Cómo nació el dogma de la virginidad de María

MIRADAS Por Edison Veiga*
_106492415_gettyimages-2827363

El 25 de marzo, exactamente nueve meses antes de Navidad, un ángel se le apareció a María, entonces una joven desposada, y le anunció que sería la madre del hijo de Dios.
"¿Pero cómo es posible si no conozco a ningún hombre?", le habría preguntado al ángel según el Evangelio de Lucas.
Según el texto sagrado, María no había tenido relaciones sexuales que justificaran su embarazo.
"El Espíritu vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, el niño que ha de nacer será llamado Santo, Hijo de Dios", explicó el ángel, subrayando que "para Dios nada es imposible".

Bíblicamente, esto es lo que sucedió, aunque el proceso desafía la lógica de la biología.

Este diálogo, sin embargo, que habría tenido lugar hace más de dos mil años, está en la base de todas las religiones cristianas, desde la católica hasta la neopentecostal, pasando por todo tipo de iglesias protestantes históricas.
Y no sólo las iglesias cristianas.
Para el islam, que ve a Jesús como un gran profeta, María es símbolo de pureza y, sí, también la considera virgen.

Dudas sobre su paternidad biológica
Sin embargo, recientes investigaciones entienden que la idea de la virginidad de María no fue algo contemporáneo a ella.
En otras palabras, los que vivían con Jesucristo no parecían preocupados por este tema.
La idea de una concepción virginal fue construida por la Historia y la Teología a lo largo de los siglos y existen variaciones de comprensión de este concepto, según la religión practicada.
Analizando esta evolución, parece que para los primeros seguidores de Cristo, los que vivieron con él y posiblemente conocieron a su madre, esta pregunta no les pareció relevante.
Sin embargo, a medida que comenzaron a surgir dudas sobre su paternidad biológica, se hizo necesaria una explicación para justificar el embarazo de María.
Y la explicación pasó entonces a apoyarse en lo trascendental.

"Ya sea como cristiano o como no cristiano, el punto de aceptar el nacimiento virginal tiene que ver con la creencia en la posibilidad de los milagros", dijo el historiador Philip C. Almond a BBC News Brasil.
"Si no aceptas la posibilidad de los milagros, es decir, que Dios intervenga en el mundo natural directamente para hacer X o Y, entonces no creerás en el nacimiento virginal".
El profesor emérito de la Universidad de Queensland, Australia, y autor de decenas de libros sobre la historia de la religión, entre ellos "God: A New Biography", Almond señala que "además del Nuevo Testamento, no sabemos nada [sobre quién fue María]".
En otras palabras: la madre de Jesús es una personalidad sin lastres históricos que no se ve comprometida por su propia parcialidad religiosa.
Cuando se trata de personajes bíblicos, esto no es exactamente una excepción.
José, el esposo de María, es también alguien con pocas referencias.
Lo mismo ocurre con figuras que aparecen puntualmente en los relatos de la vida de Jesús, como los que se benefician de los milagros.
"Hay que tratar con cuidado los relatos del Nuevo Testamento", subraya el investigador, quien recuerda que las narraciones bíblicas incluyen "ángeles, estrellas a seguir y concepciones virginales".
"Fuera del relato del nacimiento [de Jesús], ella [María] no juega un papel muy importante [en el resto del texto sagrado]", señala Almond.

A ratos aparece ella, es verdad.
En el relato del primer milagro, cuando Jesús habría convertido el agua en vino en las Bodas de Caná, es María quien hace el pedido: salvar una fiesta de bodas.
En otras situaciones, se menciona, pero siempre en un papel secundario.
Algo que puede estar justificado por la estructura sexista de la sociedad.
María aparece de nuevo en la crucifixión de Jesús.
Y, según las narraciones, estuvo con los apóstoles al comienzo de la organización de la primera comunidad cristiana.
Y después de que deciden dispersarse, realizando una actividad misionera, ya no se la menciona.
Hay quienes interpretan que, para entonces, ya habría muerto.
Es un análisis que encuentra eco en otros investigadores.
El historiador André Leonardo Chevitarese, escritor y profesor del Programa de Posgrado en Historia Comparada del Instituto de Historia de la Universidad Federal de Río de Janeiro, explica que la mención más antigua de María aparece en la carta de San Pablo a los Gálatas, en la Biblia.
Y es una referencia muy superficial.

