¿Todo el dinero del FMI se utilizó para amortizar deuda privada?

OPINIÓN Por
El 50% de lo que representaría un supuesto de deuda de u$s88.000 millones de privados, ya fue rescatada por el FMI, al 100% de su valor-aunque incluye intereses
0037101958

En las apostillas del último artículo, muchos comentaristas recriminaron así: “no hubo ningún Errorlandia”. Pues vamos por la contraria.


Aclarando que esta sería la trama de una serie de Netflix (dejo constancia y hago reserva de derechos de autor). Estaría muy buena.

¡Pará, pará, pará!

-¿Los comentarista quieren decir que la ejecución del propósito de “endeudamiento y fuga” (Eduardo Basualdo) se planeó?

- La verdad es que no lo sabemos.

El dinero desembolsado por el FMI (u$s 44.000) representa alrededor del 50% de la formación de activos externos o “fuga del sistema”. Si coincidieran los períodos, podría especularse que todo el dinero del FMI se utilizó para amortizar deuda privada, antes del reperfilamiento. Es decir que el 50% de lo que representaría un supuesto de deuda de u$s88.000 millones de privados, ya fue rescatada por el FMI, al 100% de su valor-aunque incluye intereses-.

A eso súmele que las LEBAC depararon ganancias de 40% en dólares en dos años, donde entraron u$s 60.000 millones. Curiosamente al mismo tiempo, el stock de LEBAC era de $1.2 billones, equivalentes a u$s 60 mil millones. Por otra parte los préstamos privados que tomó el gobierno anterior, pagaron tasas de interés: 2 y 3 veces más altas que lo que pagó Bolivia de Evo Morales. En conclusión, perdimos con los préstamos externos y perdimos los dólares que ganaron los inversores de LEBAC con el “curry trade”.

LA CODICIA Y EL MIEDO (Hersh Shefrin)

Los acreedores privados deberían preparase para una quita significativa, dijo Joseph Stiglitz. Con lo cual, en el peor de los casos el promedio global empataría, aunque los más rezagados por “la avaricia” perderían el equivalente nominal a lo que ganaron los más avispados por “el miedo”.

DESCOMEDIMIENTO

El FMI va a cobrar el 100%, pero no en los plazos pactados. Tendrá que dar auxilio porque jugó muy fuerte a favor de los inversores. Recuerde que la calificación fue de u$s 57.000 millones (no los desembolsos). En su momento representaba 61% de los créditos otorgados por el FMI. Para ejemplificar, eso para un banco comercial de Argentina es imposible, porque el sistema financiero argentino no permite-ni remotamente-prestar a un solo cliente esa proporción de la cartera de crédito.

OPERACIÓN ENTEBBE

El FMI nunca abandona a los milicianos del sistema financiero internacional (bancos e inversores). Como la Operación Entebbe, la del FMI fue una misión de rescate de rehenes en el Aeropuerto de Ezeiza. Treinta meses antes, un mago de las finanzas fue apropiándose de todos los dólares disponibles para un país con bajísimo nivel de endeudamiento. En el periodo, la Argentina batió record de préstamos recibidos a nivel mundial para un país. Y, Caputo dejó segundo lejos a Miguel Kiguel y tercero a Daniel Marx, en el ranking de gestores de deuda externa pública para la Argentina. Recuerdan “El festival de bonos”. Quedó como un préstamo personal.

Los dólares fueron solicitados esta vez por otros dos expertos financieros-Prat Gay y Caputo-, con rumbo transitorio a la República Argentina. Poco después del aterrizaje de los rescatistas (el FMI), casi la mitad de los acreedores privados externos en dólares fueron liberados de la encerrona. ¡Puf, que susto!

Fue el gobierno de Donald Trump el que ayudó a Mauricio Macri-híper alineado al líder de occidente-, a que el FMI aceptase socorrerle, para evitar un fracaso que pudiera regresar a los eventuales gobernantes populistas. Además, supuestamente los populistas podrían buscar refugio en un país menos conveniente a nivel diplomático.

Así como aquel jefe ugandés de Operación Entebbe solo fue advertido cuando el avión ya sobrevoló Entebbe y el comando le negó el acceso al avión, el Congreso Nacional fue advertido antes que Caputo se sentara en la silla. Los legisladores prevenidos por un out sider de la política, también le negaron el acceso. ¿No tenían idea de instalar un veedor hasta que el pliego fuera aprobado o rechazado? No se la podes dejar a Messi picando una semana. Estuvo mucho más. Y, el pliego de Caputo nunca fue admitido ni arrojado al cesto.

INTELIGENCIA

Ni falta que hizo. Las acciones tácticas del FMI se basaron en la información suministrada el 15 marzo de 2018 en un baldío del barrio de Belgrano en la ciudad de Buenos Aires. Hubo catering para amenizar. No fue una agencia de inteligencia secreta, sino comunicación informal, si bien oficialista. A consecuencia de que los dólares para pagar ya no estarían en tiempo y forma, y así la administración que contrajo la deuda, en el futuro podría no reelegir, la amenaza de default y chavismo actuó como aliciente. El FMI después de casi trece años de ausencia, regresó a la Argentina. El plan incluía la preparación de un ajuste brutal para que fuera aceptado por los auditores y, comenzaría una campaña-en cadena nacional privada-de persuasión a la ciudadanía. El eslogan central fue: “Este no es el mismo FMI”. Análoga a la frase que convenció a muchos sectores “doñarrosescos” que pagar 3.000% más caras las tarifas era lógico porque pagaban muy poco.

