Sigue incertidumbre por la deuda en pesos: pese a exitosa licitación, ¿habrá más emisión o reperfilamiento en 2023?

ECONOMÍA Por Mirta Fernández*
540646

Pese al resultado exitoso de la última licitación de deuda del Tesoro, los analistas advierten que la incertidumbre sobre la deuda en pesos sigue latente ante la gran concentración de vencimientos que habrá que enfrentar en los primeros meses de 2023.

Y es que los expertos plantean que aunque el ministro de Economía Sergio Massa logró superar ampliamente esa prueba desafiante, el problema de fondo que sigue sin resolverse y es que el Tesoro no logra estirar los plazos de colocación ante la reticencia de los inversores privados a tomar deuda más allá de diciembre de 2023.

Tras la crisis de la financiera de junio, el Banco Central volvió a mediados de octubre a comprar bonos en pesos en el mercado secundario para sostener las cotizaciones ante los signos de estrés que muestra la deuda, lo que a su vez deriva en una mayor emisión. Según un informe de Facimex Valores, "en las últimas ruedas, el BCRA estuvo comprando deuda del Tesoro en pesos en el mercado secundario con mayor intensidad, en particular, estimamos que compró $271.000 millones la semana pasada". 

"Se trata de una estrategia que no podrá ser sostenida indefinidamente, ya que en algún momento será necesario ver al mercado dispuesto a hacer el roll over a 2024. Si bien el Tesoro se verá obligado a hacer canjes para facilitar el roll over del BCRA, el 70%de los vencimientos de enero y febrero están en manos privadas", señaló.

En este contexto, los analistas del mercado creen que uno de los mayores desafíos de 2023 será la deuda en pesos, y el disyuntiva girará en torno a "emitir o reperfilar".

Deuda en pesos: resultado sorpresivo

En la primera licitación de deuda del Tesoro de diciembre, el gobierno debía atravesar una prueba dura dado que vencían $412.000 millones.

Frente a las dificultades por renovar deuda que se evidenciarion en octubre y noviembre, la mayoría de los analistas tildaron de "sorpresivo" el resultado de la subasta porque colocó un monto de valor efectivo de $785.573 millones y alcanzó un financiamiento neto por $420.000 millones (si se suma lo que consiguió en la segunda vuelta en el marco del programa Creadores de Mercado).

De todos modos, los analistas de PPI creen que "es probable que la participación de distintos organismos del sector público y bancario haya explicado esta demanda extraordinaria".

En ese sentido, un informe de Aurum Valores indicó este martes 20 de diciembre que "finalmente se verificó que gran parte de la colocación de deuda de la licitación provino de una expansión monetaria de pases de bancos públicos y privados".

"El efecto monetario expansivo (similar al que hubiera habido con Adelantos Transitorios impedido por el acuerdo con el FMI) habría sido mayor a los $600.000 millones de acuerdo al informe de pases del BCRA del viernes 16", precisó.

Por su parte, la consultora Eco Go señaló que "la clave fue el sector público" al estimar que "el mercado privado no cambió el comportamiento que veníamos observando en las colocaciones recientes y solamente habría renovado un 80% de los vencimientos; los responsables de cubrir el remanente de los pagos y de todo el financiamiento neto obtenido serían los organismos públicos (Anses, Banco Nación y otras entidades públicas).

Deuda en pesos: sigue la incertidumbre

En GMA Capital remarcaron que "el resultado exitoso de la última licitación le permitirá al gobierno cerrar el programa financiero del año sin hacer uso de los Adelantos Transitorios", como se había comprometido Massa cuando asumió la conducción del Ministerio de Economía.

No obstante, el análisis advirtió que "la maquinita sigue funcionando sin parar: solo entre dólar soja 2, la compra de títulos del BCRA en el mercado secundario y venta de DEGs (el Tesoro le vendió el 6 de diciembre al BCRA u$s1.180 millones en esa moneda del FMI), la emisión casi llegó a $1 billón en menos de dos meses".

Al respecto, la consultora 1816 hizo hincapié en que "el FMI hizo ´la vista gorda con las intervenciones del BCRA en el mercado secundario que totalizaron en el año el triple de lo que giró de Adelantos el BCRA al fisco($1,8 billones versus $620.000 millones)".

Los analistas de Facimex Valores también resaltaron que "este resultado permite cerrar el programa financiero asegurando el cumplimiento de la meta monetaria, pero no despeja la incertidumbre".

En ese sentido, los analistas de Adcap Grupo Financiero plantearon que "gran parte de los títulos refinanciados (unos $700.000 millones) fueron a otros que vencen entre marzo y abril de 2023, con lo que el problema de fondo sigue estando: el mercado sigue corto, solo que Massa está demostrando que puede mantener esta situación bajo control".

A su vez, los analistas de Cohen Aliados Financieros recalcaron que "el Tesoro logra estirar los vencimientos para 2023 aprovechando todo lo posible al BCRAl, bancos y gobiernos provinciales y locales" y aseguraron que "estas son soluciones transitorias que permitirán terminar el año sin desborde cambiario y monetario, pero no disipan las dudas para 2023".

Deuda en pesos: bola de vencimientos en 2023

En PPI puntualizaron que en la última licitación de deuda del año prevista para el 28 de diciembre los compromisos de pago a afrontar que están en manos del sector privado suman apenas $60.799 millones, pero enfatizaron que "el Tesoro deberá encargarse de la bola de vencimientos que se aproxima en el primer trimestre de 2023, en un contexto donde se le complica estirar duration (plazos) y el potencial cambio de gobierno se acerca".

La consultora 1816 detalló que "en 2023 hay vencimientos soberanos por $12,3 billones (algo más de la mitad en manos públicas) y solo en el primer trimestre vencen 4,3 billones", y aseveró que "el ministro deberá seguir usando su ingenio" ya que el mercado no quiere comprar títulos con vencimiento en el próximo mandato presidencial.

En ese marco, advierte que "cada semana que pasa sin cambios en la voluntad del mercado de pagar 2024 aumenta la probabilidad de que Argentina se enfrente con un problema de deuda antes de diciembre de 2023".

Los analistas de Cohen también alertaron por " vencimientos de deuda en moneda local que superan el 8% del PBI" en 2023" y auguraron que "si no hay cambios concretos, en el próximo año habrá que elegir entre dos medidas que contienen un elevado riesgo: emisión o reperfilamiento".

En Invertir en Bolsa coinciden en la inquietud de que "los vencimientos de marzo en adelante se incrementan significativamente mes a mes, creándose así una dinámica riesgosa" dado que el "inconveniente que continuamos observando es que el Tesoro no logra colocar deuda con vencimiento en 2024".

En la consultora FMyA también aseveran que "el mercado sigue muy preocupado por los grandes vencimientos que el Tesoro enfrenta en próximos meses" y subraya que los inversores "se sienten cómodos" tomando deuda hasta las elecciones primarias de agosto de 2023" y después de esa fecha "cuesta refinanciar o tiene que ofrecer cobertura de inflación o de dólar oficial" lo que implica que la deuda en pesos se siga indexando.

No obstante, la consultora destacó como "positivo" que la deuda está "en manos locales, a diferencia de abril de 2018" y asume que "el gobierno podrá financiarla, y si no puede, emitirá todo lo que tenga que emitir" para pagar.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar