Gómez Alcorta: "El año que viene vamos a presentar un Plan Nacional de Acción para la Igualdad"

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad repasa su agenda de trabajo, la articulación con el sector privado y la importancia del Presupuesto 2021 con perspectiva de género.
0038096626

La agenda de Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, es intensa. Además de las capacitaciones que suele encabezar para implementar la Ley Micaela, la funcionaria tiene a su cargo articular con los ministerios la aplicación de la perspectiva de género en todas las áreas de Gobierno. La presentación del Presupuesto 2021 en el Congreso le puso un valor monetario a las iniciativas gubernamentales que buscan cerrar las brechas de género: el año próximo la inversión será de 1,3 billones de pesos.

En medio de una semana con reuniones con directoras de bancos privados y del lanzamiento de los lineamientos de igualdad de género en empresas y sociedades del Estado (que recomienda crear áreas de género; promover políticas de corresponsabilidad en los cuidados; promover la inclusión de mujeres y la comunidad LGTBI+; y asumir compromisos para erradicar la violencia de los espacios laborales), Gómez Alcorta dialogó con Ámbito sobre el Presupuesto 2021, la importancia de la perspectiva económica en el abordaje de las violencias y la articulación con el sector privado.

Periodista: ¿Cómo fue el proceso de trabajo con el Presupuesto con perspectiva de género?

Elizabeth Gómez Alcorta: Venimos trabajando hace meses con la Oficina Nacional de Presupuesto del Ministerio de Economía y con la Dirección Nacional de Coordinación de Presupuesto Nacional de Jefatura de Gabinete. Es el tercer año que el Presupuesto tiene etiquetado de las partidas presupuestarias que permiten identificar aquellas que cierran las brechas. Ahora estamos diseñando la creación de un programa interministerial de Presupuesto con perspectiva de género para que el trabajo que hicimos nos permita tener un piso y seguir trabajando con todos los ministerios, porque todavía hay muchos que incluso teniendo algunas acciones o políticas con perspectiva de género todavía no las han etiquetado. Además, desde Jefatura de Gabinete se creó el Gabinete Nacional para la Transversalización de Políticas de Género. Este programa va a colaborar con todas las áreas de Presupuesto de los ministerios para identificación de las partidas, que es una de las metodologías para ver cuánto invierte el Estado para la disminución de las brechas. También queremos trabajar con esta herramienta metodológica con los organismos descentralizados y con provincias o municipios que requieran conocimiento o asistencia técnica. Para nosotras fue muy importante que el primer Presupuesto que estamos enviando al Congreso tenga perspectiva de género y haya una justificación política de por qué se espera invertir en 2021 esa cantidad de plata.

P: En el Presupuesto del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, que es de $6.205 millones de pesos, hay una parte muy importante destinada a lucha contra la violencia, ¿por qué?

E.G.A.: Hemos creado el Programa Acompañar, que contempla una transferencia de dinero equivalente a un salario mínimo por 6 meses a las personas que están en situación de riesgo por motivos de género. Esta es una demanda histórica. Salir de las situaciones de violencia no depende de que la persona que está atravesando esa situación se anime a hacerlo sino que necesitan un acompañamiento del Estado, de recursos materiales y de recursos subjetivos. Es un acompañamiento integral. Esto implica un presupuesto muy importante. Además, estamos diseñando y vamos a presentar el año que viene un Plan Nacional de Acción para la Igualdad. Con la cuestión presupuestaria, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades trabaja con todas las áreas de igualdad de los otros ministerios y las políticas son transversales, así que las políticas de salud, por ejemplo, las ejecuta ese ministerio y el presupuesto es de ese ministerio. Y así con todas las políticas. Pero la agenda de violencia, sobre todo prevención y asistencia, es una agenda propia de nuestro ministerio, es uno de nuestros objetivos centrales. También hemos anunciado el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género para ver si a partir de ese programa, de acá a 4-6 años, a través de un shock de políticas públicas, podemos reducir la tasa de femicidios que se mantiene estable pero no van a bajar si no se llevan adelante políticas muy fuertes.

P: ¿Por qué es importante la perspectiva económica en la asistencia a víctimas de violencia?

E.G.A.: Es importante un abordaje integral, pero sabemos que cuando menos autonomía tiene una persona en situación de violencia de género, más riesgo corre. Para poder construir un proyecto de vida autónomo, una persona requiere de recursos materiales, tener un trabajo, un lugar donde vivir, tener dinero. Tenemos que recorrer ese camino de lo que se conoce como un abordaje integral, para que las personas salgan de esa situación. Muchísimas no logran salir. El Estado, en todos sus niveles, tiene que ver qué recursos puede aportar para acompañar esas personas. No todos podemos aportar lo mismo, pero sí necesitamos articular Nación, provincias y municipios.

P: ¿Cómo es la agenda de trabajo con el sector privado?

E.G.A.: Junto con el Ministerio de Desarrollo Productivo venimos teniendo una agenda con el sector privado. Tuvimos varias reuniones e incluso hubo una reunión con el presidente Alberto Fernández en Olivos con empresarias y también Cecilia Todesca y Cecilia Nicolini. Estamos trabajando algunas de las cuestiones y dificultades que tienen las mujeres cuando lideran empresas y cómo poder trabajar hacia adentro de las empresas con políticas de género para generar ambientes libres de violencia y toda la agenda de igualdad, por ejemplo lactarios o políticas de cuidado. También comenzamos otra línea de trabajo junto con el Ministerio de Economía, que presentó la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera, y una de las patas transversales es la cuestión de género. Además, el Banco Central organizó esta semana una reunión con directoras mujeres de la banca privada. También participamos del anuncio del Banco Nación, que el 1 de septiembre hizo la presentación de una línea de crédito con dos puntos de tasas subsidiada para empresas que tengan presidentas mujeres o paridad en sus directorios. Respecto de esto empezamos a identificar los obstáculos serios que tienen las mujeres en el sector financiero. En Argentina hoy el 8% de mujeres lideran empresas y cuando son grandes empresas ese número baja al 3%. La tasa de rechazo de los créditos es más alta cuando son mujeres y llega al 42%. En los créditos hipotecarios y prendarios los varones duplican el acceso respecto de las mujeres. Hay una línea de trabajo muy importante para hacer.

P: Respecto de la economía del cuidado, ¿se puede esperar leyes que regulen licencias?

E.G.A.: Creamos una mesa interministerial integrada por 7 ministerios y 5 organismos descentralizados que viene llevando adelante una agenda muy activa. Es la primera vez que se creó una mesa interministerial para pensar las políticas de cuidado federal y que sea transversal. Sobre licencias, se necesitan reformas normativas. Hay toda una discusión si tienen que ser reformas parciales o más integrales. Hay miles de proyectos presentados en el Congreso. Pero lo que está evaluando esa mesa es cómo vamos a ir motorizando esa agenda. Tenemos en la agenda las reformas normativas pero no para hoy en este contexto tan particular de pandemia donde las prioridades se fueron cambiando. El ámbito de discusión está en esa mesa interministerial.

Con información de www.ambito.com sobre una nota de Estefanía Pozzo

Te puede interesar