Con los nuevos controles el Banco Central realizó compras récord y el dólar libre se disparó 6 por ciento

ECONOMÍA 02 de julio de 2022 Por Juan GASALLA
PXTGKSU4XDPCPE6DXEJZJB2VPY

El contexto de mayor dureza de los controles cambiarios ayudó al Banco Central a acelerar la compra de divisas en el mercado y desandar, a horas de que cierre el segundo trimestre, un camino más rápido de acumulación de reservas para poder cumplir con el acuerdo -ya recalibrado- con el Fondo Monetario Internacional.

La entidad monetaria debió desprenderse de unos USD 190 millones el viernes por su participación cambiaria, pero compras del orden de los USD 1.500 millones en las cuatro ruedas precedentes permitieron cerrar la semana con un saldo a favor de USD 1.336 millones, por encima del anterior récord de compras netas por USD 1.126 millones en la primera semana de febrero de 2014.

La autoridad monetaria acumula en lo que va de 2022 compras netas por unos USD 1.652 millones, un monto que representa el 25,3% del saldo neto a favor obtenido en el mismo lapso del año pasado, que acumulaba unos USD 6.536 millones al 1 de julio de 2021.

Mientras que los empresarios todavía están analizando la nueva normativa del Central que restringió aún más las importaciones, revisan números y evalúan opciones de financiamiento en el exterior –para todas las compras que excedan el cupo–, en el Gobierno también hacen cuentas: cuántos dólares dejarán de demandar las compañías en los próximos cuatro meses.

El jueves, el cepo se volvió a ajustar, con la prohibición a que bancos y empresas proveedoras de créditos financien, en cuotas, la compra de productos o servicios adquiridos en el exterior, lo cual incluye desde pasajes y servicios turísticos (lo que ya se había anunciado en noviembre pasado) hasta productos recibidos a través de envíos postales conocidos como “puerta a puerta”.

Además, el ministro de Economía, Martín Guzmán, viajará la próxima semana a Francia para mantener negociaciones con el Club de París, con el que Argentina mantiene una deuda cercana a los USD 2.400 millones que pretende reestructurar.

El control de capitales cada vez más estrecho jugó a favor de las reservas pero, al mismo tiempo, potenció la demanda de divisas a través de los canales alternativos al cepo. El dólar libre ganó 13 pesos o 5,8% en la semana, para terminar negociado en su máximo nominal de $239 para la venta. En junio, el billete subió un 15% que está muy por encima de cualquier estimación de inflación mensual.

De todos modos, el billete “blue” avanza apenas 14,9% en 2022, desde los $208 del cierre del año pasado, menos que la inflación del período, por encima del 30 por ciento. El dólar mayorista subió 1,21 peso, a 125,45 pesos. El tipo de cambio oficial gana un 22,1% en lo que va del 2022 y la brecha con el dólar “blue” quedó en el 90,5 por ciento.

En cuanto a la renta fija en dólares, los títulos públicos del canje rebotaron en la semana un 3,7% en promedio, según la referencia de los Globales con ley extranjera. Hay que recordar que al promediar la sesión del martes 28, algunas emisiones llegaron a cotizarse debajo de los USD 20 por primera vez, precio que gatilló la demanda desde sus mínimos históricos.

Además, la recompra de bonos en pesos se transformó en la principal fuente de emisión monetaria para el Banco Central. Al menos eso es lo que sucedió en junio, cuando precisó emitir $600.000 millones para frenar el derrumbe y ponerle un piso a la cotización de los títulos. Sin embargo, la mayor parte de esa emisión fue reabsorbida por la propia institución, a través de la emisión de Leliq (Letras de Liquidez del BCRA), que junto a Pases pasivos y Nobac (Notas del BCRA) totalizan más de 6,6 billones de pesos.

El Ministerio de Economía captó en la segunda vuelta de la última licitación de junio $7.009 millones en efectivo (valor nominal adjudicado de $7.392 millones, que se suma al financiamiento extra que obtuvo el martes de $4.337 millones. De esta manera cierra el mes con un fondeo extra neto de más de $23.200 millones, con el extraordinario auxilio de operaciones intra-sector público.

En el mismo sentido, el riesgo país de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes terminó la semana cerca de los 2.400 puntos, después de haber anotado un máximo intradiario de 2.508 puntos el martes, un nivel no visto desde julio de 2020,

El S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires mejoró en cuatro de las cinco sesiones entre el lunes y el viernes, para quedar otra vez en la zona de los 90.000 puntos. Sin embargo la suba en pesos de 9,5% quedó reducida a 2% en dólares, debido al salto del “contado con liquidación”, que trepó 7% en la semana, a máximos de 252 pesos.

Fuente: Infobae

Te puede interesar