"Dice que Jesús nació de una mujer. No especifica el nombre, pero reconoce la presencia de una mujer como madre de Jesús. Comúnmente atribuimos este texto a la primera mitad de los años 50, en el siglo I", le cuenta a BBC News Brasil.
"Este es el único dato realmente antiguo que tenemos como atribución de una madre a Jesús".
Las referencias a María en los Evangelios, es decir, en los textos bíblicos que narran la vida de Jesús, vendrían de autores situados en los años 80 -Mateo- y en los 90 -Lucas-, también en el siglo I.
"Hay más información consistente allí. Pero la pregunta es: ¿estos capítulos fueron escritos por estos autores, en ese momento, o son suplementos que se agregaron a estos dos evangelios ya en el siglo II?", comenta Chevitarese.
Fue un período en el que el cristianismo comenzó a extenderse y a organizarse como Iglesia.
La Biblia organizada aún no existía, con la compilación oficial de los libros sagrados, parece que la primera elección del canon de la Biblia data del siglo IV.
Algunos investigadores creen que muchos de los textos sufrieron cambios a medida que surgía la necesidad de responder algunas preguntas y este es el caso, cree Chevitarese, de lo que puede haber motivado tales añadidos.

La cuestión de la traducción
Hay una cuestión terminológica que, al parecer, precede a las explicaciones teológicas sobre la virginidad mariana.
Y el historiador Philip Almond es uno de los que ya han abordado el tema.
El Evangelio de Mateo es claro al señalar que María quedó embarazada antes de que ella y José tuvieran relaciones sexuales.
La referencia es que el embarazo fue obra "del Espíritu Santo".
Y, para sustentarlo, el autor del texto bíblico recurre a una profecía del Antiguo Testamento, más concretamente del libro de Isaías.
Este libro fue escrito unos 700 años antes del nacimiento de Jesús.
El análisis de textos antiguos muestra que aparentemente no hay duda de que José no fue el padre biológico de Jesús.
"El Señor les dará una señal, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel", escribió el profeta.
Es innecesario señalar que la importancia de recurrir a un texto sagrado para dar sustento a esa creencia es bastante contemporáneo.

Lo que los escritores de los evangelios estaban haciendo era muy parecido a lo que los pastores y sacerdotes están haciendo hoy: buscar en la Biblia explicaciones para el tiempo presente.
Lo que nadie podría haber imaginado, por supuesto, es el hecho de que ellos mismos estaban escribiendo la mitad más moderna de la Biblia.
Cambio de un término en la traducción
Pero Almond recuerda que hay una trampa en esta referencia.
Mateo usó la versión griega del Antiguo Testamento, no el hebreo original de la obra.
Originalmente, la profecía se refería a esta joven embarazada como alma . En la versión griega, la palabra se tradujo como "parthenos".
Almah significa "mujer joven". Parthenos va un poco más allá: "joven intacta", es decir, una mujer que nunca ha sido tocada sexualmente.
Para el historiador, fue un error de traducción lo que creó la idea de la virginidad de María.
Porque fue el error lo que convirtió "joven" en "virgen".
Y la Biblia griega fue la base para la traducción latina, cuando "parthenos" se convirtió en "virgo" y, por lo tanto, para todos los idiomas modernos, siempre se ha conservado el significado.

Este problema de traducción se notó incluso en el siglo II.
El teólogo y filósofo Flavio Justino (100-165), en su obra Diálogo con Trifón, menciona la forma en que el término "joven" se convirtió en "virgen".
"Tú, incluso en este pasaje [citando la profecía de Isaías], tienes la osadía de cambiar la interpretación dada por tus mayores que trabajaron con Ptolomeo, rey de Egipto. Y dices que lo que interpretaron no está declarado en el texto original, pero 'he aquí , la joven concebirá', como si fuera señal de un gran trabajo que una mujer conciba mediante el acto carnal, lo que hacen todas las mujeres jóvenes, excepto las estériles", escribe.
"Trypho [a quien Justin se dirige] era un rabino que le dice a Justin que el pasaje de Isaías no habla de una virgen, sino de una mujer joven.
Y Justin contraargumenta: no fueron los cristianos quienes lo tradujeron, fueron los judíos, entonces al hacer la traducción sabían exactamente lo que estaban traduciendo", contextualiza Chevitarese.
El historiador señala que esto ya demuestra cómo se planteó el debate, que hubo una lucha semántica en torno al tema.
No hay consenso sobre si el posible error de traducción fue intencional o accidental.
Justino, en su argumentación, parece entender que hubo una motivación, ya que destaca que los traductores sabían lo que hacían.

La paternidad biológica de Jesús
Lo que parece fuera de toda duda, al analizar los textos antiguos, es que José no fue el padre biológico de Jesús.
Chevitarese recuerda que en el Evangelio de Marcos hay una mención de que Jesús es el hijo de María, en el pasaje "¿no es éste el carpintero, el hijo de María?".
"[En ese momento] no era así como se clasificaba a un niño", señala el historiador. "Siempre es un hijo de padre", dice.
En el rompecabezas de interpretar un texto tan antiguo como el evangelio, estas son pistas importantes.
La no mención del padre y el inusual énfasis en la madre indican que, incluso en ese momento, se desconocía la paternidad biológica de Jesús.
"Marcos parece estar ya recogiendo una cuestión planteada por la comunidad, allá a finales de los 60, principios de los 70, es decir: un problema sobre la paternidad de Jesús. Se nota que hay un cierto desconocimiento", contextualiza.

