google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0






 

Últimas noticias

Un paro con olor a naftalina: una propuesta sin sentido, más útil para el Gobierno que para la oposición

OPINIÓN 25/01/2024 Jorge Grispo*
2KHB2F7JSJCKVL3AGILSU2TNY4

El reciente paro convocado por la Confederación General de Trabajo (CGT) en Argentina se revela como un capítulo anacrónico, una actuación desesperada que intenta mantener a flote prebendas sindicales ya caducas. Este paro récord, ejecutado tan solo 45 días después de la asunción de Javier Milei a la presidencia, se destaca como el más veloz en la historia democrática argentina. Sin embargo, su velocidad no denota eficacia, sino más bien un intento apresurado de preservar privilegios sindicales del pasado, convirtiéndose en un acto más útil para el gobierno libertario que para los propios organizadores y la oposición.

Resulta sorprendente que el presidente Alberto Fernández, considerado como uno de los peores mandatarios de la democracia argentina, quien dejó al país sumido en la pobreza y la inflación desbordada antes de autoexiliarse en España, no haya enfrentado ningún paro durante su gestión. Los mismos que ahora protestan fueron silenciosos frente a un gobierno que desmanteló la economía y dejó al país en una situación precaria.

Desde una perspectiva lógica, la CGT está llevando a cabo un paro en contra de la elección democrática de la mayoría del pueblo argentino. Este acto carece de sentido y legitimidad, convirtiéndose en una pérdida de tiempo para todos los argentinos. La cancelación de 267 vuelos de Aerolíneas Argentinas, entre otras consecuencias, solo añade más molestias a una población ya exhausta. Este paro huele a naftalina, a una historia vieja y obsoleta que nada aporta a los argentinos.

¿Es que acaso estos sindicalistas temen explorar un camino diferente? ¿Carecen de la capacidad intelectual y moral para discutir nuevas ideas? Estas preguntas encuentran respuestas evidentes para cualquier lector informado. Son simplemente más de lo mismo: sindicalistas que conducen lujosos automóviles blindados (como acertadamente apuntó la canciller Mondino) y cuentas bancarias desproporcionadas, producto de décadas de sindicalismo distópico que solo se pronuncia por los derechos de los trabajadores cuando sienten amenazados sus propios privilegios. La sociedad argentina considera a estos sindicalistas como una de las castas más corruptas, y pocos pueden justificar su patrimonio de manera real.

En un momento en que la inseguridad ciudadana alcanza niveles máximos, con casos desgarradores como el asesinato de “Uma”, el gobierno se ve obligado a “distraer” a más de 1600 efectivos para controlar un paro. Este despropósito es solo uno más de los muchos que presenciamos en vivo. Es hora de que los argentinos de bien digamos “basta” a estas manifestaciones decadentes con olor a naftalina, que contribuyen poco o nada al progreso de la nación. La sociedad merece más que la repetición de viejas estrategias sindicales ya caducas.

Cuando el sindicalista Pablo Moyano pronunció las impactantes palabras al referirse al Ministro de Economía: “Lo van a llevar en andas, pero para tirarlo al Riachuelo”, queda evidente que ha cruzado una línea que nunca debería haber violado. Este tipo de declaraciones no solo son irrespetuosas, sino que también reflejan una escalada peligrosa en el tono de la retórica política. Merece, sin lugar a dudas, nuestro más profundo y contundente rechazo.

Estas palabras van más allá de las diferencias políticas y demuestran una falta de respeto por la dignidad humana. Instigar o sugerir actos de violencia, incluso de manera simbólica, es inaceptable en cualquier sociedad que busca el diálogo y el entendimiento como base para la convivencia pacífica.

Pablo Moyano, al expresarse de esta manera, no solo deshonra el debate democrático, sino que también contribuye a la polarización y al deterioro del clima político. La violencia verbal y las amenazas no son herramientas legítimas en la arena política; son señales de un discurso tóxico que debemos rechazar de manera firme y unánime.

En un momento en que la sociedad argentina busca soluciones a los desafíos económicos, sociales y políticos, es fundamental mantener un diálogo respetuoso y constructivo. Las declaraciones de Moyano no solo socavan ese objetivo, sino que también pueden incitar a comportamientos violentos, lo cual es inaceptable en un Estado democrático.

Es responsabilidad de los líderes sindicales y políticos promover un discurso que fomente la tolerancia, el respeto y la cooperación. El rechazo firme a expresiones como las de Moyano es esencial para preservar la integridad del debate público y garantizar que nuestras diferencias se resuelvan de manera civilizada y democrática.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar
Lo más visto
google.com, pub-4701688879962596, DIRECT, f08c47fec0942fa0