse no entienden que al final, la cuenta nos la facturan igual”, dicen cerca del gobernador sobre el rol al que se le puede asignar al peronismo ante el fracaso de este gobierno.

Por eso, Kicillof se mueve y mientras gestiona muestra que en 2027 puede ser una opción. “Frente a los procesos de crisis en Argentina, la alternativa siempre fue el peronismo”, evalúan desde su entorno.

La ex vicepresidenta está convencida de que el protagonismo pasa por el Congreso y los gobernadores y es desde allí que el peronismo debe tejer alianzas para frenar las políticas de ajuste. Por eso, el armado electoral del próximo año no la tendrá afuera. CFK tiene mucho para decir y lo hará cada vez más seguido, sin importar el formato.

Aunque hay quienes cada vez con más fuerza cuestionan al kirchnerismo por ser el dueño de la lapicera, CFK dejó claro dos semanas atrás que si lo hubiese sido, distinto destino hubiese tenido la ley Bases en el Senado cuando Eduardo Kueider y Carlos Espínola aportaron al quórum. En sus boletas que los llevaron al Congreso, las candidatos de La Cámpora de Entre Ríos y Corrientes ocuparon el segundo lugar en las listas y quedaron afuera.

Pero lo cierto es que en los territorios en donde puede prescindir de la negociación con gobernadores y dirigentes territoriales, el kirchnerismo y, sobre todo, La Cámpora saben copar boletas. Y este es uno de los puntos que más conflictos abrió el último cierre en la provincia de Buenos Aires. La ex vicepresidenta se aseguró todos los nombres necesarios en el Congreso y Máximo Kirchner fue el gran ganador en el reparto de bancas para la Legislatura bonaerense. Aquí estará el próximo año el principal foco de tensión que puede llevar finalmente al peronismo a romperse o a seguir unidos pero desorganizados.

* Para www.perfil.com

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0