Pago de la deuda a Santa Fe: Todos los intendentes quieren manguear algo

POLÍTICA 20 de diciembre de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
1640023379254

Tras el fallo de la Corte por la deuda de la Nación, crece la presión sobre Perotti para cerrar un buen acuerdo por la parte que le toca a cada municipio.
Si bien el acuerdo final con la Nación aún no está cerrado, se estima que tras el fallo de la Corte 132 mil millones de pesos llegarían a Santa Fe como reintegro de retenciones indebidas de coparticipación federal. En términos domésticos, es como un ahorro forzoso que hizo la provincia durante una década y ahora el gobernador Omar Perotti junto con el ministro de Economía Walter Agosto, tienen que resolver cómo se gasta o invierte. De ese total, algo más del 86 por ciento quedará para el tesoro provincial, una cifra que el jefe de la Casa Gris comparó con un cuarto de la masa salarial, pero que especialistas también sostienen que es asimilable a varios años de ejecución de inversión pública. El resto, un 13,45 por ciento se repartirá entre todos los municipios y comunas de la bota según lo establece la Ley de Coparticipación Provincial.

Si bien por esa distribución el monto incide mucho más sobre las arcas del gobierno provincial que de los gobiernos locales, para muchas intendencias y jefaturas comunales -con escasos recursos propios y en un contexto de crisis- el pago de la deuda podría permitirles oxigenar las cuentas. Este martes, Agosto tiene previsto concurrir a la Legislatura para pulir detalles del presupuesto provincial, que aún no tiene incluidos estos recursos. El eje del encuentro iban a ser los reclamos y pedidos de mandatarios y mandatarias locales a los términos del presupuesto, pero ahora se esperan también detalles de cuánto se avanzó con la Nación en esta negociación.

 


Lo cierto es que en las secretarías de Hacienda locales hacen números. A modo de ejemplo, a la ciudad de Rosario le llegarían cerca de seis mil millones de pesos y a Santa Fe casi dos mil millones. Sin embargo, al ser consultados para esta nota, en ambos municipios tratan de controlar ansiedades. ¿Puede esa plata salvarles el año 2022? La respuesta es que mucho va a depender de los términos finales del acuerdo y de cómo se materialice el cobro.

Hasta ahora, la hoja de ruta que marcaría la negociación es el esquema de cobro que logró la provincia de San Luis, con cuatro tipo de títulos públicos con vencimiento en 2022, 2023, 2026 y 2028. La ventaja de estos documentos es que dan certeza de fecha de pago y se actualizan por el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia), que acompaña la inflación y no pierde poder de compra.

Luego, la provincia debe trasladar el porcentaje que corresponda por ley a cada municipio y comuna, que tendrá que definir cómo maneja esa cartera de inversiones financieras: si lo invierte o si lo mantiene hasta que recibe los fondos. Lo cierto es que se trata de recursos por única vez, por lo que se estima que la mayoría va a evitar el uso para gastos corrientes o habituales y priorizará un proyecto de inversión extraordinario. Específicamente qué tipo de proyectos u obras estará definido en cada ley anual de presupuesto.

Para Agosto, la presión es grande. En términos políticos no puede salir con una mala negociación y, por eso, no apura los tiempos. Una de las claves es buscar una diversificación interesante y no focalizar en un único título, para minimizar el riesgo de default del emisor. Qué títulos llegan es parte de la negociación: cómo están nominados, con qué rentas, con qué plazo de amortización y cuanto cotizan en el mercado secundario. Es que venderlo y transformarlo en efectivo inmediato conlleva el riesgo de que caiga mucho su valor.

En ese marco de negociaciones, en la provincia marcan que, antes de transferir los montos a cada uno de los gobiernos locales, al menos a un centenar de ellos les deberán deducir la parte que ya les tocó por la ley provincial de pavimentos urbanos, un programa de la gobernación de Miguel Lifschitz en el que el Tesoro provincial les adelantó parte de lo que les correspondía por esta deuda de coparticipación para que pudieran realizar obras de pavimento. Para quienes accedieron al programa, significó recibir más o menos una quinta parte de lo que les tocaba.

Fuente: Letra P

Te puede interesar