El oficialismo blinda las firmas en la comisión de juicio político a la espera de sesiones extraordinarias

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
p9-carolina-gaillard_optjpeg

A la espera de la convocatoria a sesiones extraordinarias que promete desde hace días el Ejecutivo, el Frente de Todos blindó las firmas y la mayoría que tiene en la comisión de Juicio Político, de cara al proceso que el oficialismo intentará empujar contra la Corte Suprema de Justicia.

Tras una reunión virtual, los integrantes de la comisión que comanda la legisladora kirchnerista Carolina Gaillard señalaron: “Con asistencia perfecta, avanzamos en el análisis de los próximos pasos a dar en función de la solicitud que nos fue entregada la semana pasada por el Presidente de la Nación y gobernadores de provincias”.

En el comunicado, que en realidad es del interbloque del Frente de Todos en la Cámara baja -lidera Germán Martínez-, los diputados aseguraron que trabajarán en los pedidos de juicio político a los integrantes de la Corte “en pleno cumplimiento de la Constitución Nacional, el reglamento de la Cámara y de la comisión”. Y agregaron: “Impulsaremos un debate profundo, con argumentos, alejados de toda chicana e interés mezquino”.

Por otra parte, los legisladores dejaron claro que estudiarán “a fondo decisiones tomadas por la Corte Suprema y sus implicancias para la división de poderes, el federalismo y el funcionamiento de las instituciones”. En último lugar, convocaron a “todos los bloques que integran la comisión a dar una discusión intensa, desde nuestras verdades relativas, de cara a la sociedad argentina”.

La oposición no tardó en contestar. Desde la jefatura radical en la Cámara baja, Mario Negri aseveró: “La Constitución Nacional no es una verdad relativa. Los fallos de la Corte deben cumplirse. En medio de la crisis social y económica, el Frente de Todos sólo tiene como programa llevarse puesta a la República, garantizar la impunidad de CFK -en referencia a Cristina de Kirchner- y naturalizar la anarquía por encima de la ley”.

Bajo este complejo panorama, el Gobierno termina de definir la convocatoria a sesiones extraordinarias. La semana pasada, Alberto Fernández se reunió en la residencia oficial de Olivos con Martínez y Gaillard. Allí, el Presidente solicitó rapidez al tratamiento de la jugada del Gobierno y varios mandatarios provinciales contra toda la Corte Suprema de Justicia.

Una vez activo el período de extraordinarias, Gaillard convocaría la comisión y exigiría la exposición de los involucrados -jueces supremos-, algo que incomodaría a Juntos por el Cambio por la vieja disputa que tiene la Coalición Cívica con el magistrado Ricardo Lorenzetti.

En el mejor de los casos, y si el oficialismo juega la delicada carta de llevar a los magistrados al Congreso, el tema avanzaría en comisión como un máximo triunfo para el kirchnerismo. En dicha instancia cuenta con mayoría, pero el asunto quedará bloqueado en el recinto, ya que una acusación de este tipo necesita dos tercios de los votos en el recinto. Una situación similar ocurre en el Senado.

El pasado martes, Juntos por el Cambio movió las fichas en Diputados y confirmó que participará del debate del juicio político del Gobierno contra la Corte Suprema de Justicia pero que, hasta que ello no finalice, no dará quorum ni asistirá al resto de las comisiones. A partir de allí, todas las miradas del kirchnerismo -ante una eventual convocatoria a extraordinarias- parten hacia la delicada relación con el interbloque clave en la Cámara baja, el Federal, que comanda Alejandro “Topo” Rodríguez, que esperará el llamado oficial para reactivar el trabajo legislativo y que buscará, como mínimo, que la Casa Rosada dé marcha atrás con cuestiones no desmentidas en las últimas semanas -como la idea de modificar el Consejo de la Magistratura por DNU- para aliviar tensión política.

“Mucho se habla de las leyes económicas de -el ministro de Economía, Sergio- Massa. Si Alberto Fernández lanzó su candidatura el 1 de enero pasado queriendo voltear a la Corte Suprema, que no se quejen si después no pueden tratar esos proyectos. Hay que reclamarle al Presidente y no a la oposición”, expresó el día martes a este diario el jefe del interbloque federal, Alejandro “Topo” Rodríguez.

Con información de www.ambito.com

Te puede interesar