Por qué la construcción se mantiene como un baluarte de actividad económica: ¿se puede sostener?

ECONOMÍA Por Claudio Zlotnik*
dd7170144604aca168581037dc1d6611

El 55% de los empresarios de la construcción piensan que la actividad entrará nuevamente en recesión en los próximos meses. Entre los que se dedican a la obra pública, ese nivel se extiende a siete de cada diez. Sin embargo, por ahora, el sector resiste: los datos de la coyuntura indican que la actividad se recupera mes tras mes, y que el empleo ya se ubica en el nivel prepandémico.

La construcción no le escapa al promedio, con la mayoría de los empresarios que se muestran pesimistas en el actual contexto inflacionario y sin expectativas positivas sobre el futuro más o menos cercano.

Sin embargo, los últimos datos desmienten esa visión chata. De acuerdo al índice Construya, en abril se vio una mejora del 4,9% versus marzo último. Y una suba del 8,7% en relación a abril del año pasado, un mes todavía afectado por la pandemia.

Registro más que positivo

Como fuera, se trata de un registro más positivo del que cualquier analista pudiera imaginar si antes le hablan sobre el pesimismo de los dueños de empresas. De hecho, el índice -en términos desestacionalizados- se encuentra en un punto más alto que en 2017, antes de la crisis cambiaria.

La cantidad de puestos de trabajo también crece fuerte: ya hay 409.000 empleos en blanco, casi el mismo nivel que existía antes de la explosión de la pandemia.

Es un secreto a voces que a los arquitectos y desarrolladores les cuesta encontrar mano de obra. Un hecho que se relaciona con la cantidad de trabajadores de países limítrofes que retornaron a sus lugares de origen en medio de la pandemia y la devaluación, que llevó el dólar blue a los $200.

En ese contexto, la paritaria que acaba de acordar la UOCRA está entre las mejores entre los gremios más grandes. Acordó un aumento salarial de 62%, que se pagará en ocho cuotas y que además prevé una cláusula de revisión por inflación.

Esa paritaria rompió el techo del 60% rubricado por otros sindicatos grandes, como los bancarios, los gastronómicos, los empleados de Comercio y los de Sanidad.

Qué pasa en las obras

"El mes pasado registró una nueva suba del nivel de actividad de la construcción corroborando que es un negocio rentable y seguro para el inversor y un sólido refugio de valor ante la elevada volatilidad de los mercados. La demanda de materiales para la construcción continúa estable con un crecimiento moderado.", sostienen desde el Grupo Construya.

Un índice que se arma en base a las respuestas de las principales compañías que operan en el mercado de la construcción. Incorpora rubros como ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios y calderas.

La estabilidad del dólar paralelo, en torno a los $200, con una inflación mensual que superó en marzo el 6% y que se ubicará en torno de ese número en el índice de abril y, tal vez, de mayo, le quitó atractivo al sector. Y ése es un motivo muy potente para que los empresarios se muestren pesimistas.

La falta de crédito también le quita interés a la construcción privada, así como la menor disponibilidad fiscal le saca potencia a la obra pública.

El sector de la construcción, por cierto, no es una isla respecto del resto de la economía. Habrá que ver la manera en que el Gobierno aplica política económica para desatar el nudo que amenaza con ahogar una de las actividades clave. Y que, sólo por ahora, se mantiene en positivo.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar