Croacia celebra su entrada en el espacio Schengen y en la eurozona

INTERNACIONALES Por Simón DERONDA
7MFC7TPFCNBN3FYV45RQO3C2KA

Croacia ha adoptado este domingo el euro y se ha integrado en el espacio Schengen de libre circulación, dos hitos para este país balcánico que se independizó de Yugoslavia en 1991 y entró en la Unión Europea en julio de 2013. A las 00.00 (misma hora en la España peninsular) se retiraron los controles en 73 pasos de las fronteras de Croacia con Eslovenia y Hungría, convertidas ya en lindes internas de Schengen, y todos los comercios croatas comenzaron a aceptar los pagos en moneda europea.

Al despedir la kuna, la moneda nacional desde 1994, Croacia se ha convertido este domingo en el vigésimo país de la eurozona, de los 27 que forman la UE. También pasa a ser el vigesimoséptimo miembro del espacio Schengen, una amplia zona de libre circulación para los 400 millones de habitantes que comparten sus fronteras internas, integrada principalmente por países de la UE, además de Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

“Es un momento de nuevos comienzos, y no hay ningún lugar de Europa en el que esto sea claro que en Croacia”, ha tuiteado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, este domingo al llegar al país balcánico para celebrar la entrada en Schengen y la eurozona. Von der Leyen se ha reunido con el primer ministro croata, Andrej Plenkovic, y la presidenta de Eslovenia, Natasa Pirc Musar, en un puesto fronterizo entre los dos países, antes de ir a Zagreb.

Durante la madrugada, el ministro del Interior croata, Davor Bozinovic, y su homóloga eslovena, dieron la bienvenida al nuevo año levantando conjuntamente la barrera del paso Bregana-Obrezje, fronterizo entre los dos países, y brindaron con una copa de champán. “Hemos abierto aquí las puertas a la Europa sin fronteras. Esta noche celebramos un nuevo día, un nuevo año, una nueva Europa con Croacia en Schengen”, declaró Bozinovic en la breve ceremonia televisada. “Este acto representa más que poner fin a los controles fronterizos, esto es una afirmación definitiva de nuestra identidad europea por la que lucharon y triunfaron generaciones de croatas”, añadió. Simultáneamente, un acto similar tuvo lugar en el paso fronterizo croato-húngaro de Gorican-Letenye, con el ministro de Exteriores croata, Gordan Grlic Radman, y el diputado húngaro Péter Cseresnyé.

El euro ya estaba muy presente en un país turístico como Croacia, donde el 80% de los depósitos bancarios están en esa divisa y la mayoría de clientes internacionales de sus empresas proceden de países que utilizan la moneda única. No obstante, existe cierto temor entre la población a una subida generalizada de precios. “Echaremos en falta nuestra kuna, dado que los precios aumentarán de manera explosiva”, declaraba este sábado Drazen Golemac, un jubilado que reside en Zagreb, a la Agencia France Presse.

En cambio, la mayoría de los croatas se felicitan por el final de los controles fronterizos con la entrada en el espacio Schengen. Esta decisión también fortalecerá el sector turístico en un país que durante 2022 recibió un número de visitantes cuatro veces superior al de su población, de casi 4 millones de habitantes.

Un total de 73 puestos fronterizos han cerrado este domingo. En el caso de los aeropuertos, el final de los controles se producirá el 26 de marzo, por motivos técnicos. Sin embargo, Zagreb vigilará en cambio de manera restrictiva la llegada de migrantes clandestinos desde países vecinos que no forman parte de la UE, como Serbia, Bosnia, Montenegro.

Croacia se encuentra en medio de la ruta de los Balcanes occidentales, utilizada por muchos migrantes, así como por traficantes de armas, de drogas y de seres humanos. La migración irregular disminuyó en los últimos años debido a la pandemia de covid-19. El país registró, sin embargo, entre enero y octubre de 2022 la llegada de unos 30.000 migrantes en situación irregular, un 150% más respecto al mismo periodo del año anterior.

Fuente: El País

Te puede interesar