EL DESAFIO

El FMI actuó como comando de rescate y gendarme de los intereses financieros internacionales, aunque ahora el desafío es ayudar a la Argentina, ya que si no lo hace, no cobra. Porque como dijo Martin, “hay voluntad de pago” (N. del R.). Lo que podría traducirse, “lo que no hay es dólares” para amortizar capital ni intereses.

CURRY TRADE

Desde fin de 2015 hasta abril/mayo de 2017, las LEBAC pasaron de $300.000 millones hasta $1 billón. Al tipo de cambio de ese momento, alrededor de u$s 60.000 millones (133% de la base monetaria). En diecisiete meses se creó otra base monetaria, pero remunerada. El dólar planchado -en términos multilaterales- tenía un retraso de 50% ya en junio a $22 por dólar. Desde diciembre de 2015 se pudo traer y cambiar dólares a pesos, comprar LEBAC con tasas de 38% anual nominal a 35 días (a mano alzada más de 45% efectiva anual). Con un tipo de cambio atrasado y déficit fiscal, Caputo “dale mangar” en el exterior. La cuenta capital era cada vez más superavitaria por el endeudamiento del sector público y el correlato fue un creciente déficit de cuenta corriente. El modelo subsistió pese a que no era sostenible porque un gobierno no puede seguir endeudándose en el mercado internacional “ad infinitum”. Los primeros 4 meses de 2018 la formación de activos externos era de u$s 2.500 millones promedio, en mayo saltó a u$s 4.600 millones. Cuando llegó el primer tramo del FMI, ya habíamos perdido u$s 13.000 millones de reservas.

EFECTO MANADA

Infalible. “Curry trade” hasta que se produce el efecto manada. Más tarde la compra se llevaba todos los dólares subastados, simulando querer pararlo, en realidad los regalaban en rescate de los que huían. No eran amenazas de: “si me provocas, te vendo todo lo que me pidas”, era “toma todo y rájate”. Una forma de cumplir compromisos personales de estos genios-no generalizar-de las finanzas. Miles de millones de dólares para tener un millón de amigos (Roberto Carlos) cuando vuelven a la actividad privada. Supongamos ahora que Sturzenegger se asustó. Pusieron a Caputo que no le teme a nada. Con un ancho de espada o un cuatro, luce con el mismo semblante. Este “Messi” redoblaba la apuesta ya desde el BCRA y aun sin acuerdo del Senado. Cuánta dilapidación.

La fuga de capitales es 80% de los dólares que ingresaron.

Habiendo cubierto el FMI el 100% de u$s 44.000 millones, a la verdadera quita nominal, habría que restarle porcentualmente el salvataje que el FMI le hizo a los acreedores. Sin el FMI haciendo “fronting”, esto terminaba en junio de 2018 con descarrilamiento en cámara ligera.

Si esta alucinación fuera verídica, todo salió con una precisión de relojería. La película: “El golpe” que protagonizaron Paul Newman y Robert Redford quedaría en el olvido.

TRANQUILIDAD

En otro orden de cosas, pero no disociados de la trama, Macri-Prat Gay sentaron un conjetural precedente. La consigna es: “Litigue contra la Argentina, volveremos para pagarles sin objeciones. Ni los honorarios de abogado pelearemos”. Solo habrás de poner dinero para financiar una campaña. Siempre habrá alguien dispuesto a mirar para otro lado en una oficina pro corrupción.

-¿Por eso están todos tan tranquilos?- Aunque nadie quiere perder nada. Pero la verdad es que o no hay tanto para perder, o hay para dejar de ganar ahora y demandar después.

NO HAGAN OLAS

Si nosotros le pagamos el 100% al FMI, se puede evitar una demanda intrépida en los tribunales internacionales. ¿Sera difícil probar cierta mancomunidad indebida entre dos presidentes de países y una directora de organismo multilateral? Tampoco lo sabemos. Siempre hay una primera vez. En cambio si el FMI ayuda-aun con roll over permanente-, mantiene la deuda performing. Luego y como siempre, alguien alzara los difuntos que siempre deja Macri y, todos zafan. Caso contrario, estaríamos asistiendo a la primer controversia internacional, a partir de un default involuntario, luego de una negociación de buena fe con el FMI. A nadie le conviene un default, pero no hay probabilidad cero.

Si la hipótesis de los comentaristas del artículo anterior fuera autentica, el riesgo estaría fronteras adentro y el temerario regresando de sus inmerecidas y permanentes vacaciones.

*Profesor de Maestrías, conferencista y consultor internacional. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, Presidente de HACER www.hacer.com.ar , autor de 6 libros.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar