Pureza, Skip, Rexona y Sedal, entre las marcas que escasean en Precios Justos: qué empresas están en la mira del Gobierno

ECONOMÍA Por Claudio Zlotnik*
544791

El resultado de las inspecciones llama poderosamente la atención. Y, para el Gobierno, explican el elevado nivel de desabastecimiento de los productos con precios congelados en las góndolas de los supermercados. Por ese motivo, varias empresas quedaron en el radar de la secretaría de Comercio Interior.

Concretamente, los registros oficiales dan cuenta de que algunos de los proveedores de primera línea entregaron a los supermercados la quinta parte de lo que les habían pedido.

La sospecha de los funcionarios es que existe un desvío cada vez mayor de mercadería que dejan de ir a los supermercados para abastecer otros canales comerciales: básicamente, autoservicios, supermercados mayoristas y almacenes de barrio, que están por fuera de "Precios Justos", el único programa de regulación estatal al que Sergio Massa le había puesto todas las fichas para enfriar la dinámica inflacionaria.

Los registros oficiales mencionan lo siguiente: la empresa Molino Cañuelas -dueña de las marcas "9 de Oro" y de la harina "Pureza"- entregó al supermercado Carrefour apenas el 20,24% de los productos solicitados. De 4.141 bultos, los camiones sólo bajaron 838 en esa cadena de supermercado.

En el caso de Unilever -dueña de las marcas Rexona, Skip, Sedal y CIF, entre otras- apenas entregó el 2,5% de los productos (277 bultos sobre 11.224 pedidos por la cadena Cencosud). 

Sin embargo, uno de los camiones que habían llegado cargados con productos fue rechazado por el supermercado por cuestiones de seguridad e higiene, según comentaron fuentes oficiales a iProfesional. Si se hubiese aceptado ese camión, el nivel de entrega llegaría al 25% del total.

En el caso de Queruclor (Querubín, Polyana, Trap), de los 2.700 bultos pedidos por la cadena Coto, sólo se entregaron 1.326, el 49% del total.

Siempre según los registros de las inspecciones oficiales, hubo empresas proveedoras también líderes que cumplieron con la totalidad de las entregas: Molinos Río de la Plata y Procter & Gamble, por ejemplo.

Precios Justos: tensión con fabricantes y supermercados

La relación entre el Gobierno con las fábricas de alimentos y bebidas, y también con las que producen productos de higiene y limpieza, atraviesa el peor momento desde que Massa es ministro de Economía.

Se trata de las mismas compañías que adhirieron al plan para mantener congelados los precios de unos 1.900 productos de la canasta básica, al que adhirieron también las grandes cadenas de supermercados.

Sin embargo, la divulgación del último informe de inflación del INDEC lastimó el vínculo. Hubo un dato clave que no pasó desapercibido en el gabinete económico: si no fuera por la estabilidad en el precio de la carne, la inflación de los alimentos hubiese dado bastante más arriba que el 4,7% que se divulgó.

Hay que tener en cuenta que Massa le puso a las empresas fabricantes un tope del 4% mensual para los aumentos de 30.000 productos de la canasta esencial que se venden en los supermercados.

Ese límite se está cumpliendo en las entregas a las grandes cadenas de supermercados. Lo que no se cumple es el abastecimiento de los productos. Ni en los precios a los que esas mismas fábricas les venden a otros canales: mayoristas y autoservicios.

En resumen, las empresas prefieren derivar su producción a esos canales minoristas antes que a los grandes supermercados ya que en los comercios más pequeños tienen vía libre para los aumentos. Los pequeños negocios ni siquiera adhirieron al plan de "Precios Justos".

Controles de precios: los próximos pasos

Desde Comercio Interior aseguran que, después de los últimos monitoreos, habrá una pausa en las inspecciones. "Eso no quiere decir que no continúen", aseguran a iProfesional desde el equipo económico.

"Estamos procesando los datos y ahí vamos a definir si seguimos con los controles en los centros de distribución o si vamos con nuestros inspectores a los salones de los supermercados a mirar las góndolas, directamente", completan.

En las próximas horas, además, Tombolini decidirá si convoca directamente a las empresas que no aprobaron los controles para pedir explicaciones.

"Ahí vamos a ver si hace falta imponer multas", aseveran desde Comercio.

Las respuestas de uno y otro lado

Esta cuestión derivó en las inspecciones de Comercio Interior, en conjunto con los sindicatos. Con el gremio de camioneros a la cabeza, ya que tienen acceso a los centros de distribución de los supermercados, que son los lugares donde se recibe la mercadería desde las fábricas.

La ofensiva del Gobierno provocó críticas del lado empresario. Víctor Palpacelli, titular de la Federación Argentina de Supermercados, advirtió que las cadenas podrían desvincularse del programa oficial. 

"Lo vemos con preocupación, por el simple hecho de que estas situaciones alejan la posibilidad de que distintas cadenas regionales se sumen al programa. Por el contrario, quienes están sumadas podrían bajarse porque se desalientan por este tipo de situaciones a las que nos exponen", dijo Palpacelli en declaraciones radiales.

Los próximos días serán claves en la relación del Gobierno con las empresas. Por ahora, hay un monitoreo al detalle de lo que sucede en los supermercados y también se evalúa la evolución de los precios de los alimentos. Massa prometió que la inflación bajará a menos del 4% hacia abril. Ahí está la clave de todo.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar