google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Biocombustibles: tras el toma y daca de Javier Milei, Santa Fe pilotea una nueva ley

POLÍTICA 10/07/2024 Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
bioenergiajfif

El gobierno de Santa Fe encabezó la elaboración de un anteproyecto de Ley de Biocombustibles con un nuevo régimen que incluye a todos los elaboradores, incluidas aceiteras y petroleras. Se trata de un texto en el que el gobierno de Javier Milei negoció el esquema, distinto al que pretendía imponer en la primera ley Bases.

El capítulo de biocombustibles fue un punto de tensión entre libertarios y federales en la frustrada ley ómnibus del verano. Sin embargo, el lobby por reformar el régimen continuó y tomó impulso tras la aprobación de la ley Bases. Las provincias productoras Jujuy, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe -que tiene el 82% del biodiésel- gobernada por el radical Maximiliano Pullaro integran la Liga Bioenergética desde donde se elaboró el anteproyecto.
 
La titular de Energía de Santa Fe, Verónica Geese, quien fue una de las negociadoras del texto, aseguró a Letra P que “el proyecto recoge todos los puntos de vistas para que el sector crezca y están todos de acuerdo con el texto”, pero resaltó que “costó mucho trabajo y negociación”. Las diferencias entre las distintas cámaras productoras, CARBIO (aceiteras), CASFER (pymes) y CAPBA (no integradas grandes), empantanaron las discusiones, más un Gobierno poco dispuesto.


“Con el apoyo del Gobierno nacional, vamos a realizar la presentación legislativa. Queremos que el país sea un gran polo de química verde", sostuvo Geese. La disputa legislativa ya es otra cuestión que será tema de agenda. Vale recordar que la actual ley se aprobó en 2021 con impulso del Frente de Todos, puntualmente de Máximo Kirchner.
Toma y daca de Javier Milei
Con los meses, el Gobierno se sacó los pruritos y negoció, con toma y daca incluido, algunos puntos del régimen, diferente a aquella propuesta desreguladora que contenida en la ley Bases que le daba ingreso indiscriminado a la libre competencia en el mercado interno a aceiteras y petroleras. Ahora hubo algunos puntos que ponen límites.
El oficialismo logró borrar del texto, como quien dice de un plumazo, el actual esquema por el cual el Gobierno todos los meses debe poner precios y cupos al biodiésel con una fórmula. A cambio se pasaría a uno de licitaciones para no intervenir más y evitar la regulación.

“Se querían sacar la responsabilidad de fijar eso, lejos ideológicamente de ellos”, confió un funcionario encima del tema. El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, fue uno de los que más negoció por el Gobierno, y la última foto fue de su par de Bioeconomía, Fernando Vilella, quien en las últimas horas dejó el cargo. La pregunta es qué injerencia tendrá en el futuro el reciente ingreso como viceministro coordinador de Energía y Minería en el ministerio de Economía de Daniel González, exCEO de YPF y director de la gigante Adecoagro, con intereses fuertes en el negocio del bioetanol.

Al haber acordado un esquema alternativo de acceso al insumo, Nación dio el aval para aumentar el corte para el mercado interno. El texto propone un aumento en el corte obligatorio: lleva el 10% actual del biodiésel que se le agrega al gasoil a un 15% a enero de 2027, con incrementos previos semestrales de 1%. El mismo número se espera para el bioetanol a octubre de 2026.

Las empresas integradas -mayormente aceiteras- que hasta ahora sólo exportan, podrán ingresar al mercado interno. Las pymes por sí solas no tienen capacidad para cubrir ese 15%, por eso el mercado interno se amplía con un corte mayor y entran más empresas, incluidas las grandes aceiteras. Vale recordar que el magnate del aceite, Roberto Urquía, dueño de la agroexportadora Aceitera General Deheza (AGD) y socio con Bunge de la fábrica de bioetanol ProMaíz, es uno de los que más rosqueó junto a petroleras para una modificación general y la apertura del mercado interno.

Las petroleras podrían ingresar en el mercado interno en caso de que se sumen puntos porcentuales por encima de ese corte obligatorio del 15% del biodiésel. En el caso de bioetanol, su ingreso podría ser inmediato ya que postula el 12%, que es lo que está fijado actualmente.

Licitaciones
Se podría pensar que en ese esquema de licitaciones las aceiteras podrían quedarse con todo y ganarlas fácilmente, pero se pone límites. El primero es de participación del 14% en la totalidad de la cantidad del biodiésel anual licitado para las elaboradoras. “Ninguna va a tener más de ese 14% en el año”.

Además, la adjudicación del volumen de cada empresa en las licitaciones no puede superar el volumen máximo de su capacidad instalada registrada. Por otra parte, si las pymes no llegan a tener por licitación el 3% de todas las licitaciones anuales, se le tiene que garantizar que accedan igual. Con ese 3% de la demanda total anual, las pymes se aseguran la línea de subsistencia.

A la hora de la licitación, “el precio de adjudicación correspondiente a cada licitación será único para todos los oferentes que resulten adjudicatarios y será igual al mayor precio ofrecido (...) para determinar los oferentes con derecho a la adjudicación se procederá a listar en orden creciente de precio todas las ofertas presentadas hasta cubrir la totalidad de las cantidades demandadas en cada licitación”.

CON INFORMACION DE LETRA P.

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0