Señala que en la genealogía que trae el Evangelio de Mateo para situar a Jesús, justo al comienzo del texto, María es la quinta mujer que aparece.
Aparece después de Tamar, que quedó embarazada de su suegro; Rahab, una prostituta; Rut, que sedujo a Booz; y Urías, que había sido la amante del rey David.
"Y si volvemos a las cuatro historias [anteriores], todas están relacionadas con la prostitución, la violación o, en el caso de Ruth, la iniciativa de acostarse con un hombre, algo que era muy extraño en la sociedad campesina de la época", dice Chevitarese.
"Hay algo muy extraño en eso. Esas mujeres, de alguna manera, están ahí. Y no son mujeres muy correctas, según el entendimiento de la época. ¿Qué las une a María? El hecho de tener hijos en contextos o situaciones que confrontarían la ley Mosaica (de Moisés)."
Para el historiador, en ese contexto de los dos o tres primeros siglos del cristianismo, con la Iglesia en formación, respaldar o no la virginidad María no era un "problema".

Lo importante era apuntalar la figura de Jesús.
"La preocupación era esta: después de todo, ¿se puede esperar que Jesús sea el Mesías que tiene un nacimiento cuyo padre ni siquiera conocemos?", explica.
Era una época en que algunas teorías parecían poblar el imaginario de aquellas comunidades.
No en vano Juan trae a colación el tema de la prostitución en el capítulo 8, en el famoso pasaje donde los fariseos le llevan a la mujer a Jesús y dice que "el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra".
"Y en su discurso [de Jesús] en el versículo 41 parece responder a la acusación de prostitución. Este dato refuerza esa sospecha de que había un problema porque no tenía un padre conocido", agrega el profesor.
En el pasaje, Jesús dice que "no somos hijos de fornicación, tenemos un Padre, que es Dios", y añade: "yo salí de Dios".
Chevitarese recuerda que incluso había teorías de que Jesús era hijo de un soldado romano.
"Hablar de María, venerar a María, reconocerla como protagonista importante en la vida de Jesús, es discutir un tema ya planteado en el siglo I, que llega a los siglos II y III: la paternidad de Jesús, la posibilidad de ser hijo de un padre que los judíos no conocieron. Hay mucha tensión ahí y el tema de la prostitución está presente como un eco dentro de esta historia sobre María y Jesús y las acusaciones que los primeros cristianos debían responder", añade.

Dogmas
En todo este contexto, a los primeros cristianos, a los de los tres primeros siglos de la religión, les pareció interesante justificar una concepción virginal de Jesús.
Etiquetar a María como virgen, después de todo, confería mayor idoneidad a alguien que se presentaba como una "madre de Dios".
Hubo una compatibilidad con la comprensión religiosa de la época, incluso Jesús era célibe.
"En los primeros siglos del cristianismo, la virginidad se reconocía como más deseable que el estado matrimonial.
Esto hacía inevitable que María fuera idealizada como una virgen perpetua", comenta Almond.
Había un entendimiento, tanto en algunos grupos de judíos como en los primeros cristianos, de que abstenerse de la vida sexual era un sacrificio a Dios.
Y que el célibe tenía más probabilidades de recibir revelación divina.
Según el investigador, hacia el año 400 ya estaba consolidada en el cristianismo la doctrina de la virginidad de María.
Poco a poco, la virginidad de María fue reafirmada en los concilios y los distintos papas del catolicismo.

Su figura va ganando nuevas características y nuevas capas.
"No hay una fecha específica para la construcción del dogma, sino un cúmulo de información que poco a poco se va sedimentando", explica a BBC News Brasil el historiador, filósofo y teólogo Gerson Leite de Moraes, profesor de la Universidad Presbiteriana Mackenzie.
Pero la figura de María tiene importantes similitudes y también grandes diferencias entre los credos cristianos.
"Tanto los protestantes como los católicos romanos aceptan el artículo del Credo de los Apóstoles de que Jesús nació de la Virgen María. Esto es una perogrullada y se basa en las escrituras que dicen que ella es la madre de nuestro Señor, bendita entre las mujeres", dice Moraes. .
Para el profesor, las fases que atraviesa la figura de María es primeramente escogida por Dios, favorecida por él. Luego pasa a ser siempre virgen y liberada de la idea del pecado original.
"Es decir: en los siglos XII y XIII, se convierte en un objeto de culto muy importante, con un poder de intercesión casi omnipotente", subraya.
"Y son dogmas, por lo tanto, no pueden ser contestados dentro de la Iglesia Católica. Cualquiera que los impugne está en un error en la visión católica", agrega.

*Para BBC NEWS

Te puede interesar